+ Responder tema
Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Experiencia cfnm con mi hijo

  1. #1
    Virgen panzer626 va por un camino distinguido
    Fecha de ingreso
    29 dic, 09
    Edad
    32
    Mensajes
    16
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    0

    Cool Experiencia cfnm con mi hijo

    Relato de mi blog, que lo disfruten


    Mi nombre es Fernanda, tengo 30 y aunque tenga esa edad, tengo cuerpo de lolita, ya que desde chica siempre fui poco desarrollada y lo que antes era terrible, hoy es una bendición ya que aparento muchísima menos edad. Mis pechos son pequeños, mi cintura es bastante pequeña también, y a eso debo agregar mi trasero que es bastante proporcionado a mi cuerpo, bastante redondo y firme, gracias a horas y horas de gimnasio.




    Fui madre bastante joven, a los 15, por lo que mi hijo Javier tiene esa misma edad. A pesar de ser todavía un niño, se desarrolló mucho más que yo; es más alto y corpulento. De hecho ni siquiera parecemos madre e hijo, y es eso lo que condujo ciertas situaciones desde hace bastante tiempo, hechos que reventaron hace poco.





    Desde siempre con mi hijo parecíamos hermanos, eso porque lo tuve joven y por mi poco desarrollo me hacían pasar facilmente por su hermana. Él además siempre me vio como una amiga y yo también, por lo que a veces le contaba mis cosas. Por esa misma confianza, entre sus 7 y 10 años me duchaba regularmente con él. Jamás pensé con morbo en la situación, pero tener 25 y bañarse con un niño, es ahora un motivo por el que me masturbo algunas noches. A veces esto me avergonzaba pero luego pensaba en que quizá mi hijo también se masturbaba pensando en mi y me daba morbo pensar que ambos nos masturbábamos pensando en el otro, en la pared de al lado y a las mismas horas. Me hacía pensar en si alguna vez me escuchó o en las veces que lo escuchaba a él.


    Había juntado todos estos pensamientos en la ducha, mientras me tocaba jugando con mis dedos que recorrían mi entrepierna, una mano adelante y la otra atrás, jugando suavecito en ambos orificios, entonces mis fantasías me llevaron a recordar que en muchas ocasiones estuvimos ambos desnudos en casa, y también a recordar que a los 12 lo hice desnudarse, haciendo que se quitara la toalla de la cintura después de la ducha y manosear sus testículos con impunidad con el pretexto de revisárselos, mis dedos se mueven presionando en círculos en la entrada de mi vagina mientras recuerdo ese día, lo hice estar desnudo durante 1 hora, en la que examiné cada detalle de sus genitales, pero no con la curiosidad de una madre, sino que con la curiosidad de una mujer caliente y bastaba sólo con ver su cara para notar que él también lo disfrutó.





    Retuve ese orgasmo; no quise acabar aunque la idea que se me ocurrió en ese momento pedía a gritos meterme los dedos mientras me masajeaba con el chorro de la ducha. Hacía calor, y esos días por lo regular mi hijo se quedaba todo el día en boxer, así que sólo era cosa de quitárselos.


    Pasó como pensaba, mi hijo al levantarse sólo llevaba puesta su ropa interior y nada más. Yo, por mi parte, me puse una camiseta con tiras y un pantalón deportivo. Estaba lo más escotada que podía dentro de lo que normalmente uso, como si le echara la culpa al calor, dejándole ver mis pequeños pechos a través de la tela y la forma de la prenda.


    -hace demasiado calor, me derrito
    -entonces podrías quitarte el boxer... ¿o no te atreves?



    Con mi hijo a veces nos hacíamos bromas algo subidas de tono, así que iba a usar eso para llegar a la situación.


    -pero... me voy a quedar sin nada
    -ya te he visto varias veces antes, además, recuerda que cuando tenías 12 te toqué tus cosas, jejejeje... y ahora que lo pienso, ¿cómo estarán? ¿sabes como tocarte cierto?


    Me mira con cara de no saber que hacer y yo veo una oportunidad magnífica.


    -párate frente a mi, voy a examniarte
    -pero mamá...
    -nada de peros.- Me puse seria y le ordené pararse frente a mi y yo misma le bajé la ropa.- Ya, deja esto a un lado. Recuerda que soy tu madre y me preocupa tu salud, además quiero ver yo misma en qué condiciones está tu cuerpo. Me senté en mi lugar del sofá y decidí que no había vuelta atrás.


    Empecé a acariciar sus testículos con entusiasmo, mientras cerraba mis piernas con fuerza en un intento por rozar mi clítoris con la tela de mis bragas que a cada momento estaban más mojadas.


    -cariño, además de tu madre soy también tu amiga. Sabes que no te haría nada malo.


    Trato de mantener la compostura mientras examino el pene semierecto de mi hijo, el que se pone duro a medida que lo examino.


    -trae una regla.


    Le di la orden, sólo para hacerme sentir el placer de que cumpliera mis caprichos. No demoró nada, me la entrega y yo empiezo una charla de salud, que quería comprobar como se estaba desarrollando y la importancia de la confianza entre madre e hijo, todo eso mientras lo masturbaba con suavidad hasta que me marcaba 17 cm de largo.


