LA PERVERSIDAD DE PILI

morbojo

Virgen
Registrado
Jul 9, 2024
Mensajes
3
Likes Recibidos
5
Puntos
3
LA PERVERSIDAD DE PILI

Pilar una joven madre se ha trasladado a vivir en su segunda residencia en la costa levantina después de haberse divorciado, con su hijo Fede de 20 años que empezó a estudiar un curso de monitor infantil. Disponía de un chalet con dos habitaciones muy pequeño, pero bien situado y con apenas unas manos de pintura pudieron entrar a vivir.

Pili que así es como la llamaba todo el mundo encontró trabajo en una notaria y por las tardes hacía de administrativa en una gran residencia de ancianos. El chalet de al lado era mucho más grande que el suyo y con una piscina de cara al mar, los inquilinos eran Omar y Mabel un chico de origen árabe de unos 30 años que se encargaba del mantenimiento de la urbanización y ella era una chica latina de unos 27 años, los dos se mantenían en muy buena forma física y practicaban deporte en el jardín y Pili llego a coincidir con ella en el gimnasio, Omar se ofreció para atenderle el jardín y hacerle pequeños arreglos.

La convivencia con sus vecinos era bastante cordial y su hijo se hizo muy amigo de ellos, se desplazaba al centro en una bicicleta y Omar la reparaba.

Ya llegando al final del verano, un fin de semana Pili escucho unos gritos y se asomó al balcón y pudo observar como sus vecinos estaban echando un polvo en la piscina, vio como él de espaldas la penetraba a ella vigorosamente, ella sollozaba y gemía fuertemente, Pili observo la escena morbosamente y no pudo evitar sentir una fuerte excitación, era evidente que él la follaba con ganas y ella no se reprimía de expresar su placer, se movió hacia un lado en el que podía observar mejor aún exponiéndose a que la viesen, pudo ver claramente la expresión de placer en la cara de ella y por un momento ella abrió los ojos y se cruzo la mirada con Pili, Mabel la obsequio con una sonrisa y haciéndole un gesto para que se uniese a ellos.

Pili se metió dentro avergonzada, por un momento siguió escuchando los gritos de ella que fueron decreciendo en intensidad, se asomo por la ventana de la cocina que aunque estaba más alejada, también podía observar la piscina y vio como ella estaba agachada practicándole una felación a él que estaba de pie agarrándola por la cabeza, Mabel movía la cabeza y observaba por todos los lados y acabo volviendo a ver a Pili espiándolos

Esta vez Pili quedo paralizada y Mabel empezó a hacerle una paja con las manos, él soltaba gruñidos, Mabel cambio de posición a Omar con objeto que los viesen bien y Pili pudo observar con claridad las abdominales de él y su enorme polla, era larga y gruesa y justo en aquel momento empezó a escupir leche por encima de la cabeza de ella, Pili pudo reaccionar y se metió dentro de la cocina avergonzada, había espiado a sus vecinos y la habían descubierto y encima sufría una fuerte excitación, aquella noche se masturbo salvajemente.

Al día siguiente se cruzo con ellos, notó que tanto él como ella le regalaron una sonrisa muy morbosa, Pili los saludo y bajo la cara evitándoles la mirada avergonzada, pero su cuerpo sufrió una excitación descontrolada y atrayente.

Paso el tiempo y con la entrada del otoño Pili fue a hacerse la manicura de pies y manos, a la peluquería y se compro una falda, una camisa y un conjunto de lencería, aquel fin de semana iba a una fiesta un poco especial. Una despedida de soltera de una de las trabajadoras de la residencia de ancianos.

El día de la despedida era un viernes y así todo el turno de trabajadoras de entre semana podía celebrarlo sin tener que ir a trabajar al día siguiente. Aquel fin de semana su hijo Fede fue a Madrid a pasarlo con su padre, Pili se vistió, se miro al espejo y se vio sexy, era todavía muy joven, 39 años y media 1.65 y pesaba unos 70 kilos, lucía un buen cuerpo tenía unas tetas pequeñas pero erguidas y unos pezones puntiagudos, un buen culo, su mayor defecto era que sus caderas eran muy amplias y sus piernas un poco gruesas, por ese motivo iba al gimnasio y se cuidaba con la comida, por su predisposición a engordar, tampoco era altamente atractiva, aunque su tipo de peinado y su pelo rizado la hacían atrayente.

Se juntaron más de 20 mujeres de todas las edades y de todo tipo de estados, solteras, casadas, divorciadas, sin pareja, cenaron en un restaurante y tomaron unas copas.

- ¡Venga chicas que alguna hoy puede follarse a un buen maromo! - dijo una voz entre tanta mujer lo que provoco un jolgorio y alboroto.

Cogieron un autobús que tenían concertado y se dirigieron a una sala de fiestas apartada de la urbe, cuando llegaron observaron que era un local con una fachada no muy iluminada, tan solo unas letras en un neón anunciaban el nombre del local D-PECADO, se llamaba.

Entraron todas a tropel, coincidieron con otras dos despedidas de soltera, en total eran más de 80 mujeres descarriadas y con ganas de pasarlo bien, la sala era amplía y eran una gran tarima de escenario alargada, se apagaron las luces y tan solo quedaron unos focos que iluminaban la tarima.

De una parte del escenario colgaban unas cortinas y de allí salió una chica en toples con el cuerpo lleno de purpurina, Pili no la reconoció en un primer momento y hasta que cogió el micro y se dirigió al público no se dio cuenta que la stripper era su vecina Mabel.

Mabel se dirigió a las mujeres pidiéndoles respeto por los strippers y dando una serie de normas.

- Aquí se puede hacer de todo y con quien quieras, podéis tocar a los chicos donde queráis y hacerles lo que vuestra pervertida imaginación quiera, disponemos de reservados y si alguna quiere visitarlos en compañía será libre y por supuesto intimo y totalmente confidencial - vociferaba Mabel a través del micro - si alguna no ésta de acuerdo puede marcharse, cerramos a las 5 de la mañana.

Todo el grupo de mujeres atronó la sala con un NO estruendoso y empezaron a gritar.

Mabel fue presentando a los strippers con apodo libidinoso, salían a través de las cortinas y desfilaban por la tarima con unos apretados tangas y vestidos de policías o médicos y se arrancaban los disfraces quedándose en pelotas y provocando un griterío en la sala, salieron unos 8 hombres y el último Mabel lo presento como la polla más traviesa de todo el mediterráneo, salió Omar con un pantalón con la bandera americana y lo arranco delante de un gran número de mujeres, su polla flácida colgaba entre sus piernas y desencadeno una atronadora ovación entre las mujeres.

Pili se quedo un poco avergonzada, tímida y un poco apartada, los hombres subían a mujeres a la tarima las sentaban en una silla y movían sus pollas delante de sus caras.

Mabel se dio cuenta de la presencia de Pili, se miraron y Mabel le lanzo un beso con la palma de la mano, Pili se hizo la despistada, pero vio como Mabel le decía algo a Omar al oído y este se giro y empezó a buscar por la sala hasta que encontró lo que buscaba, a Pili.

Varios strippers bajaron del escenario, entre ellos Omar, se mezclaron entre las mujeres haciendo su espectáculo, se sentaban en los amplios sofás llenos de mujeres y se dejaban sobar y tocar, empezaron a aparecer las más atrevidas y alguna mano ya pajeaba alguna polla de los strippers incluso algún stripper se ponía detrás de una columna dejando que le chuparan la polla tapándose con una toalla. Los strippers desnudos cogían con las manos los billetes de 5/10/20€ y Mabel y otra chica los recogían y los llevaban hacía un lado apartado donde los guardaban.

Pili se quedo sentada en un taburete al lado de una mesa redonda rodeada de varias amigas del trabajo, Omar se puso delante de ellas y empezó a moverse, alguna mano le agarró la polla y empezaron a bailar junto a él, Omar se dirigió hacia Pili y se puso delante de ella moviendo su enorme polla.

- ¡Hazme una paja guarra! - le dijo Omar al oído y agarrándole la mano llevándosela encima de su polla y iniciando los movimientos.

Las amigas de Pili empezaron a gritar histéricas, no sabían que se encontraba incomoda con aquella situación, pero guardo la compostura y se dejo llevar por la fiesta, Omar aparto su mano y la mano de Pili le estaba haciendo una paja delante de todas sus amigas.

- ¡Es una divorciada! - grito una voz - ¡dale caña!

-¿Tiene telarañas en el chocho? - grito Omar sonriente.

El grupo de mujeres lanzo una gran ovación a Bruno, mientras que Pili lanzó un grito y negaba con la cabeza.

- Me pones muy cachondo - le susurró Omar al oído - ¡Quiero follarte!

Pili apartó a Omar empujándolo con las manos, el se apartó y se dirigió a otra mujer y empezó a restregarle la polla por el escote, Pili se levantó en medio de los gritos de sus amigas y se fue a la barra y se pidió un gin tonic, la camarera se lo sirvió y se lo fue a tomar a un lugar apartado se encendió un cigarro y estuvo un rato pensativa con las palabras de Omar, pero no podía negar que estaba cachonda y salida.

Una mano la agarró por la falda y estiró de ella hacía un lado, era Mabel y la empujo hacía una especie de entrada que quedaba apartada, la arrincono contra la pared y le puso las manos en el cuello y la beso en los labios.

- ¿Te gusto verme follando? - le susurró Mabel mientras le seguía dando picos en los labios, Pili se oponía y intentaba apartarse - voy a tener que castigarte por mirona.

- ¡Déjame! - le pidió Pili - quiero volver con mis amigas.

- ¡No te voy a dejar ir marrana! - le susurró Mabel mientras la besaba en el cuello.

Pili intentaba hacer fuerza para apartarse pero Mabel hizo más fuerza y se impuso rápidamente, empezó a flojear y a gemir y suspirar tímidamente, Mabel aprovecho y le subió el jersey, la obligo a subir los brazos y le quito el jersey y lo echo hacia un lado.

- ¡A ver como tienes las tetas! - le susurró Mabel mientras sus manos le arañaban la espalda y el hombro y la besaba en los labios, esta vez Pili ya no oponía ninguna resistencia - ¡Eres una guarra, lo supe cuando te vi!

Las manos de Mabel bajaron el sujetador lentamente y los pezones aparecieron erguidos y Vivian los apretó y pellizco con las manos, eso provoco un espasmo en Pili.

- ¡Por favor! - suplico Pili - ¡déjame marchar!

Mabel la besaba con intensidad y le metió la lengua en la boca y Pili reacciono abriendo los ojos, sorprendida y volviendo a intentar apartarse de ella, Mabel insistió en sus caricias y sus pezones y en meterle la lengua, Pili nunca había besado a otra mujer y encontró la lengua de Mabel muy suave y presa de la excitación empezó a morrear con ella.

- ¡Tienes el chocho muy mojado! - le susurro Mabel que había bajado la mano, levantado su falda y la había metido dentro de las bragas y le acaricio la raja y ahora le estiraba de los pelos del coño - ¡Eres una cochina!

Una voz masculina la sobresalto, era Omar que aparto a Mabel y se puso encima de Pili.

-¡He tenido que buscaros por las cámaras! - dijo Omar - ¡A esta putita quiero follármela yo!

Omar empello a Pili a una habitación seguida de Mabel, entraron en una estancia que tenía una gran cama redonda envuelta en un plástico rojo, cuando Omar cerró la puerta, se desvaneció el ruido de la sala y quedaron en silencio.

- ¿Qué me vas a hacer?- sollozo Pili.

Omar hizo agachar a Pili y Mabel se coloco detrás de ella y la sujeto por los brazos, mientras Omar le dio varios golpes con la polla en la cara.

- ¡Dejadme! - rogó Pili - ¡No quiero!

- ¡Mira que rabo tengo para ti! - le murmulló él - ¡Chúpamela!

Pili hizo gestos negativos con la cabeza e intentó levantarse, pero tanto él como ella lo impidieron con determinación, Omar la sujeto por el cuello y la penetro en la boca y empezó a follarle la boca, la penetraba profundamente y ella empezó a golpearle con las manos en el pecho, él saco la polla y Pili cogió aire mientras tosía con fuerza.

Omar dejo un momento que se recuperase y le volvió a meter la polla en la boca, esta vez Pili le agarró el tronco con las manos y él inicio unos movimientos entrando y saliendo de su boca mientras la acompañaba con las manos en la cabeza.

- No sabes chupar una polla -le afeo él - ¡Te voy a enseñar a hacer una buena mamada!

Pili le dedico una mirada odiosa y le golpeo el pecho con la mano.

- ¡Tú marido te dejo porque no sabias chupársela! - le dijo él humillándola - ¡Masajéame los huevos y dame con la lengua en la punta!

Pili lo miro desafiante y le estrujo los huevos y le dio varios lametazos en el glande y se metía el glande en la boca y lo chupaba con intensidad

- ¡Así guarra! - le susurró él - ¡Hazme una buena mamada!... ¿Te gusta mi rabo?

- Mi marido no la tenía así - contestó Pili - ¡Ni se le ponía tan dura!

Omar la hizo levantar y la sentó en la cama y la hizo echarse para atrás y le abrió las piernas y le dio con la punta de la polla en el coño por encima de las bragas, Pili soltó unos jadeos.

- ¿Quieres que te folle guarra? - le preguntó él al tiempo que le apartó las bragas y le dio golpes con la punta en la entrada del coño.

- ¡He ido demasiado lejos! - suplico con la voz entrecortada Pili - ¡Déjame!

Omar se apartó de Pili con un gesto satisfactorio y fue Mabel quien ocupo su puesto y sus dedos empezaron a acariciar los labios vaginales de Pili que empezó a estremecerse y jadear fuertemente.

- ¡Tienes el chochito bien mojadito! - le susurró Mabel - ¡Eres una putita!

- ¡No me toques más! - le susurró Pili con la voz entrecortada - ¡Déjame!

- ¡Tienes el clítoris muy inflamado! - le murmullo Mabel - ¡Voy a hacer que te corras!

- Te lo suplico ¡Para! - le pidió sollozando Pili

Mabel frotaba sus dedos por encima del clítoris de Pili que ya se estremecía y agitaba encima de la cama, soltó un grito y cerró sus piernas quedando agazapada, se acababa de correr plácidamente, Pili se levantó y los miro avergonzada y Mabel le abrió la puerta y salió y se mezclo en la sala con las demás mujeres, al cabo de un rato Mabel le trajo un gin tonic y la obsequio con una sonrisa morbosa.

Llego el final de la noche y todas las mujeres se retiraron a sus casas, aquella noche Pili se masturbo salvajemente pensando en lo que había pasado.
 
Arriba Pie