    -abre un poco las piernas y pon las manos sobre la cabeza.- Lo hizo sin dudar. Vi el momento de poner las cosas más calientes aún.


    -hijo, voy a preguntarte algunas cosas, pero me gustaría que fueras sincero, si pregunto es porque quiero saber la respuesta, sea cual sea. Quiero que te olvides de que soy tu mamá y me veas como una amiga mayor. Para que esto sea más fácil, te propongo que me digas por mi nombre.
    -si, me parece... Fernanda
    -¿te masturbas? .- Sabía la respuesta, pero la situación lo hacía especial.
    -si, obvio, estoy en esa edad
    -entonces ya sabes cuales son tus partes sensibles. Recuerda que no debes hacerlo muy fuerte.- En ese instante. yo estaba revisándole el glande con mis dedos humedecidos con salíva.- y dime... ¿lo haces con frecuencia?
    -si, de hecho esta mañana lo hice y a veces lo hacemos en las duchas con los chicos.


    Eso me calentó mucho más. Saber que en la mañana antes de levantarse y darme mi beso de buenos días, estuvo acariciando su miembro de arriba a abajo, a la misma hora que yo, y que todavía lo hacía con sus amigos. Sólo imaginar a varios chicos me ponía más caliente, imaginaba que era una enfermera y los revisaba a todos en las mismas duchas.


    -no es algo malo, yo hacía lo mismo en el colegio.
    -Fernanda ¿y tú te mastubas?
    -claro, es normal, lo hago generalmente en las noches antes de dormir. Esta mañana lo hice en la ducha y creo que en un rato más tendré que hacerlo nuevamente. así que si oyes algo raro, esa soy yo. A todo esto... ¿alguna vez me has oído?
    -si, un par de veces. La verdad, me gusta oírte.
    -entonces ¿puedo hacerlo a mi gusto?
    -por mí, sería genial.
    -bien, te dejaré así por el momento. Si quieres puedes terminar tú, pero aquí donde estás.


    Mi hijo me miró sorprendido. Yo estuve seria durante todo la examinación, seria, pero muy mojada y a sólo unos pocos movimientos de mano de alcanzar un orgasmo glorioso. Javier cierra los ojos y empieza a frotar su pene frente a mi, no podía creer que un adolescente tan guapo de la jalaba frente a mí, y más que era mi propio hijo y que estaba así de caliente por mi causa.


    Le acerqué el boxer para que acabara encima y luego de eso le pedí que me trajera una lata cerveza. Él sólo se sentó a mi lado, desnudo y jadeando.


    -¿estás bien?
    -si
    -¿te gustó?
    -mucho
    -puedes quedarte así si quieres por el resto del día, pero te aviso que yo no voy a quitarme nada de ropa.- le dije saboreándolo con la mirada mientras me tomaba la lata. No dijo nada, sólo movió la cabeza asintiendo.


    Ese día pasó sin más, al masturbarlo le quité la tensión. En la tarde jugamos, vimos tv, luchamos a cosquillas, en fin, lo de siempre. Tuvo varias erecciones ante las cuales casi me rindo pero pasó sin más excepto que me pidió permiso para masturbarse un rato durante la tarde. Lo que es yo, aproveché de hacer lo mismo, fui hasta mi cama y me toqué fantaseando con revisar a un grupo de chicos y que después me revisaban a mí. Sé que mi hijo me oyó gemir porque esa tarde no quise contenerme. Grité como si mi hijo y sus amigos me la hubieran metido.


    Cenamos y cada quién se fue a su cama. Al otro día mientras hacía el desayuno, mi hijo se acerca a saludarme, otra vez completamente desnudo.
    -hola fernanda.
    Yo sólo sonreí meneando la cabeza.



    basado en hechos 50% reales

  2. Thanks Key Dash, futjac Ha dado Gracias por este Post
  3. #2
    Gran Colaborador del Foro elvergador tiene una reputación más allá de la reputación elvergador tiene una reputación más allá de la reputación elvergador tiene una reputación más allá de la reputación elvergador tiene una reputación más allá de la reputación elvergador tiene una reputación más allá de la reputación elvergador tiene una reputación más allá de la reputación elvergador tiene una reputación más allá de la reputación elvergador tiene una reputación más allá de la reputación elvergador tiene una reputación más allá de la reputación elvergador tiene una reputación más allá de la reputación
    Fecha de ingreso
    15 ene, 07
    Edad
    27
    Mensajes
    6,559
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    28

    Predeterminado Re: Experiencia cfnm con mi hijo

    esperando por maaas

    To view links or images in signatures your post count must be 10 or greater. You currently have 0 posts.

    To view links or images in signatures your post count must be 10 or greater. You currently have 0 posts.
    VIVA MEXICOOOO CABRONEEES
    To view links or images in signatures your post count must be 10 or greater. You currently have 0 posts.

    To view links or images in signatures your post count must be 10 or greater. You currently have 0 posts.

+ Responder tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes