+ Responder tema
Resultados 1 al 5 de 5

Tema: Las Nalgotas de Paula 13

  1. #1
    Pajillero SHEVISHEV1 será famoso muy pronto Avatar de SHEVISHEV1
    Fecha de ingreso
    11 dic, 15
    Mensajes
    36
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    3

    Post Las Nalgotas de Paula 13

    Como las gemelas viven allado, cruzamos la calle y llegamos a su puerta y llamamos, y nos abreun hombre bastante mayor que a primera vista no puede ser su padre,por lo menos es eso lo que pienso yo al verlo, y salimos de la dudacuando las niñas lo besan saludándolo como su abuelo, y al gritode, ¨Venir a ver nuestro cuarto¨, las cuatro niñas entranagarradas de las manos dentro de la casa, mientras que Raúl y yo nosquedamos en el umbral de la vivienda hablando con el abuelo, que nosestrecha la mano y nos pregunta:


    ABUELO- ¡Hola buenasnoches!, ¡yo me llamo Don José y soy el abuelo de Sandra y deSonia!, ¿como se llaman ustedes?.


    Raúl que esta delante mioes el primero en estrecharle la mano y en hacer las presentacionesdiciendo mi nombre y el parentesco con mi hija, para después decirel suyo y el de su sobrina añadiendo también que es la chica rubiade las trenzas.
    El hombre es muy serio yde recio carácter, pero enseguida nos invita a pasar para conocer asu señora que esta en la cocina, la mujer nos saluda y nos ofrecealgo para tomar, a lo que nosotros le declinamos la propuesta,añadiéndole de escusa que todavía no hemos cenado.
    Entonces al decir yo eso,el hombre me mira y muy extrañado me pregunta:


    DON JOSE- ¿Pero no habéiscenado en el burguer del cumpleaños?.


    ¡Mierda!, pienso yo enmis adentros, por que no se que decir, y lo que no quiero es meter lapata y que descubran la mentirijilla que las niñas le habráncontado para poder venirse toda la tarde con nosotros.
    Así que antes de deciralgo incoherente que desmonte la cuartada de ellas, pienso unossegundos y le respondo:


    YO- ¡Es que hemos estadomas tiempo en mi casa!, ¡y ahora es cuando vamos a ir al burguer!,¡por eso las niñas lo llamaron antes para pedirles permiso paravenirse con nosotros a cenar!.


    El viejo pone cara deextrañado con lo que yo le digo, y se le nota en la cara que no selo cree del todo lo que yo le cuento, pero antes de que me hable y medesarme con alguna pregunta que yo no sepa contestarle, me adelanto yle pregunto yo a el pillandolo desprevenido:


    YO- ¿Esperaba usted quelas niñas vinieran cenadas?, ¡por que si quiere usted!, ¡ahoramismo las dos niñas se vienen y cenan con nosotros en el burguer!.


    Don José se quedapensativo y callado a lo que yo le digo, y muy extrañado con mipregunta se gira hacia su mujer y le dice con voz muy seria:


    JOSE- ¡Pili!, ¿las niñastienen cena?.


    A lo que su mujer leresponde algo nerviosa:


    DOÑA PILAR- ¡No, José!,¡me dijiste en la tarde que ellas dos venían por la noche yacenadas del cumpleaños!.


    ¡Vaya problemita se nosha presentado!, pienso yo, y antes de que Don José me diga algo alrespecto, llamo rápido a las niñas para que bajen y nos saquen deeste embrollo, y al momento de llamarlas bajan las cuatro como unaexhalación por las escaleras poniéndose todas delante nuestra y lesdigo:


    YO- ¡Venga chiquillas!,¡que nos vamos a ir todos al burguer por que vuestros abuelos creíanque veníais comidas y no tienen nada para daros de cenar!.


    Entonces las niñas alescuchar mi noticia pegan saltos de alegría abrazándose por loshombros haciendo un corro entre ellas, moviéndose las cuatro encírculos dando saltitos viendo perfectamente todos los que estamosen la sala como mi hija y Natalia nos muestran sus traseros semidesnudos, viendo todos perfectamente como mi hija nos muestra sinningún pudor sus dos gordas y generosas nalgotas semidesnudas,botando majestuosamente en ese apretado culot blanco que se le veprecioso puesto en su trasero, y claro esta, que la pequeña prendano resiste la tremenda presión que las carnes del culo inmenso dePaula le hace, y ademas con tanto movimiento que da mi hija con lossaltos que pega, es irremediable que el culots sea tragado totalmentecomo si nada por la tremenda raja que tiene mi niña en su partetrasera, dejando toda la prenda bien metida en su traseroteponiéndose ese culots como si fuera un tanga desapareciendo enteritoen medio de esas dos montañas que tiene mi hija en el culodejándonos a todos asombrados por lo precioso que se le ve, pero alque mas asombra es al viejo que lo deja medio atontado mirandoembobado las poderosas nalgas enormes que tiene Paula con ese culot.
    Las niñas giran agarradasen corro dando saltitos ajenas a todas las miradas obscenas que seposan en ellas, creando con sus saltos inocentes una excitación enel ambiente que se nota a leguas que sus culos no están pasando dedesapercibidos para el abuelo que esta callado mirandolos sinparpadear, entonces por la intriga que tengo me da por mirar a DonJosé que esta embobaisimo mirando los traseros de Natalia y de mihija metidos en esos culots de gimnasia que llevan puestos que se leven a las dos niñas tan apetecibles que dejan al viejo colorado yacaloraisimo sin poder disimularlo.
    Yo antes de decirle nada ysacarlo de su trance lo dejo disfrutar unas vueltas mas para que veavarias veces el tremendo culazo que tiene mi hija, que es sin ningunaduda el que mas le gusta, por que cuando lo ve aparecer, al viejo lecambia hasta la cara y se pone coloraisimo sin poder remediarlo.
    Don José es un hombremayor de unos sesenta y tantos años, pero tiene una buena complexiónfísica siendo corpulento con algo de canas en el pelo rubiazco quetiene, y en su cara marca algunas arrugas propias de la edad, pero elhombre esta muy bien conservado para todos los años que tiene.
    Don José, según se mireesta sufriendo o disfrutando muchísimo por que se esta poniendodemasiado sofocado con el tremendo culazo de mi hija que se comportamas juguetona de lo que acostumbra, por que la niña cuando es ellala que queda de espaldas hacia nosotros pega los brincos con masfuerza, incluso diría que mueve su trasero hacia los ladosconscientemente menando sus cachetes que se abren y muestran elinterior de su ancho culo, y estoy seguro de que lo esta haciendopara enfadarme por lo que yo he hecho antes en el baño con las dosgemelas, y por eso la niña me la quiere devolver haciendo esto quehace, pero yo espero en lo mas hondo de mi ser que no sea así y quela cría no intente hacer nada raro con este hombre y que se comportecomo yo le he dicho que se tiene que comportar cuando estamos delantede la gente, por que como alguien descubra algo de nuestros juegosnos podemos meter en un tremendo lio.
    La cosa se esta poniendomuy complicada y no me gusta nada la situación que se esta creandocon las vestimentas de las dos niñas, y por eso actúo rápido porque no quiero llevar a nadie a equívocos con nosotros, y en unenvite que le hago al viejo para dejar la cosa mas tranquila, memuevo y me pongo delante de el para que así pierda del campo visualel traserote semidesnudo de mi hija y poder conseguir así de estaforma toda su atención, entonces después de moverme consigo que DonJosé desvié su mirada del trasero de Paula y le pregunto mirándoloa los ojos:


    YO- ¡Si usted quiere!,¡se puede venir con nosotros!.


    El hombre se queda muycortado al verme tan cerca pillandolo con sus ojos clavados en elculo gordo de mi niña sintiéndose descubierto por mi, por que alverme se le pone una cara de vergüenza que tiene que bajar la cabezamirando hacia abajo esquivandome la mirada callado sin saber quedecir esperando que pase este el mal trago, pero antes de que elconteste o diga o haga algo, se le adelanta su esposa aceptando miinvitación diciendo la mujer muy afablemente:


    DOÑA PILAR- ¡Claro queel va con ustedes!, ¡así me deja a mi tranquilita viendo latelevisión!.


    Don José se queda calladosin respuesta mirando a su esposa, se nota que no le ha hecho muchagracia la respuesta que ha dado su mujer en su nombre por que la miracon odio y desprecio, pero tras un par de segundos en el que elambiente esta muy incomodo, se recobra el sentido común, y el viejoacepta sin remisión la propuesta de venirse con nosotros, y con un.¨De acuerdo voy con ustedes¨, se da la vuelta hacia mi, pero derepente algo lo para por que una gemela corre hacia el y lo abrazadejándolo a medias de lo que me iba ha decir.
    El caos y el holgoriovuelve a la casa y todas las niñas se vuelven locas dando saltosgritando de alegría, y entonces ocurre lo que tanto me temía quepodía ocurrir, por que veo como mi hija también corre hacia elhombre y se abraza a el poniéndose al lado de la gemela, que alnotar a mi hija abrazar a su abuelo lo suelta y corre hacia suabuela, dejando a mi hija sola abrazada al viejo que es muy altoquedando mi niña con su cabeza en el pecho del hombre robustodurante varios segundos donde lo abraza con fuerza.
    Miro la cara del hombre yesta rojisimo con el tremendo apretón que le da mi hija, pero elviejo desagradable y cascarrabias la aparta de el echándola hacia unlado con algo de desprecio, viendo yo en su entrepierna cuando sedespega a mi hija una gran erección marcada sobre su pantalón,creada seguramente por la excitación que ha tenido antes cuandomiraba el culo de mi hija, acrecentando esta excitación con eltremendo abrazo que le acaba de dar Paula y la gemela, y por esoestoy segurisimo que ha reaccionado así de esta forma tan brusca ydesagradable para impedir y esconder su erección para que mi niñano le note el pollon que se le ha marcado en el pantalón que esimposible de disimular por el tremendo tamaño que ha alcanzado.
    ¡Joder con el viejo!,¡que gran erección tiene en el pantalón!, pienso yo al vérsela,pero el hombre esta cortadisimo, y disimulando agacha la cabeza yanda hasta su cuarto, pero antes de desaparecer por el pasillo lespide a sus nietas que se quiten las ropas del colegio y se vistan decalle para ir al burguer por que el también se va ha cambiar deropa.
    Las gemelas cogen de lasmanos a Natalia y a Paula y se suben las cuatro al dormitorio dearriba corriendo por las escaleras, y nos quedamos Raúl y yo con laseñora que se sienta en el sofá gigante de seis plazas con forma derinconera que esta en medio del salón de doble altura de espaldas alpasillo, invitándonos a Raúl y a mi para que la acompañemossentándonos con ella en el.
    Pero Raúl algo nerviosopor que ha quedado con su hermana y se le esta echando el tiempoencima, me mira y antes de sentarnos junto a la mujer en el salón deestar me agarra del brazo y me dice:


    RAUL- ¡Paulo!, ¡yo nopuedo perder mas el tiempo en el burguer!, ¡tengo que ir para micasa a cambiarme de ropa para no llegar tarde a lo de mi hermana!.


    A lo que yo le respondoalgo indignado a lo que el me dice:


    YO- ¡Joder tío!, ¡no mepuedes hacer esto y dejarme tirado!, ¡sabes perfectamente quedependemos de ti!, ¡y ademas si tu te vas y nos dejas sin coche!,¿que coño hacemos nosotros?.


    Raúl me mira algopreocupado, pero le cambia la cara por que le viene una gran idea ala mente y me dice:


    RAUL- ¡Ya esta!, ¡ya lotengo!, ¡llevate tu el coche de mi hermana al burguer!, ¡y entoncesyo me voy a mi casa en la furgoneta y me cambio de ropa!, ¡y en unahora pasas tu a recogerme en el coche de camino hacia el hotel y yame lo quedo yo!, ¿vale tío?.


    Me gusta la idea y le digoque si, entonces Raúl se despide de mi dándome las llaves del mini,y se despide también de la señora y sale de la casa quedándonos laabuela y yo solos en el salón.
    La Señora Pilar es unamujer rubia con el pelo algo corto llegandole su melena mas o menoshasta sus hombros, con una cara madura muy linda acompañada de unaboca grande y ancha con unos labios finos que me encanta mirarlos delo sensuales que son, y ademas a través de sus gafas le veo unosojos verdes de tigresa que son preciosos con una nariz pequeña yrespingona. ¨Que hermosa es¨, pienso yo al verla detenidamente, sele nota muchísimo el parentesco que tiene con sus nietas por que lasniñas han heredado toda su belleza.
    El problema para saber mascomo es físicamente la señora, es su bata roja que la lleva anudadaal cuerpo y no me deja vislumbrar su verdadera figura, por que ellaes bajita alrededor del metro sesenta, pero estoy seguro que debajode esa bata roja, la señora esconde unos buenos atributoscorporales, por que la silueta que dibuja la mujer en la tela esbastante generosa, marcando en la bata unas buenas tetas gordas conunas nalgas anchas, que me ponen algo nervioso mientras las mirodisimuladamente de reojo para no ser descubierto por ella, pero antesde decir yo nada para iniciar una conversación vana y sin interés,ella se me adelanta y sin venir a cuento me dice:


    DOÑA PILAR- ¡Ay hijo mioque vida mas triste y dura!, ¡ahora a la vejez dos viejos como mimarido y yo tenemos que hacernos cargo de estas dos pobres niñas!,¡por que con la tragedia que les paso hace dos años!, ¡las niñasperdieron a sus padres que murieron los dos en el incendio de su casay se quedaron huérfanas!, ¡viéndose obligadas a tener que vivircon dos viejos carcamales como nosotros que estamos ya cansados detanto luchar en esta vida tan dura!, ¡por que mi marido es ya muymayor y ademas el estaba deseando jubilarse este año!, ¡pero va hatener que continuar trabajando para poder criar a las niñas para queno les falte de nada!, ¡por que si deja el de trabajar no nos llegael dinero con lo que nos queda con su pensión!.
    ¡Espero que las niñascrezcan felices sin ningún tipo de complejo o temor de lo ocurrido!,¡menos mal que ellas no estaban en la casa y no presenciaron nadacuando ocurrió el incendio e ignoraban lo que sucedió!, ¡pero haceunos meses su abuelo y yo le contamos todo lo que paso y se enteraronque sus padres no estaban de viaje trabajando!, ¡si no que murieronlos dos en el incendio de su casa!, ¡pero si le digo la verdad, lasniñas nos sorprendieron con su actitud por que se lo tomaron muybien, por lo menos eso es lo que creo yo por que ninguna de las doslloro al escuchar la maldita noticia!.


    Doña Pilar tras deciresto ultimo se hecha a llorar saliendole dos lagrimones por sus ojosa la vez que empieza ha gimotear, entonces me viene a la mente cuandovi por primera vez a las dos gemelas y recuerdo que una mujer jovenlas recogió en la puerta del colegio, entonces con este recuerdo ysin medir mis palabras le pregunto de una forma tajante a la abuelaque sigue llorando:


    YO- ¡Pero si yo he vistoa una mujer recogerlas!, ¿esa no es su madre?.


    Doña Pilar al decirle yoesto así de esta forma tan seca se pone muy seria y traga saliva, ysecándose las lagrimas con sus dos manos levantando sus gafas meresponde:


    DOÑA PILAR- ¡La mujerque usted vio en la escuela es mi hija pequeña Lourdes la tía delas gemelas!, ¡que me hace el favor de ir ha recogerlas al colegiocuando yo no puedo hacerlo por algún motivo para llevarlas a lapanadería para que se queden con su abuelo!.
    ¡Ella lo hace para quelas gemelas no estén solas toda la tarde en la casa!, ¡por que lasniñas han estado un año entero sin salir de aquí sin ir alcolegio!, ¡y por eso ellas dos apenas conocen niñas en el barriocon quien jugar!, ¡y por eso se yo que ellas se aburren muchísimopor las tardes en nuestra casa y en la panadería!.
    ¡Pero hoy estoycontentísima por que por fin han hecho nuevas amigas para jugar!, ¡yademas las han invitado al cumpleaños de una de ellas y estoy seguraque es la mejor tarde que han pasado en estos dos últimos años queviven con nosotros!.


    ¨Ni lo dude¨, pienso yoen mis adentros recordando la gran follada que les hemos pegado estatarde a los maravillosos cuerpos de las dos pequeñas, pero despuésde escuchar la historia tan funesta de las pobres niñas que me hacontado su abuela de ellas, empiezo ha sentirme fatal por dentro conuna tremenda culpa en mi interior como si me hubiera aprovechado deellas por el mal momento psicológico que están pasando por haberseenterado en estos días de la muerte de sus padres, y es tan grandeel asco que me doy ahora mismo que no se que decirle a la señora quesigue llorando desconsoladamente.
    Doña Pilar llora por loque me acaba de contar y se le nota que esta muy decaída y triste,entonces, ademas del asco que me doy con lo de las niñas me vienetambién un sentimiento de culpa acojonante, diciéndome a mi mismoque soy yo el responsable de todo este mal rollo causado a la señorapor haberle dicho sin pensar estas palabras tan malsonantes, y poreso, antes de decir otra gilipollez pienso en como consolarla por queme siento en la labor de calmarla un poco para que por lo menos dejede llorar.
    Así que cojo aire, y sinmas miramientos me aproximo a ella que esta sentada de lado dándomela cara hacia mi mientras me cuenta todo esto, entonces al estar mascerca de ella la rodeo con mi brazo sobre sus hombros y la atraigoinclinandola hacia mi hundiéndole su cabeza contra mi pecho paraabrazarla con fuerza para consolarla y que deje de llorar.
    Pero me paso en la fuerzaque ejerzo hundiendo su cabeza, y sin darme cuenta le estoy marcandosobre su cara la estructura de las gafas que lleva puestas haciéndoledaño por que la noto quejarse, entonces al percatarme de su queja ladejo de abrazar levantando mi brazo que la rodea por sus hombros paradejar que la mujer se incorpore y levante su cabeza a la vez que memira a los ojos y une sus labios para intentar hablarme parajustificar su queja, pero no le salen las palabras por lo congulgidaque esta con su recuerdo, entonces como no puede hablar por que levienen un rio de lagrimas por sus ojos, lo intenta disimularllevándose su mano derecha a la boca girando su cabeza hacia el otrolado perdiéndome de vista para que yo no la vea llorar.
    El ambiente se ha puestomuy feo, pero por raro que parezca, yo me estoy sintiendo muy atraídocon la imagen de la señora, por que ahora mismo estoy girado ypegado a ella con mi brazo derecho sobre el respaldo del sillónrodeándola con el, y ademas con el movimiento que ella ha hecho algirar su cabeza para llorar, ha juntado todo su cuerpo al máximo conel mio, y noto como todas sus carnes prietas se rozan con mi cuerpomientras ella se mueve un poco a los lados con cada sollozo que da, ypor eso, gracias a estos movimientos que siento de sus carnes en micuerpo me pongo muy cachondo sin poder remediarlo, por que la señoraesta muy apetecible y para la edad que tiene esta de muy buen ver.
    La mujer gimotea muchodurante unos segundos donde yo me percato de que su mano izquierdaesta apoyada sobre mi pierna derecha a escasos milímetros de mientrepierna, la situación me pone aun mas ansioso por dentro, porque me doy cuenta de que tengo a una mujer madura de muy buen verllorando a mi lado, y que tiene ademas posada su mano en mi pierna aescasos milímetros de mi miembro viril sin importarle que puedan verla familiaridad que muestra conmigo.
    La verdad es que la mujerno lo hace con ningún animo para provocarme, lo que pasa, es que loúnico que yo hago últimamente es pensar en follarme a todo lo quese mueve, y por estos pensamientos que tengo continuamente en lamente me estoy poniendo así de cachondo con esta señora, que ajenaa todos mis lascivos pensamientos sigue llorando desconsoladamente.
    Me estoy emocionandodemasiado con Doña Pilar, y me pongo aun mas cachondo cuando meimagino que tengo posibilidades con ella para poder intentar haceralgo, y por eso pienso que si juego bien mis cartas a lo mejor loconsigo, por que la mujer esta ahora mismo muy baja de defensassintiéndose mas vulnerable que en cualquier otro momento, y por esopienso que es el momento idóneo y que si me lo curro bien podrellegar a buen puerto con ella.
    Pienso durante un rato encomo lograr que Doña Pilar caiga en mis brazos, y lo que mejor se meocurre es ser como en verdad yo soy, una persona amable que se suelepreocupar por los sentimientos de la gente que le rodea, y estoyseguro que si me comporto así con esta delicadeza y la consuelomostrando una actitud conmovida por su historia podre ganar muchospuntos para lograr mi meta con ella.
    Estos pensamientos metienen algo despistado de lo que en verdad quiero hacer, por que porculpa de mi mente calenturienta ya me estoy imaginando que me follo aesta señora a cuatro patas sobre el sofá partiendole el culazo quetiene agarrándola de sus dos perolas, reventandola muy fuerteanalmente con mi polla mientras su esposo y sus nietas están dentrode la casa mientras me la follo.
    Estoy así con estaparanoia varios segundos por culpa de estos pensamientos tan sórdidosdejando escapar sin darme cuenta la grandisima oportunidad que tengoante mis ojos, menos mal que me dejo de fantasear y rápidamentedecido actuar bajando mi brazo derecho del respaldo del sillón,empezando ha acariciar dulcemente con mi mano la espalda de laseñora, que al notarme la mano en su cuerpo levanta la cabezamirando hacia el frente intentando decir algo pero no dice nada, sologimotea mordiéndose la uña del dedo gordo que esta metido en suboca, a la vez que mira con los ojos perdidos y vidriosos hacia unafoto que hay en una mesilla de una pareja vestidos de novios,seguramente sean los padres de las niñas los que aparecen en la fotode boda por como los mira ella, pero la mujer no hace ni dice nadapor que solo mira la foto y se deja consolar por mi.
    Yo noto su respiraciónagitada, parece que no logro consolarla, así que me envalentono y meecho hacia atrás del grandisimo sofá posando mi hombro derecho enel respaldo quedando inclinado detrás de ella, y moviendo mi manoizquierda la pongo sobre su espalda junto a la otra y la empiezo haacariciar dulcemente abarcando toda su espalda, sintiendo en laspalmas de mis manos todo su generoso cuerpo embutido en esta bataroja que no puede disimular el cuerpazo que tiene la señora, y pocoa poco mientras le masajeo cada vez mas dulce y mas lasciva laespalda, noto como la mujer se empieza a calmar moviendo su cuerpo acompás de mis manos remitiendo así un poco en sus gimoteosdejándose llevar por el placer que le estoy dando.
    Con el movimiento queacabo de hacer de echarme hacia atrás, he movido sin querer su manoizquierda que ha acabado apoyada sobre mi rodilla. ¡Joder!, la hequitado del magnifico lugar que estaba antes a escasos milímetros demi verga, por eso al darme cuenta de este fallo me cabreo un poco, ysin darme cuenta en lo que hago le aprieto las manos en la espalda ala señora, que al notarme tan rudo detrás de ella vuelve en si y segira con la cara sofocada por el llanto hacia mi, y moviendo sucuerpo me obliga a tener que quitarle las manos de encima dando porterminada la sesión de consuelo diciéndome y agradeciéndome misatenciones mientras se seca las lagrimas con sus dos manos.
    ¨Mierda, la he cagado¨,pienso yo en mis adentros, mientras la señora sigue secándose laslagrimas riéndose un poco por la situación tan extraña que estamosviviendo sin apenas conocernos, poniéndose ademas un pocoavergonzada por haberse puesto ha llorar, y por eso se empieza adisculpar conmigo diciéndome mientras todavía se seca algunaslagrimas:


    DOÑA PILAR- ¡PerdónemePaulo soy una autentica tonta por ponerme así de esta forma ypreocuparle!, ¡es que todavía no he superado la muerte de mi hijo yde mi nuera!, ¡han pasado mas de dos años y todavía no meacostumbro a estar sin ellos!, ¡la vida nos ha dado un duro golpe ami marido y a mi por que estos dos años que llevamos sin mi hijo hansido aterradores!, ¡y yo no puedo seguir viviendo así con estaangustia tan pesada!, ¡no puedo, no puedo!,¡hum, hum, hum,!.


    Y la señora se pone hallorar otra vez después de decirme todo esto, pero esta vez sullanto es mas fuerte por que se pone mas sofocada y mas roja con losojos bañados en lagrimas espesas que caen por sus mejillas hastallegarles a la boca y esparcirse por sus finos labios,humedeciéndolos mientras se abren para que salga el llanto ahogadode su boca que cada vez es mas sonoro al igual que la irritación,que la obliga ha tener que mover su cuerpo con cada llanto que dameneando sus tetazas que se marcan en la bata magníficamente bienmientras suben y bajan poniéndome cardíaco al verlas botar, y conesta visión de sus tremendas tetas decido que tengo que hacer algopara poder conseguir echarles mano a esas grandes protuberancias quebotan sobre su bata roja.
    Me dispongo a seguirconsolándola, pero como me he echado un poco hacia atrás cuando seha girado estoy un poco alejado de ella, pero mi mano derecha esta enel respaldo del sofá y con ella si llego a tocar a Pilar, y buscandoel contacto con su cuerpo bajo la mano y la poso sobre su hombroacariciándolo dulcemente con la palma de mi mano, y la circulo portodo su hombro hasta dejarla detrás de su espalda tocándola pordebajo de su brazo notando los mini michelines y los pliegues de suscarnes en ella.
    La mujer solloza un pocomenos con mis caricias y parece que se siente algo mejor que antespor que levanta su cabeza uniendo sus manos mirándome a la cara, yse mueve en el sofá y se acerca con su cuerpazo hasta quedar pegadaa mi, y se envalentona y me dice con voz de rabia mientras yo sigoacariciándola por la espalda:


    DOÑA PILAR- ¡Sabe unacosa Paulo!, ¡un padre nunca debería enterrar a un hijo!, ¡por quela ley de la vida no esta hecha de esta forma tan cruel!, ¡no sabeusted el sufrimiento que te crea esta perdida tan dolorosa!, ¡quecuando se es viejo se te queda ya para toda la vida sin poderremediarlo!.


    Yo que estoy girado haciaella y para sumar mas puntos en mi fantasía, con mi mano izquierdaaprovecho el momento de furia y se la pongo en sus rodillasapretándoselas en señal de consuelo, esta acción mía a la mujerle sorprende pero no me dice nada y se queda callada mirándome a losojos mientras llora de rabia, y por eso al verla que no le importaque yo la toque así de esta manera me aprovecho de la situación, ycon mi mano derecha le toco mucho mas sensualmente su espaldamientras que con mi izquierda se la deslizo gentilmente sobre suspiernas haciendo que mis caricias sean mas insinuantes que antes,logrando gracias a esto que algo en el interior de la señora cambie,por que noto como le empieza ha florecer un sentimiento en suinterior que le cambia por completo el semblante, y respirando hondolevanta la cabeza mirando hacia arriba y le sale un ¨OHHHH¨ desuspiro que es impresionante de lo erótico que le sale, y mirando lamujer hacia arriba me habla mientras salen de su boca las primerasfrases con voz soñadora diciéndome:


    DOÑA PILAR- ¡Paulo, sabeque mi vida antes del incendio era perfecta!, ¡tenia una familiamaravillosa que se quería muchísimo!, ¡pero en un segundo se fuetodo al garete destruyendo por completo toda mi casa!.


    Doña Pilar tras decirestas primeras frases le viene un mal recuerdo a la mente que la hacecambiar en su forma de expresarse, y saliendole un genio aterrador sellena de furia y de odio para decirme muy alterada continuando con laconversación:


    DOÑ PILAR- ¡Hundiendo enla miseria personal a esta familia que no levanta cabeza desdeentonces!, ¡llevándonos a un estado emocional que no esta separandopoco a poco!, ¡riñendo mi marido y yo todos los días sin tenerpretexto para hacerlo!, ¡haciéndolo tan solo para poderdesahogarnos alejándonos el uno del otro cada día mas y mas!.


    Tras gritarme Doña Pilartodo esto se queda algo mas calmada por que se le nota que se haliberado un poco del peso y del odio que tiene dentro, pero la mujeren vez de estar mejor animicamente le pasa todo lo contrario y sequeda muy alicaída, y con esta nueva actitud de tristeza me dicemedio llorando.


    DOÑA PILAR- ¡Sabe ustedque lloro todas las noches en la cama deseando que todo esto sea soloun mal sueño!, ¡y que al levantarme por la mañana vuelva ha serrealidad mi vida anterior!, ¡por que esta vida tan desgraciada yo nola quiero, no la quiero!, ¡hum, hum, hum!.


    Y la mujer vuelve hallorar pero esta vez lo hace de rabia y de dolor por todo elsufrimiento que lleva consigo en sus adentros.
    Si hay un adjetivo paracalificar la personalidad que tiene esta mujer, sera indudablementela de ser una mujer frustrada por las vicisitudes tan crueles que hatenido en su vida, por que por culpa de estas desgracias tandantescas que le han ocurrido, la pobre mujer piensa y sabe quenunca mas llegara a ser feliz por completo, por que siente en suinterior y es consciente de ello de que el agujero que le ha dejadosu hijo en el corazón nunca se le llenara ese vacío creado por superdida, llevando a cuestas por siempre este sufrimiento para toda lavida.
    Yo sigo acariciándole laespalda, pero tras varios segundos vuelvo con mi mano derecha a suhombro y con mi izquierda se la muevo en círculos sobre sus rodillasque por el roce de mi mano se le ha abierto un poco su bata y heempezado ha tocarle la piel de sus piernas.
    Pero la mujer esta ahoramismo a otra cosa por que me ignora totalmente en las caricias que yole doy, pero algo le pasa por que aprieta sus puños y los baja comosi golpeara algo saliendole también un ¨Hum¨ de su boca que es decoraje, como si estuviera recordando algo que no le gusta, y bajandosus manos las pone encima de la mía sobre sus rodillas, yapretándola muy fuerte me dice con voz de furia:


    DOÑA PILAR- ¡Fíjese simi vida ha cambiado!, ¡que ya ni voy a misa!, ¡por que me sientotan engañada por dios en mi desgracia que ya no creo ni en Jesús!,¡y mire que yo siempre he sido una ferviente cristiana y creyente!,¡pero es tanto el dolor que siento por que no ha salvado a mi hijoque no puedo ni pisar una iglesia!.


    La mujer mientras me dicetodo esto me aprieta con mucha fuerza hincándome en la carne de mimano sus uñas que me hacen daño y me tengo que quejar un poco,haciendo que mi quejido le advierta a la mujer de que me ha arañado,saliendole en un segundo de su subconsciente un acto reflejo al saberde mi dolor que demuestra con la acción que me va hacer que es unaautentica madre cristiana.
    Por que inconscientementeagarra mi mano con las dos suyas y la sube hasta su boca, rozandotoda mi mano por sus pechos dejando mi brazo izquierdo muy bienubicado en medio de sus dos grandes tetas, mientras que mi mano quedaa la altura de su boca para poder ella darme muchos besitos a la vezque se disculpa por el dolor causado, y cada vez que se retira decada beso que me da me pide perdón mirando a mi mano muyembelesadamente y amablemente, creándome a mi con esta amabilidad deella tan sensual una empalmaera en mi polla que se marca a tope sinremisión en mi pantalón.
    Pero a Doña Pilar estosbesos no le parecen lo mismo que a mi, por que con toda naturalidadcomo la que besa a un hijo me sigue besando un buen rato como si nadaen la mano, hasta que empiezo a sentir por el octavo beso como ya lohace con mucha mas sensualidad y delicadeza, notando yo como me posasu boca en la mano incrementando un poco la fuerza y el tiempo en queme roza los labios poniéndome ya empalmadisimo perdido con estaacción tan morbosa que me esta regalando.
    La señora esta comoabsorta sin saber muy bien lo que hace, y al contrario estoy yo, queme siento en la gloria siendo consciente de todo lo que sucede conDoña Pilar, por que ademas de los besos sensuales que me da en lamano, siento como mi brazo izquierdo esta mucho mas metido que antesen medio de sus pechos, que gracias a esta ubicación descubro quemis sospechas eran ciertas, por que sin ser una sorpresa para mi, yase a ciencia cierta que la señora dispone de un buen par de tetas,por que mi brazo izquierdo es tragado totalmente enterodesapareciendo por completo en medio de ellas, por que con losmovimientos que da por la inercia con su cuerpo cuando me besa lamano las puedo llegar ha sentir en toda su totalidad lo turgentes ygordas que son cuando circulan por completo por todo mi antebrazo,teniendo por lo menos la señora seguramente una ciento y pico detalla por como se sienten de grandes y duras sus dos tetas, por queson carnosas y abultadas y me ponen en un segundo al borde desalpicar por la polla con este grandioso contacto que me da, que serainconsciente para ella, pero para mi es maravilloso todo el magreoque nos estamos dando que tiene así de perdido.
    Disfruto tanto de estegran momento que no me atrevo ni ha respirar por miedo a tener quemoverme y que la señora se de cuenta de donde esta mi brazo y loquite de ahí en un momento, y por eso me quedo mirando muy calladocomo ella me sigue besando la mano cada vez con mas dulzura.
    Yo me quedo pensandomirando a la mujer como me consuela, y creo que la señora secomporta así conmigo por que piensa que yo soy su hijo y por eso seesta dejando llevar demasiado por la situación, por que estoy seguroque no se estará dando cuenta de la tremenda calentura que me estacreando con estos besos tan mimosos que me da en la mano, por que sime viera como tengo ya la polla de gorda, seguramente la señora seasustaría y no se comportaría así de cariñosa conmigo, por que sime leyera la mente, solo encontraría que lo único que yo quieroahora mismo es poder follármela sin descanso encima de este sofá.
    Se perfectamente que estees el momento idóneo para hacer o intentar algo con ella, tengo quehacerlo antes de que se de cuenta de lo que sucede y se quede cortadadando por terminada toda la acción del roce que nos estamos dando.
    Así que antes de que ellacoja conciencia en lo que hace, muevo mi mano derecha de su hombro yla pongo sobre sus mejillas limpiándole las lagrimas que tiene enellas esparcidas, sintiendo yo su cutis en mi mano lo liso y lo biencuidado que esta, y mientras le acaricio la cara sorprendo a la mujercon mi delicadeza sacandole una pequeña mueca de agrado que hace queme envalentone, y moviendo mi mano izquierda cuando es besada porella la pongo con la palma sobre los labios de Doña Pilar y le pasomi dedo gordo muy dulcemente por la comisura de sus labioslimpiándole las lagrimas que tiene en ellos quedándome con estaacción frente a frente mirándome a los ojos con ella.
    La mujer se ruboriza porque se perfectamente que se ha percatado de mi brazo como se hamovido en medio de sus tetas, por que se ha echado un poco haciaatrás contrayendo su pecho apretando sus brazos espachurrando el miocon el canalillo que se le ha creado en medio de la bata, que se leabre un poco y me enseña su pechamen por encima cuando estamos losdos mirándonos esperando cualquier movimiento para dar yo unsiguiente paso, pero desde el fondo del pasillo se escucha la voz desu esposo que le grita diciéndole:


    DON JOSE- ¡Piliii,joder!, ¿donde esta mi camisa roja y el pantalón blanco?, ¡que nolos encuentro coño!.


    Doña Pilar sale deltrance mientras yo me detengo en mis caricias, y con este paréntesisocasionado por los gritos del viejo asqueroso veo con mis propiosojos en primer plano, como a la señora le cambia el semblante y poneuna cara de asco impresionante al escuchar la voz de su esposo, paradespués coger mis dos manos con las suyas a la vez que gira lacabeza y su cuerpo para gritarle al viejo con mucho asco y desprecio:


    DOÑA PILAR- ¡Si no losencuentras te pones otra cosa coño!, ¡y dejame en paz y no mevuelvas a gritar!.


    A lo que responde Don Joségritando aun mas que ella:


    DON JOSE- ¡Siempre eresla misma y me tienes hasta los cojones!, ¡siempre voy hecho unguarro gracias a ti!.


    La mujer enrabietadaperdida se gira por completo en el sofá soltándome las manos, porque esta tan enfurecida con lo que acaba de decirle su esposo, quepara que el la escuche mejor en lo que le va ha decir, sin pensarlomucho Doña Pilar importándole muy poco que yo este presenciandolotodo sentado al lado suyo, se sube con sus dos rodillas encima delgran sofá que es gigantesco dándome a mi con esta nueva posiciónla espalda, y se acerca y apoya su cuerpo sobre el respaldo andandode rodillas por el sofá embutiendo y marcando mucho mas sus nalgasanchas sobre la bata, que queda preciosa tan apretada a su cuerpo quees maravilloso verlo así de entallado y sugerente marcado sobre latela.
    Pero la mujer no se quedaahí, y muy encorajinada para que la escuche aun mejor Don José,inclina su cintura encima del respaldo del sofá quedando con lamitad de su cuerpo en vilo, viéndole yo desde mi posición como sustremendas tetas le cuelgan sobre la bata marcando ademas mucho massus generosas y gordas nalgas que se oprimen todo lo que pueden en latela roja que no da mas de si, dejándome a mi con la boca abiertacon esta tremenda visión de sus tetazas colgando y de sus gloriosasposaderas marcando carne, que se ven bestiales embutidas en la bataroja que va ha estallar con tantísima presión que recibe de estegeneroso cuerpo maduro que tiene la señora escondido debajo de labata.
    Pero lo mejor para misojos esta por llegar, y sucede cuando ella pega el primer grito yagacha inclinando aun mas su cuerpo moviendo sus tetazas a los ladosal igual que su pandero, que los mueve para poder ponerse las dosmanos en la cara en forma de megáfono para que se le escuche mejor,haciendo que por fin vea gracias a esta acción la raja del culo quese le marca en la bata a Doña Pilar que tiene un generoso culo anchoy gordo con unas tetas tremendas complementando su maravillosocuerpo, que lo deduzco por como botan sus nalgas y sus tetas cuandole grita a su esposo lo siguiente contestándole a sus acusaciones:


    DOÑA PILAR- ¡Si notienes ropa te la lavas, TUUUUUUUUU!, ¡que ya estoy harta deservirte y yo no soy tu maldita criada so viejo asqueroso!.


    Y la mujer al decir estoultimo se hecha ha llorar tapándose la cara mientras se escuchadecir a Don José:


    DON JOSE- ¡Vete a lamierda que me das mucho asco!.


    Doña Pilar ya no lecontesta y se queda callada llorando desconsoladamente encima delrespaldo del sofá con medio cuerpo en vilo con todo su culazo enpompa marcándose su gran raja en la bata y tapándose la cara consus dos manos, yo paracere un pervertido ante esta situación tandesagradable, pero la verdad es que me estoy excitando con toda estabronca que me esta poniendo a mil.
    No lo puedo remediarponerme así de cachondo, por que el ver a la Señora Pilar llorandodesconsoladamente sobre el respaldo del sofá con su tremendo culo enpompa es demasiado para mi, por que tampoco me ayuda a bajar micalentura, ver tan cerca de mi la imagen de la señora curvada consus dos tetazas colgando, bajando ademas su cintura marcando muchomas su tremendo culo que cada vez esta mas en pompa en frente de mi.
    Toda la calentura quetengo es por culpa de esta gloriosa imagen, por que ver con mispropios ojos delante de mi a esta mujerona madura colocada a cuatropatas moviendo su tremendo culazo levemente de arriba abajo con cadasollozo que da, que me pone tan cardíaco y deseoso de poder empezara meterle mano a su gloriosa retaguardia, que sin importarme tenerque jugármela al máximo con ella, me convierto en un energúmenocegado por el deseo y me decido a hacer mi siguiente movimiento.
    Por estos pensamientos heimpulsos tan sórdidos que tengo estoy tan cachondo sin apenasraciocinio, quedándome con la mente nublada sin pensar en ningúnmomento en las represalias y consecuencias que pueden llegar adesencadenarse con la señora, que puede enfadarse demasiado conmigosi se siente violentada o ultrajada en su honor con mi actitud porque me propaso con ella.
    Pero como no pienso paranada en frenarme, me subo poniendo mis rodillas sobre el sofáacercándome por detrás a ella que sigue en pompa marcando la rajadel culo en la bata que cada vez esta mas ancha mientras lo mueve dearriba abajo con cada quejido que da, así que cuando veo que semueve para retroceder su cuerpo hacia atrás para poder ponerse mascómoda, yo lo aprovecho y cuando ella recula y baja su cuerpo leposo mis dos manos en la parte mas baja de su cintura tocando elinicio de sus nalgas haciendo con estas caricias que la mujer mesienta muy dulce detrás suyo.
    Estoy en la gloria tocandoel inicio de sus nalgotas, pero se que tengo que seguir por que nodebo detenerme ahí si quiero llegar ha ponerla cachonda y lograrhacer algo con ella, así que me propongo continuar para comprobarhasta donde esta dispuesta ha dejarse tocar, y subiendo mis manosllego hasta sus dos hombros y veo perfectamente que esta es laoportunidad que estaba esperando para arrimarle la cebolleta a laraja inmensa de su culo que me esta llamando para que lo perfore sincompasión por lo apetitoso que se ve en esta posición tan genial enla que esta.
    Me pongo cachondisimocuando pienso en meterle la polla por el culo, y así con estepensamiento me convierto en el aguililla que últimamente soy, y sinimportarme ya nada en lo que voy ha hacer, me pongo justamente con mientrepierna detrás de ella y le meto con el tremendo bultaco quetengo en medio de la raja ancha que dibujan sus dos gordas nalgas enla bata roja dándole una tremenda petada a su culo.
    Es tan dura la primeraestocada que le doy, que hago que la mujer se tenga que quitar lasmanos de la cara para ponerlas encima del respaldo del sofá parapoder aguantarla, por que con la violencia que desato en su trasero,la obligo a tener que curvar su espalda levantando la cabeza parapoder soportar en esta posición la tremenda encoxada que yo le doy asu poderoso culo, que aguanta como una roca la furiosa embestida queyo le mando rápidamente de atrás adelante siguiendo en un segundodespués de la primera, endureciendo Doña Pilar sus dos nalgasapretándome el bultaco con ellas para que no le entre mas adentro sile mando otra estocada como estas dos.
    Pero mi tercera petada esalgo mas torpe y menos violenta que las otras dos, debido a queapenas puedo sacar mi bulto del medio de sus nalgas por como me loaprietan de duro, logrando la señora con esta resistencia que mehace con su pandero que mi petada no sea ni el cincuenta por cientoparecida a las dos anteriores, pero aun así le doy una buenísimaestocada a su culo que hace que Doña Pilar se tenga que mover unpoco por que pierde la verticalidad, teniendo que abrir sus dospiernas para poder recibirme mas adentro en medio de sus nalgas quese le vuelven a endurecer en el momento que coge el equilibrio,quedando esta vez los dos cachetes súper apretados sobre mi vergaque se queda estrangulada muy quieta esperando que continúe laacción dentro de tan magnifico lugar.
    Yo antes de que la mujerse de la vuelta y se me queje por los tremendos arreones que le hedado a su culo, le paso las manos mas fuertes que antes por toda suespalda para intentar ponerla así mas caliente por que le muevo a lavez que las manos lentamente mi pelvis en círculos, y le paso todami polla por sus duras nalgas que se han contraído bastante, por quea la mujer no le ha quedado otra que apoyarse sobre el respaldo consus manos encogiendo todo su cuerpo para poder recibirlas tanbruscamente como yo se las he dado sin llegar a gritar.
    No se si me he pasado contodo esto, por que tras varios segundos de meneo sórdido que lehago, la señora no me sigue el juego y se queda totalmente rígidamuy sorprendida y muy quieta mirando hacia el frente sin hablar conla boca entre abierta por el asombro de mis petadas.
    Entonces al sentir lareticencia tan reacia de la mujer hacia mis caricias, para intentarquitarle hierro al asunto y no ser descubierto en mis intenciones, meseparo de ella lentamente sacandole mi dura verga del medio de susnalgas, que se le quedan abiertas mostrando el hueco que le he creadocon mi dura verga cuando la he empetado antes con fuerza, dejándolascon esta imagen que es tan buena donde se ven bien partidas en dosmuy separadas la una de la otra.
    Tras sacarle totalmentetodo mi bulto me dejo caer en el sofá sentándome doblado mirandohacia ella sin decirle nada de lo que ha ocurrido con mi verga y consu culo, intentando darle una normalidad a la forma de haberlaconsolado, que parece que hasta me burlo de su inteligencia, por quele hago creer con mi indiferencia hacia lo que ha pasado entre ambos,que ha tenido que ser producto de su imaginación que yo le hayarestregado la polla durisima por el medio de sus nalgas, por que sino, Doña Pilar no entiende como yo me puedo estar comportando asíde calmado y de sosegado después de haberle percutido fuertemente elculo con mi herramienta.
    Entonces, cuando losgritos del esposo donde el malnacido le ha dicho de todo a la señorapor fin cesan, Doña Pilar reacciona y respira hondo, y con cara desorprendida por la tremenda petada culera que le he dado, se quita dela posición tan erótica en la que esta, y muy colorada y algoavergonzada por que cree la pobre mujer que todo ha sido fruto de suimaginación, muy avergonzada mirando hacia abajo se sienta a mi ladodándome la cara, y pone una pierna doblada y cruzada encima sobre laotra, marcando en esta postura todo el contorno de su cadera, por quela mujer dobla muy sensualmente su cintura para ponerse en estaposición, mientras que se apoya con su brazo izquierdo en elrespaldo del sofá para llevarse muy pensativamente un dedo de sumano a la boca, quedando la mujer con una postura súper erótica consu bata alborotada por culpa del tremendo movimiento que ha hecho,por que se le ha desanudado el cinturón y se le ha quedado bastanteabierta la bata por el medio, y me esta mostrando sin darse cuenta unprecioso escote que es tan sugerente que al verlo me pone muycardíaco y fuera de mi, por que es tan bonito y apetecible que lomiro descaradamente sin importarme que la señora se de cuenta.
    La mujer esta muy alteradapor todos los gritos que acaba de pegar, pero lo que de verdad yocreo es que esta así de alterada por el tremendo roce que yo le hedado con mi polla en su culo, por que su respiración sigue siendomuy fuerte después de medio minuto, pero yo se la noto algo distintacomo si fuera mas sensual, por que ademas de su respiración agitada,veo como infla con exageración todo su pecho con cada bocanada deaire que da, mostrando la mujer de esta forma su tremendo escote quese le ve precioso así de inflado cuando sale en todo su esplendor,dejándome a mi atontado mirándole las tremendas tetas gordas quetiene oprimidas por ese sujetador rosa que las sostienen, sufriendola prenda muchísimo cada vez que la señora respira hondo por que noresiste la tremenda presión que les hace las turgentes tetas cuandose marcan al máximo sobre ella, dejando a Doña Pilar con cadarespiración que da cada vez mas desnuda con toda su delanteraexpuesta para que yo se la mire sin ninguna vergüenza que es lo quehago perdiendo la vista en ella.
    Pasan varios segundos quepara mi serian aterradores si no fuera por esta maravillosa visiónde sus gloriosas tetas, por que en verdad me desespera la concienciapor saber como se ha tomado Doña Pilar el tremendo roce de verga quele he dado, por que no se como actuar ahora mismo con ella, menos malque antes de tener que ser yo el que rompa este silencio tanincomodo, es ella la que aprovecha la discursion que acaba de tenercon su esposo para disculparse conmigo por los gritos que ha pegadotan mal sonantes, diciéndome la señora algo mas calmada pero rojacomo un tomate:


    DOÑA PILAR- ¡Perdónemepor el vergonzoso espectáculo que le hemos dado mi esposo y yo!, ¡loque pasa es que el es un autentico sin vergüenza y ya ha visto comome trata!, ¡el es siempre así de grosero conmigo y no le importahablarme mal delante de la gente!, ¡y me tiene ya muy desquiciadacon los nervios a flor de piel al borde de volverme loca!, ¡hum,hum, hum!, ¡yo es que ya no lo soporto mas con todo su mal genio!.


    Y Doña Pilar se vuelve haechar ha llorar, y tras varios llantos me vuelve ha decir mirándomea los ojos muy enrabietada:


    DOÑA PILA- ¡Es unmalnacido que me trata así de mal desde lo de Marcos culpándome elasqueroso a mi con este desprecio de su muerte!, ¡que piensa elmalnacido este que yo no he perdido también a un hijo!, ¡a mi meduele igual o mas que a el su perdida por que para mi era mi hijoquerido!, ¡y desde su muerte tengo en mi pecho una grandisima penaque para mi queda sin poder compartirla con nadie!, ¡por que el queme tiene que ayudar con esto ya ha visto como me trata sin mostrarmeel mas mínimo aprecio y apoyo de como me siento!, ¡hum, hum, hum!.


    Y Doña Pilar vuelve hallorar, pero esta vez se tapa la cara con las dos manos metiendolasentre las gafas tapándose los ojos.
    No se que hacer, si mearrimo a ella tocándola para consolarla puede ser la gota que lecolme el vaso de su paciencia conmigo, y conseguir con este acto quela señora se enfade mucho por propasarme con ella, por eso no se quehacer, por que continuamente mientras la miro como llora, me viene unmar de dudas a la mente con imágenes de escenas que me pueden llegara suceder si meto la pata con ella dejándome con estas aterradorassuposiciones en la mente muy paralizado.
    Entonces pasan un par deminutos donde la mujer ha llorado bastante, y como nota que se estapasando en su llanto se quita las manos de los ojos y se seca laslagrimas que tiene en las mejillas tragando saliva algo mas repuestadel sofocon que se esta pegando, y mas calmada baja sus manos y laspone sobre las mías que están las dos encima de mi rodilla derecha,y me mira a los ojos y me las aprieta mientras me dice con voz depena:


    DOÑA PILAR- ¡Mi vida esun infierno con este hombre!, ¡su carácter y mal genio esinsoportable y por eso siempre estamos riñendo todo el día porcualquier motivo!, ¡hace dos años no nos comportábamos así porque eramos un matrimonio bien avenido haciendo vida matrimonial entodos los aspectos!, ¡hum, hum, hum!, ¡pero desde hace dos añossoy inexistente para el, tratándome el sin vergüenza como unaautentica mierda siendo totalmente invisible para el todo este largotiempo!, ¡demostrándome el asco y la repugnancia que me tiene,llevando el malnacido casi dos años en el que no me ha tocado nipara hacerme el amor!, ¡hum, hum, hum!, ¡y ya no se que mas hacerpara poder salvar mi matrimonio y que el se vuelva a fijar en mi paraque me vuelva ha tratar como a una mujer que soy que tiene susnecesidades!, ¡por que el vivir con este hombre es una autenticapesadilla que me hace sentir como si ya estuviera muerta por dentropor que parece que estoy enterrada en vida!, ¡hum, hum, hum!.


    La mujer vuelve ha llorar,pero esta vez su llanto no es tan desconsolador como lo era antes,por que se le nota que es mucho mas forzado, donde los lagrimones queantes le salían por los ojos se han transformado en una pequeñitalagrima que se la limpia ella con sus dos manos soltándome las mías.
    Yo, que me considero serun hombre con un mínimo de inteligencia en su materia gris, deduzcorápidamente gracias a esta información tan detallada de sumatrimonio que me acaba de dar la señora, que la pobre mujer llevasin sexo cerca de dos años por la desgracia de la muerte de su hijo,donde su marido no le ha tocado ni un pelo desde entonces, y por esoentiendo rápidamente que esta señora tiene que estar cachondisimaal borde de la locura, deseosa de que alguien le ponga las manosencima y la toque como se merece su cuerpazo, y por eso deduciendotoda esta información, en un segundo ya me siento dispuesto a ser yoel que la ayude con este problema que tiene regalandole una tremendafollada.
    Esta información que meda saliendo de su boca sin venir a cuento, me hace estar cada vez masconvencido de que el empujón que le he dado antes a su culo con mibulto ha surgido efecto y le ha gustado muchísimo poniéndolacachonda, y por eso entiendo y creo que ella quiere mas polla porcomo se comporta, por que su actitud es distinta ha como era hace unrato, y ademas la noto algo mas intranquila y nerviosa poniéndosealgo excitada por como mueve todo su cuerpo dando varios movimientosmas descarados a como los hacia antes, por que exagera muchísimo lossollozos que da para mover sus grandes tetas y se le meneen en labata, quedándose ya casi al descubierto toda su delantera, saliendopor el sujetador que no soporta la presión de las dos masas decarnes que se ven por la bata tapadas tan solo por el sostén rosa.
    ¨Tengo que hacer algoya¨, pienso yo. ¨Esta es la señal que tanto esperaba¨, me digosin parar, así que antes de que la mujer se mueva de su posición mearrimo a ella y la rodeo con mis dos brazos abrazándola con fuerzaapretándole la espalda sintiendo en mi pecho su cabeza, pero cometoel mismo error que antes y le vuelvo ha hacer daño en la cara consus gafas.
    ¨¡Mierda!, otra vez mehe equivocado¨, me digo yo en mis adentros, y sintiendo su queja ladejo de abrazar y nos quedamos los dos callados mirándonos a losojos, hasta que ella mas alegre y con una sonrisa en la cara sevuelve ha disculpar conmigo por quejarse quitándose ademas lasfastidiosas gafas para que no la vuelvan a molestar, y se incorporaun poco levantando su cuerpo del sofá despegando su cadera de elpara poder poner las gafas encima de la mesa, dejándose caer en elsofá después de hacer este movimiento poniéndose en la mismapostura que estaba antes.
    Después de dejar DoñaPilar las gafas en la mesa respira hondo para recuperar el alientopor el esfuerzo que acaba de hacer, y cogiendo aire se gira hacia mimuy agobiada por el leve sobeteo que le acabo de dar con el abrazopara decirme:


    DOÑA PILAR- ¡PerdónemePaulo!, ¡es que estas gafas son muy grandes y me hacen daño en lacara cuando me abraza!, ¡pero le agradezco de todo corazón que meconsuele!, ¡es usted muy buena persona!, ¡ojala yo viviera conalguien tan comprensivo y bueno que me consolara a diario!, ¡perotengo la desgracia de vivir con el mismísimo diablo!.


    Y diciendo esto ultimo,Doña Pilar vuelve ha sollozar levemente saliendole ya muy forzado ydescarado el llanto, entonces yo hago que me lo creo y me preocupopor ella aunque la actuación sea malisima, pero me aprovecho almáximo de su nuevo estado y me arrimo a ella pegándome a tope, ygracias a esta cercanía puedo limpiarle yo con mis dos manos lasmejillas de lagrimas, sintiendo con esta tremenda aproximación todosu rotundo cuerpo pegado al mio, desatandome un placer inmenso en mial provocar este grandisimo acercamiento que me doy con elladisfrutando muchísimo de su rotundo cuerpo.
    Pero de repente se cortatodo el embrujo que estamos creando ella y yo para poder empezar hahacer algo, por que se oye un grito proveniente del pasillo que es deDon José que le grita a Doña Pilar:


    DON JOSE- ¡Pili vas havenir ha ayudarme o es que estas muy ocupada arrascandote el coño!.


    ¨Sera hijo de puta elviejo la lengua tan asquerosa que tiene¨, pienso yo cuando veo aDoña Pilar como le cambia el semblante dándose la vuelta enfurecidaperdida para subirse con sus rodillas al sofá para colocarse comoestaba antes.
    ¨Joder¨, pienso yo,cuando veo perfectamente en primer plano como Doña Pilar se vuelve aponer otra vez en pompa con todo su tremendo culo expuesto para mimirada, y así con en esta postura tan sexy y sugerente Doña Pilarle vuelve ha gritar a su esposo:


    DOÑA PILAR- ¡Que no megrites mas que no soy sorda!, ¡y no pienso ir a ayudarte por que yono soy tu esclava!, ¡así que te jodes y te apañas con lo queencuentres en el armario!, ¡y dejame ya en paz que tenemos visita yle estas enseñando la mala persona que eres conmigo so asqueroso queno me tienes ningún respeto hum, hum, hum, hum!.


    Otra vez Doña Pilar sehecha ha llorar, pero esta vez presiento que el llanto es totalmentefingido por lo distinto que es, por que ahora noto como la SeñoraPilar en su llantina se inclina mas hacia adelante poniendo su cabezaen el respaldo del gigantesco sofá tapándose la cara, sacando asíen esta postura mucho mas su culo que antes que se le oprime ademasal máximo en la bata, que esta súper ancha dada de si manteniendocomo puede escondidas dentro de ella esas gigantescas nalgas que meembelesan con su vaivén hipnótico hacia los lados.
    Pero que bien menealevemente su culazo hacia los lados con cada gemido que da marcandola raja de su culo en la bata, dándome ha entender con estosmovimientos de caderas que hace que quiere que la consuele como antesy que me acerque por detrás de ella y le meta un pollazo duro enmedio de la raja de su culo, que se le marca fenomenalmente bien enla bata quedando bastante abierta cuando se inclina al máximo sobreel sofá.
    No me hago de rogar muchoy actúo rápido por el miedo a que la señora se canse de esperar aque yo la consuele y se retire de tan morbosa posición en la queesta, por eso me lleno de valor auto convenciendome de que esta es lagrandisima oportunidad que yo esperaba y que seré un idiota si ladejo escapar.
    Así que lleno de valor yde ganas decido actuar para empezar a meterle mano a esta tremendavieja que lleva casi dos años sin sexo, y tiene que estar la señoracon semejante tiempo de castidad a punto de estallar, deseando lapobre mujer de que alguna alma caritativa le meta mano a su cuerpodándole un buen meneo, pero lo que en verdad creo que lo que masquiere Doña Pilar es que se la follen ya de una vez fuertisimo sinclemencia alguna, por como se muestra de deseosa suplicando polla conesta postura tan morbosa y sugerente a cuatro patas meneando todo suculazo encima del sofá.
    Ya estoy decido ajugármela del todo otra vez, pero antes de empezar ha consolarla lemiro descaradamente durante unos segundos su tremendo culazo, viendocon mis ojos sus perfectas nalgas gordas como se le marcan en la telaroja, y ante esta visión tan maravillosa de su trasero me echo manoa la polla que la tengo ya empalmadisima, y me pego varios meneosponiéndola mucho mas dura que antes mirando todo su culazo.
    Pasa algún minuto dondela mujer menea ya el culazo con descaro para que yo se lo vea, y creoque ya esta bastante ansiosa por que le meta mano, así que no esperomas y me levanto del sofá y me pongo detrás de ella con todo elbultaco de mi polla agarrándola con mi mano derecha, sujetándolafuertemente poniéndola enfrentada en el pantalón, y me la pongo asíde parada para poder darle con todo mi prepucio duro justamente en elcentro de su raja, que cada vez se le ve mas ancha gracias a lasinclinaciones que da cuando menea su culazo a los lados.
    Me quedo de pie uninstante mirando de cerca el gran traserote de Doña Pilar en estapostura que esta con todo su culo en pompa, pero estoy ansiosisimopor empezar ha meterle pollazos, así que me arrodillo detrás deella y con mi mano izquierda le agarro de la cadera para tener masverticalidad y poder arrimarme a ella a tope sin caerme para ponerletodo mi duro prepucio justamente en medio de la raja de su culo.
    Le arrimo lentamente mipolla a su culo y logro por fin tras varios segundos mi objetivo, ycon este roce tan magnifico que le doy donde tengo el inicio de mipolla bien incrustada en medio de sus nalgas, siento un placerinmenso en mi polla gracias a esta tremenda postura que estoy, dondeella a cuatro patas me tiene bien pegado detrás de su culazorecibiendo mi pollazo.
    ¨Tengo que aprovecharesta situación¨ pienso yo, y apretando su cadera con mi manoizquierda para que no se mueva de su posición, me agarro mi pollafuertemente con mi mano derecha, poniéndola mas dura restregándolacon descaro dentro de sus dos cachetes que se abren muchísimo paraque le entre mi bulto mas adentro, y así colocado le empujo fuertemi pelvis hacia adentro metiendo casi la mitad de mi verga dentro desus nalgas que reciben mi estocada, sintiendo yo en mi mano derechaque toca las carnes de sus nalgas como ella al notarme tan duroentrando por su culo, se tiene que detener en seco en sus movimientosde caderas para hundir sus dos manos sobre el asiento del sofá ypoder arquear su espalda como lo hizo antes para poder soportar latremenda encoxada tan dura que le doy, que le hace tanto daño quetiene que despegar su cabeza del respaldo del sofá para poder soltarpor su boca muy bajito un ¨Hooooooo que bueno¨, que apenas seescucha pero que no me cabe duda que es de placer, por que despuésde ponerse súper erguida con esta primera estocada poco a poco se varelajando disfrutando de mi metida de polla que le hago a su tremendoculo.
    Doña Pilar trasacostumbrarse unos segundos a la sorpresa de la dureza de mi verga,se relaja un poco notando yo en mi mano izquierda como ella suelta sucuerpo, sintiendo yo en mi mano derecha que es tragada por sutremendo culo como sus cachetes se le aflojan en la presión quehacen sobre mi bulto para que no le entre mas adentro, haciendogracias a esta relajación de su pandero que mi prepucio le entrehasta el fondo del centro de sus nalgas, metiendole con esta petadatremenda toda la tela de la bata y de sus bragas creando un enormecanalillo dentro de ellas.
    Ya están todas las cartasboca arriba y creo que he ganado la manga, por que la señora despuésde relajarse y acostumbrarse durante unos segundos a mi duro bulto medeja claro y sin ninguna duda con su actitud de que me estabaesperando, por que ha empezado sin escandalizarse nada o quejarse dela encoxada a menear levemente su culo, y ademas busca en el sofáinclinándose en el poder colocarse mejor a cuatro patas para poderrecibir así con esta nueva postura abriendo mas su culo toda mipolla llegarle hasta lo mas hondo que pueda por su parte trasera, quetraga ya verga con muchas ganas abriéndose sus nalgas al máximo concada empetada dura que le doy yo con toda mi polla.
    Es impresionante el culazode Doña Pilar que se esta entusiasmando demasiado con el follamientocon ropa que le hago, siendo ya ella la que se mueve de atrásadelante para percutirse solita el culo con mi verga que esta súperincrustada en medio de sus nalgas que me hacen muchísima presión enel prepucio incrustado con sus duros cachetes, dejando a mi manoderecha inútil sujetando mi polla por que con lo que me aprieta consus nalgas ya no me hace falta que me la sujete para mantenerla en elcentro de su culo por que sus tremendos cachetes ya no la van hadejar escapar.
    Entonces miro su tremendoculo tragarse mi verga y me suelto la polla y pongo mi mano en suotra cadera, quedando con todo mi cuerpo detrás de ella y con mipolla totalmente metida e incrustada en el medio de su tremendoculazo, y con esta nueva postura puedo manejar a la señora de atrásadelante partiendo su raja de la bata mucho mejor.
    Ahora con esta nuevaposición tan descarada y depravada que tenemos, hace que yo ya no mecorto en nada para meterle mano a la vieja, por que me convenzo deltodo quedándome muy seguro de que Doña Pilar ya esta dispuesta hacolaborar conmigo en todo lo que yo le proponga, por que nada mascolocarme detrás de ella y meterle un tremendo pollazo, la mujer nime ha protestado por la violencia que he desatado en su culo.
    Estoy que ardo y lodemuestro moviendole todo su cuerpo de atrás adelante con el vaivénque le hago con mis manos en sus caderas, aunque es verdad que ellaya se movía antes muy despacio de atrás adelante clavándose solitami verga en el culo, pero ahora es mucho mejor y mas intenso por quesoy yo el que manejo la situación, y la muevo de atrás adelantemucho mas rápido dándole mas fuerte con mi tremenda polla a la rajainmensa que le separan los cachetes del culo, que se aprietanmuchísimo a mi verga con cada metida de polla que le doy para nodejarla escapar de su culo.
    ¡Impresionante!, piensoyo con este magnifico inicio que tenemos, y desatandome en misimpulsos en una embestida durisima donde le meto al máximo la vergaentre sus nalgas, aprovecho y me echo sobre ella pegando todo mipecho en su espalda, sintiendo su respiración agitada, para soltarlelas caderas con este acercamiento para ir subiendo mis dos manoshacia arriba por su cuerpo tocándole su gordita barriguitadelicadamente hasta llegar a sus pechos y poder tocar por fin sustremendas tetas con mis dos manos.
    Son tan grandes y gordassus tetas que no me cogen en las manos, yo las intento abarcar en sutotalidad pero me es inútil por que la señora tiene en sus tetasmuchísima carne, son sin ninguna duda unas tremendas tetas en todosu esplendor.
    Doña Pilar se agita alsentir mis manos agarradas a sus turgentes pechos que se le estimulanmuchísimo marcándose sobre el sostén unos pezones durisimos, quejugueteo con ellos metiendolos entre mis dedos dándole pequeñospellizcos que vuelven loca a la señora que contonea todo su cuerpocirculando todo su culazo por mi inhiesta verga que se incrusta conestos movimientos mucho mas en medio de sus gordas nalgas.
    ¨Que se pare el tiempo¨,pienso yo mientras disfruto del ronroneo de Doña Pilar con su culoen mi verga que me tiene la señora a punto de echarme hacia atrás ysacarme la verga para después desnudarle a ella el culo y meterselahasta lo mas hondo de su coño, para partirselo en dos con muchasganas para después de un rato metersela por el culo y destrozarla yapor completo.
    Pero después de variosminutos disfrutando los dos de nuestros cuerpos gracias al jueguecitoque nos estamos montado, otra vez desde el pasillo se vuelve aescuchar a Don José que sigue muy enfadado gritándole a su señora:


    DON JOSE- ¡Pili me estascabreando coño!, ¡o vienes ya o voy yo a ver lo que estas haciendoque es tan importante como para no venir ha ayudarme!, ¡te doy unminuto para vengas!.


    ¨Que asco de tio¨,pienso yo cuando siento a Doña Pilar apretar todo su cuerpo poniendofirmemente sus dos manos sobre el sofá, para ir estirando lentamentesus brazos levantando poco a poco su cuerpo que se le queda paradosin poder subir mas cuando se le pega al máximo su espalda contra mipecho, haciéndome entender que se quiere incorporar de la posiciónde cuatro patas en la que esta.
    Yo de primeras soy como unpeso muerto dejándome caer encima de ella y por eso Doña Pilar nose puede llegar ha levantar conmigo encima siendo yo tan pesado,menos mal que actúo rápido por que lo que yo no quiero por nada delmundo ahora mismo es enfadar a esta mujer forzándola a tener quecontinuar con esta posición tan vergonzosa si alguien nos pillara.
    Y por eso antes decontinuar y como siento que se quiere mover para incorporarse laayudo rápidamente sujetándola bien fuerte de sus tetasaplastandoselas con mis dos manos a la vez que le hundo muy fuertetoda mi dura verga en medio de su culo, haciendo tan fuerte elmovimiento que le hago para poder incorporala que me hago hasta dañoen la polla con su tremendo trasero duro aplastandosela a tope dentrode el hasta que llega ha doblarmela por completo cuando nos ponemoslos dos totalmente rectos, apoyando ella y yo las rodillas encima delsofá quedándonos los dos muy incrustados y muy juntos sentándomeyo en mis talones recibiendo encima mio sentado el culazo duro deDoña Pilar, que cae sentandose encima de mi y le noto su inmensotrasero que me aplasta y me sobresalen sus dos cartucheras de lascaderas por mis lados, mientras ella se clava toda mi verga durisimaen medio de su culo respirando muy fuerte moviendo su nalgatorio paraubicarse bien mi tranca dentro de sus cachetes, mientras que yo conmis manos le agarro mas fuerte los pechos para que ella no llegue haperder el equilibrio mientras se inclina hacia adelante doblando suespalda circulando toda la raja de su culo por toda mi polla paragritarle mejor a su esposo y contestarle a lo de antes:


    DOÑA PILAR- ¡Dejame enpaz!, ¡que no pienso ir ha ayudarte!, ¡y ni se te ocurra venir amolestarme!.


    Y la mujer muysoliviantada por lo que acaba de decir y sin nada de vergüenza ocorte a lo que estamos haciendo, apoya sus manos sobre el respaldo yvuelve a mover su cuerpazo desplazándose un poco hacia adelanteinclinando su cuerpo abriendose sus nalgas, y se saca un trozito demi verga del culo para darme seguidamente una tremenda culatadafuertisima hacia atrás clavándose ella solita toda mi tranca dentrode sus nalgas que se le endurecen apretando mi verga dejándomesorprendido de lo cachonda que esta.
    Doña Pilar se muevepercutiéndose solita mi verga en el culo mientras que yo me quedosentado en mis talones con mis manos en sus tetas, exprimiendoselasmucho mas fuerte que antes estrujándolas a tope apretando suspezones haciendo con estos magreos de tetas que la mujer suspiremuchísimo encabritándose de sobre manera meneando su culazo a loslados cuando se traga toda entera mi dura verga por el culo,dejándome ya con esta tremenda follada con ropa que me esta pegandoal borde de la locura.
    Perdemos los dos la pocanoción mental que nos queda y nos importa muy poco ser pillados poralguien que pueda llegar al salón y nos descubra, por que yo ya lapercuto durisimo sin ninguna piedad subiendo mi pelvis al máximohacia arriba dándole bien duro a sus cachas despegando mi culo demis talones, para pegarle a la señora unas acometidas rápidas ydurisimas de polla que se le clavan en su culo cuando ella se dejacaer encima mía, y cada vez con cada metida dura de verga se le vanabriendo aun mas sus nalgas metiéndome yo totalmente en medio deellas haciéndome sentir ante esta visión de ser tragado por su culocomo un ser pequeño que es tragado por el impresionante culo quegasta la señora.
    Estoy disfrutandomuchísimo pero quiero mas, quiero verle ya su tremendo culo desnudoal igual que sus dos grandes de tetas que las noto cada vez maspesadas y mas gordas en mis manos, poniéndome con una calentura queme hace transpirar por lo pegado que estoy detrás de la señora queme esta poniendo en un punto de agobio bastante exagerado por culpadel calor que me provoca su generoso cuerpo, que me estaespachurrando muchísimo cuando sus nalgas grandes caen encima de mí.
    ¨No lo resisto mas¨, medigo yo en mis adentros por que ya no aguanto mas el agobio y el dañoque me hago en las rodillas con esta posición, así que decidocambiar y le suelto las tetas y me echo con el cuerpo hacia atrásponiéndolo recto, pero cuando me voy ha separar del todo, DoñaPilar me acompaña en el movimiento pegando su espalda en mi pechoponiéndose recta conmigo y me agarra con sus dos manos las míaspara llevarlas otra vez hacia sus tetas para que yo se las sigaagarrando, y ademas vuelve ha meterse otra vez bien duro toda miverga por su culo.
    La señora haciendo estosmovimientos me pega ademas su cabeza a la mía y gira su cuello paraempezar a besarme en las mejillas y en el lateral de la boca,demostrando con esta acción lo cachonda que esta y que no piensapara nada en dejarme escapar hasta que se corra por que no quierequedarse ha medias en el orgasmo.
    ¨Ufffffff¨, la verdad esque me siento abordado y un poco incomodo, parece que he desatado auna fiera por que la señora me besa cada vez con mas pasiónbuscando mi boca mientras me menea y se percute duro su culo con mipolla, a la vez que mueve mis manos con las suyas apretándose lastetas fuertemente para que yo se las note mucho mejor que antesponiéndome ya con estas acciones de zorra al borde de perder lacabeza.
    Pasan unos segundos y lamujer dentro de su calentura se aparta un poco de mi echando sucabeza hacia atrás despegando sus labios de mis mejillas paradecirme bajito con voz muy cachonda y melosa:


    DOÑA PILAR- ¡MuéveteMarquitos!, ¡siiii, por favor no te pares!, ¡uuuuuff!, ¡que estoyya a punto deee....!, ¡aaaaahhh..... siiiiii......gueeee......!.


    ¨Dios mio¨, que palabrasmas insinuantes y morbosas pienso yo en mis adentros a la vez que mequedo algo pillado por que me ha parecido que me ha llamadoMarquitos, pero a esto ultimo que ha salido de su boca apenas le doyimportancia, por que creo que ha debido ser una confusión de ella alnombrarme llamándome como si yo fuera su hijo.
    Con estas palabrasentendiendo claramente que Doña Pilar solo necesita un poco mas paracorrerse, y me siento con la obligación de darle a la señora lo queme pide para dejarla satisfecha y cumplir con sus suplicas, y sinesperar mas, en el momento que ella termina de hablar le estrujo lastetas con mis dos manos cogiendoselas con mucha fuerza, para asíempezar a mover mi pelvis rudamente hacia arriba percutiendo duro suculo con mi verga, dándole durisimo y muy rápido haciendo con estafollada descomunal que Doña Pilar empiece ha desatarse soltándomelas manos para apoyarse en el respaldo con ellas para poderinclinarse moviendo todo su cuerpo de atrás adelante, acompañándomeasí en las metidas de polla durisima que le doy sacandole ademas ala señora unos gemidos excitantes por lo morbosos que son.
    Doña Pilar empieza agemir con un ¨ahh ahh ahhhh¨ con mucha fuerza a la vez que se muevecomo una posesa aplastándome con su culo mientras que yo le doyfuertisimo a su traserote, sonando ya en el salón un ¨Plof plofplof¨, muy continuo cada vez que me golpeo con mi pelvis en suscachetazos del culo que parecen que tienen vida por como se muevenenseñándome a mi las carnes turgentes que tiene en ellos.
    Estoy desbocado metiendoleduro a la señora que empieza a convulsionarse demasiadoadvirtiendome que ya esta a punto de correrse, y en un empeñonfuerte que le doy a sus nalgas donde le meto del todo toda mi pollaadentro, dejo a la señora a puntito del orgasmo con esta tremendapetada, por que la señora chilla a pleno pulmón de dolor o deplacer, haciendo con esta tremenda petada que se suelte del sofáechándose hacia atrás sentando todo su gordo culo encima de mimientras se convulsiona moviendo todo su cuerpo, llegandole sin poderremediar y acallar sus gritos su tremenda corrida, dándole a laseñora un orgasmo gigantesto, donde se ve obligada ha echarse manoal coño frotándoselo con fuerza curvando todo su cuerpo para poderdisfrutar a tope la tremenda corrida que se esta pegando.
    Doña Pilar esimpresionante en el orgasmo y lo disfruta como una quinceañera, ytambién tiene que ayudar a que sea tan exagerado, que la mujer llevados años sin sexo y por eso parece que el orgasmo es gigantesco porcomo se mueve y por como se convulsiona.
    Pero lo que mas mesorprende son los muchísimos flujos que ella suelta por el coño,por que noto una humedad tremenda en mi entrepierna, proporcionadospor todos sus flujos vaginales que esta echando por culpa de sucorrida, que aparentan esos líquidos como si la mujer se hubieraorinado encima por lo chorreante y empapado que me esta poniendo.
    Doña Pilar sigue gimiendoalargando al máximo su orgasmo que parece que no tiene fin, por queella se sigue meneando acercando su cara a la mía para empezar abesarme mientras me rodea con su mano libre la cabeza, paraacariciarmela cuando empieza a besarme mas lascivamente que antesanudando su lengua con la mía.
    ¨Impresionante¨, es loúnico que se me ocurre pensar mientras disfruto del besazo que meda, pero no me quedo ahí por que yo todavía no me he corrido yestoy que salpico, y como la tengo todavía bien percutida con mimiembro en su culo y con mis dos manos en sus gordas tetas, aprovechoesto y le suelto su tetaza derecha dejando libre mi mano diestra, quela bajo hasta su coño poniéndola encima de la suya que se acariciael chocho dulcemente con ella, hasta que llego yo con la mía y leaprieto fuerte su chorreante coño hundiendole a la vez mi polla ensu culo empinando todo mi cuerpo al máximo poniéndome derechodetrás de ella dejándola sin aliento, por que noto en el beso quenos damos como la mujer me ha sentido a tope por como se ha detenidoen el roce de su diabólica lengua con la mía por lo dura que la hepenetrado.
    Me esmero en mi acto y nome detengo y empiezo otra vez un gran mete saca, consiguiendo con miempeño que la mujer se vuelva ha implicar conmigo moviendo sutremendo culazo hundiéndose mi verga iniciando los dos unagrandisima follada ropera.
    Yo me beso con ella conmucha pasión y mi mano es un torbellino en su coño, y consigo trasvarios apretones a su vagina que ella se quite la mano de el parallevarla hacia arriba, aprovechando ella este trayecto para pararseen su cintura y desanudar su cinturón de la bata para dejarlaabierta y que salgan sus dos turgentes tetas al aire tapadas tan solopor su sujetador rosa.
    ¡Dios mio que tetazas!,pienso yo cuando agacho mi mirada y se las veo perfectamente tapadastan solo por su sujetador que va ha explotar por la tremenda presiónque le hacen esas dos montañas de carnes, hasta que se tapa su tetaderecha con su mano sobándose el pezón mientras que yo le suelto laotra teta y la agarro de su cuello, soltándome ella con esta acciónel mio para llevarse sus dos manos a sus tremendas tetas que laslibera sacandolas de su sujetador, quedando para mi vista sus dostetazas desnudas muy caídas hacia abajo por culpa de la gravedad yde la gran masa de carne que tienen.
    Gracias a este movimientoque hace Doña Pilar me deja a mi solito con su húmedo coño, que lotiene empapado chorreandole las bragas, que me molestan muchísimopara poder tocarle bien todo el coño desnudo, así que aparto conmis dedos la molesta tela chorreante y descubro con mi tacto unavagina grande y larga con unos labios vaginales muy colgantes ylubricados ademas de ser muy carnosos, y gracias a sus chorreantesjugos que actúan muy bien de lubricantes, en un mínimo empujón quele doy, su coño me devora toda la mano tragandosela entera como sinada, dándole sin querer durisimo a su coño, y la obligo con estaacción tan repentina, a que tenga que levantar todo su pesado cuerpode encima de mi, para poder clavarse dentro de su coño casi toda mimano, que se adentra al máximo que puede dentro de su coño, que sele abre al máximo para poder follarse toda mi mano entera.
    ¨Oh si¨, ¨que bueno esesto que le hago¨, pienso yo, esta señora es una autentica lobadeseosa de sexo con muchísimas ganas de follar, por que esta tancachonda que me lo demuestra con la siguiente acción que hace, porque sin que yo haga o diga nada de primeras, es ella la querápidamente coge las riendas en la follada y empieza a botar contodo su cuerpo encima de mi mano, que se la clava todo lo que puededentro del coño buscando una penetración completa de mi mano, peropor la posición que tenemos la mujer todavía no consigue lapenetración completa, hasta que yo me doy cuenta de sus intenciones,y le aprieto fuerte de su cuello y la echo hacia atrás pegandola consu espalda otra vez contra mi pecho, consiguiendo yo así mucho masmargen de maniobra en mi mano, para poder ponerla en forma de cuñauniendo mis dedos y empezar ha percutirla de esta forma mucho masfuerte con toda mi mano, que en forma de cuña le entra mucho mejoren su coño, que se le lubrica mucho mas cuando yo muevo mi muñeca ymi mano en círculos dentro de ella, volviéndola con esta maniobraloca de gusto, por que estira todo su cuerpo echando hacia atrás sucabeza posandola sobre mi hombro mientras gime de placer y se sacudecon fuerza por el tremendo gustazo que le estoy regalando.
    Pero noto que la mujernecesita y quiere mas por que me mira con los ojos desencajados y medice chillando agarrandose una teta ofreciendomela para que yo se lachupe:


    DOÑA PILAR- ¡Chupame lastetas Marquitos!, ¡AAAAAYYYYYYY si que gusto de boca tienes!,¡Ayyyyy, si precioso mio sigue así con tu mano y no la paressiiiii, sigue, sigue, sigue, siiiii!, ¡follame Marquitos, sifollame, folla, siiiiii muchachote mio folla a tu madre con tu mano ychupame las tetas que estoy a punto de correrme siiiiiiiii!,¡ayyyyyyyyy coño me corro Marquitos, sisisisiiiii, me corro yallega si, no pares, no pares que ya llega Marquitos!, ¡AAAAHHHHH!,¡SSSIIIIIIIIII me corro SSSSSSIIIIIIIII, ¡sigue por favorMarquitos!, !sigue y no pares y sigue chupándome las tetasAAAAHHHHHHHH!.


    Esta vez el nombre deMarquitos lo he escuchado perfectamente, seguramente la mujer piensaque yo soy su hijo, no sera que Doña Pilar se encamaba con su hijoantes de que muriera, por que si no, no se entiende que grite a plenavoz mientras se corre el nombre de este si no se lo ha follado antes,y por eso entiendo que algo debió de ocurrir entre ambos de ámbitosexual cuando el estaba vivo, por que si no no entiendo por que gritasu nombre.
    Pero ante esta sorpresa nodigo nada y me quedo callado sin hacer ninguna observación de laconfusión de ella al nombrarme, dejando escapar la oportunidad depreguntarle por que me llama Marquitos y saber lo que me contesta,pero no me atrevo por temor a que se quede cortada al sentirsedescubierta y por eso me quedo tan callado pero sabiendo que algo delo que me imagino entre ellos ha ocurrido.
    Pasan unos segundos ydiciéndome estas palabra tan sórdidas Doña Pilar, me hanenvalentonado mucho mas, y ya me importa muy poco el escándalo queestamos organizando, y sin importarme nada todos los alaridos queesta pegando le sigo chupando muy fuerte con mi boca su pezón queesta como una roca de duro, mientras le meto varias petadas de mano asu coño que son acojonantes de lo bestias que se las doy, que hacenque Doña Pilar se vuelva a correr otra vez sin remisión alguna,dando ya unos gritos súper sonoros que se deben escucharperfectamente en toda la casa por lo ruidosos que son cuando seempieza ha correr salvajemente por segunda vez gritando a plenopulmón:


    DOÑA PILAR- ¡Ah ah ahah!, ¡si si si si si Marquitos!, ¡sigue, sigue, sigue que me corrootra vez, AHHHHHHH MARQUITOSSSS!, ¡AH, AH, AH, AH,AHHHHHHHHHhhhhhhh!.


    ¡Que chillidos!, piensoyo cuando noto un rio de flujos esparcirse por mi mano cayendo todosencima de mi entrepierna poniéndome perdido de ellos, pero la mujerme deja asombradisimo por la tremenda cantidad de flujos que hasoltado por el coño con esta tremenda corrida que ha tenido, y no meimporta nada que me haya puesto chorreando los pantalones por queestoy orgullosisimo de haberle dado esta grandisima satisfacción aesta señora que necesitaba tanto tener este desahogo aunque meconfundiera con otro.
    Yo le saco lentamente lamano de dentro del coño dejandomela chorreando de fluidos, y leacaricio con ella sus labios gordos de la vagina que están empapadosal igual que su braga, que esta encharcada echada a un lado de suingle dejándome por completo su deliciosa vagina al aire.
    Siento que la mujer notermina de correrse, y por eso le quito la mano del coño y dejo dechuparle el pezón liberando su teta por completo, pero veo que ellano tiene suficiente, por que súper ansiosa por culminar otroorgasmo, se echa las dos manos al coño para meterselas dentroabriéndose sus gordos labios vaginales para que le salgan mejor suschorros de esperma de su clítoris que parece una fuente, chillandola mujer cada vez mas fuerte con cada chorro que suelta, quedándosetambién cada vez mas desvanecida cayendo poco a poco de lado en elsofá, hasta que con su ultimo chorro se queda tirada encima de elrecuperando el aliento.
    Doña Pilar se estacorriendo salvajemente, su orgasmo esta siendo súper extenso por queno termina de culminarse, por que la señora se sigue convulsionandoa los lados poniéndose boca abajo encima del sofá acallando susgemidos con el.
    Entonces yo me separo deella quitándome sus pesadas piernas de encima para levantarme delsofá quedándome de pie mirando como ella se corre y mueve supandero, que se le queda desnudo por que su bata se abre por completocayendo a un lado de su cuerpo, dejando sus dos gordas nalgasdesnudas para mi vista, por que sus bragas están metidas enteras enmedio de esas montañas, dejando sus cachetes al aire para que yo selos vea con mis ojos lo blancos y gordos que son.
    La señora por fin terminade correrse dando unos últimos suspiros, y se mantiene unos segundosboca abajo muy quieta con sus dos manos todavía metidas en su coño,hasta que recobra el aliento y se saca sus dos manos para apoyarse enellas y darse la vuelta para ponerse boca arriba mirándome a la carapara decirme muy colorada y sofocada:


    DOÑA PILAR- ¡DiscúlpemeMarq.... Paulo!, ¡no se lo que me ha ocurrido!, ¡de verdad esto noes lo que parece!.


    ¡Pero bueno!, pienso yoen mis adentros, esta señora se cree que yo soy tonto, ahora es ellala que quiere reírse de mi inteligencia pienso yo, no se atreverácon esta desfachatez que muestra ahora mismo diciendo esto a dejarmea medias sin correrme dando por terminado todo el jugueteo que nostraemos entre manos, ¨no se atreverᨠpienso yo, pero la cosa nose queda ahí por que todavía viene lo peor por que me dice muydescarada con cara de soberbia:


    DOÑA PILAR- ¡Esto hasido provocado por la discursion que he tenido antes con mi maridoque me ha exaltado y usted se ha aprovechado de todo esto paraembaucarme ha hacer este acto tan deplorable con usted!, ¡por que sino, jaaaa!, ¡esto no hubiera pasado nunca por que yo soy toda unaseñora que siempre va con la dignidad por delante y con la cabezamuy alta!, ¡y que nunca seria capaz de avergonzar de esta manera asu familia siendole infiel a su esposo con cualquier hombre que lapretenda!, ¡así que hágame el favor y no me mire así con estosojos de conejo degollado a lo que yo le digo!, ¡por que segura estoyde mi misma!, ¡que esto que ha ocurrido entre nosotros nunca hubierapasado si yo hubiera estado en mis cabales!, ¡lo que ha pasado esque me he dejado llevar por el tantisimo tiempo que llevo de castidady por eso mi cuerpo me ha pasado una mala jugada traicionándome sinpoder yo retenerlo en sus impulso y nada mas!.


    Estoy flipando con lo queescucho, me lo esta diciendo tan seria que me lo estoy creyendo, porque para nada se puede llegar a imaginar alguien, que una personapueda cambiar tanto de actitud en apenas unos segundos, pasando deser una tía súper cachonda a una frígida gritona mal encarada.
    Yo no le respondo, solomiro hacia abajo mirando mi tremenda erección y la enorme mancha queme ha dejado ella con sus fluidos, poniendo mis pantalones clarossúper oscuros pareciendo como si me hubiera meado, pero a sus quejasno le replico y no digo nada y la ignoro totalmente poniendo cararara a lo que ella me dice sin nada de veracidad.
    Doña Pilar sigue en supapel de mujer ultrajada y obligada a lo que ha sucedido hace uninstante, y para continuar ella con su falsa, muy digna se agarra susujetador y esconde sus dos tetazas en el, para después cogerse labata para incorporarse levantándose del sofá, para volver haanudarsela a su cuerpo abrochándose el cinturón en la cinturatapando así todo su cuerpo, para volver después de arreglarse hasentarse otra vez en el sofá para decirme indignada mirándome conuna jeta de asco impresionante:


    DOÑA PILAR- ¡Ni se leocurra pensar que yo soy una cualquiera!, ¡por que de eso nanai!,¡yo soy una mujer muy digna y señora de su casa!, ¡y que nunca sedejaría llevar por estos actos tan impuros y vergonzosos si notuviera una escusa!, ¡así que olvídese ya de todo lo ocurrido porque nunca mas se va ha repetir!, ¡y ni se le vaya a pasar por lacabeza decirle algo a mi esposo!.


    Pero esta señora que seha creído conmigo, esto ya me esta cabreando, vale que quieradisimular un poco haciéndose la tonta, pero esto ya pasa de castañoa oscuro, yo no soy ningún violador y para nada la he obligado haactuar así conmigo, por que ella lo ha hecho por que ha querido, asíque se deje ya esta señora de difamarme y de decir tonterías conacusaciones vanas sin ningún valor, por que al final me va haenfadar de verdad como me siga hablando de esta manera tan asquerosa,así que antes de que me vuelva ha hablar le digo yo algo enfadado:


    YO- ¡Mire usted DoñaPilar!, ¡yo puedo ser muchas cosas!, ¡pero un violador se que no losoy!, ¡lo que ha ocurrido entre nosotros!, ¡ha pasado y ya esta!,¡así que no le de mas vueltas al asunto!, ¡por que yo no voy apensar de usted nada de lo que me dice!, ¡por que para mi es unamujer mas con la que he tenido un tonteo y ya esta por que no va hapasar de ahí!, ¡y si tanto le moleta lo que ha ocurrido!, ¡losiento mucho por no poder borrarlo de su mente!, ¡pero yo no soy elresponsable de que usted no se haya sabido controlar en susimpulsos!, ¡y si lo que le preocupa es que yo se lo cuente a suesposo!, ¡no se preocupe señora que yo soy todo un caballero quenunca diría nada de lo que hace con una mujer en la intimidad!, ¡asíque espero que con estas palabras que le he dicho haberme explicadobien en todo lo que pienso de lo ocurrido y en como soy, DoñaPilar!.


    Doña Pilar se quedacalladisima mirándome a los ojos con cara de sorpresa y de asombro,por que para nada ella esperaba esta reacción mía tan calmada, queha sido a la vez como una metralleta con mis palabras, mostrando youna actitud tranquila y sosegada sin llegar ha exaltarme nadalevantando la voz, dejando a la mujer sin recursos ante mi actitud,por que la señora esperaba que yo perdiera los estribos y meencarara iniciando una discursion entre ambos como ella estaacostumbrada, esperando la mujer que saliera de mi boca el trato tanviolento y agresivo que le da su esposo cada vez que discuten,esperando Doña Pilar en sus adentros que conmigo sea igual deagresivo y de violento, quedándose la mujer así de sorprendida yasombrada con mi actitud.
    Doña Pilar pierde eltiempo en provocarme, por que conmigo no va así la cosa, por quegritándome no va ha conseguir nada de lo que ella esta acostumbradaque es liar un buen follón, por que no hay cosa que odie yo mas enel mundo que discutir pegando voces y chillidos soltando improperios,esa actitud violenta es que no la soporto, y siempre que puedo en unadiscursion, intento esquivar las voces y los chillidos y hablar contranquilidad, diciendo las cosas como son sin perder los estribos,comportándome como una persona adulta y madura que soy.
    Parece que esta actitudmía le gusta a la señora, por que después de escucharme laspalabras tan bien dichas que le he soltado, le vuelve ha cambiar elsemblante, volviendo ha comportarse cariñosamente conmigo comoestaba antes, y muy calmada y mucho mas melosa, la señora me dicealgo avergonzada por la actitud que ha mostrado conmigo:


    DOÑA PILA- ¡PerdónemePaulo!, ¡es que estoy muy mal de los nervios y me he dejado llevarpor mi genio!, ¡discúlpeme por favor de todo corazón por laspalabras tan estúpidas que le he dicho!, ¡usted no tiene la culpade nada!, ¡al revés se ha comportado en todo momento muy bienconmigo consolándome!, ¡y por eso le estoy muy agradecida!.


    Esta mujer es muy bipolar,lo mismo se pone ha llorar, que se vuelve loca gritándome heinsultandome, o se suelta la melena convirtiéndose en una diosa delsexo, esta mujer es dificilisima de entender, menos mal que lo que lehe dicho con mis palabras ha surgido efecto, y su semblante y actitudvuelven ha ser como eran antes, convirtiéndose Doña Pilar en unaautentica monja de lo buena que parece, por que fija sus ojos en mientrepierna viendo la gran mancha que hay en mis pantalones a la vezque me ve la gran erección que tengo, y le cambia hasta su tono devoz, que la pone muy dulce como si fuera mi propia madre la que mehabla, y alargando sus dos brazos me dice:


    DOÑA PILAR- ¡Anda hijomio!, ¡mira como te he puesto de manchado el pantalón!, ¡venprecioso mio!, ¡acercate a tu madre!, ¡que voy ha intentar sacartela mancha del pantalón para que no se te vea tanto!.


    Otra vez igual que antesconfundiéndome con su hijo, esta señora me deja cada vez mas claroque flirteaba o hasta se follaba a su hijo por como me trata, pero yolo intento disimular y me comporto como ella quiere dejándome llevarpor la situación actuando como si fuera su hijo, mientras la mujerni corta ni perezosa al ver mi lentitud en la reacción, decide serella la que vuelva ha coger la iniciativa, y se aproxima hacia miarrastrando todo su culazo por el sillón hasta que llega a tocar micuerpo con sus dos manos y las pone en mi cintura, y bajando lasmanos tocándome las piernas se aproxima al máximo a mi, hasta quequeda totalmente pegada con todo su cuerpo chocandome con sus dosenormes tetas en los muslos acariciando mi dura entrepiernaponiéndose otra vez cachonda, por que levanta su cabeza y me mira alos ojos para decirme muy melosa mientras me aprieta la polla con susmanos restregándolas por toda la mancha:


    DOÑA PILAR- ¡Uhhhmmmmhijito mio!, ¡parece que la mancha no va ha salir si solo uso lasmanos!, ¡tendré que utilizar algo mas para poder sacar la mancha!.


    Con este apretón de susmanos en mi verga, me ha aplastado el pantalón por los ladospegandomelo al máximo sobre mis piernas, y siento como el bote delubricante que antes me guarde en el bolsillo me hace daño, esto mehace dudar, por que el bote se me marca muchísimo y se me ve asimple vista, y como Doña Pilar me lo descubra y vea que llevo ungel lubricante en el bolsillo, le pueden crear algunas dudas ysospechas chungas del por que yo llevo un gel lubricante en elbolsillo si se supone que he estado toda la tarde con las niñas enmi casa.
    Pero la mujer ni le prestaatención al bote, y sigue a lo suyo intentando quitarme la manchadel pantalón bajando ahora su cabeza mirando de cerca mientrepierna, y se queda a escasos milímetros de mi verga con suboca, y apretándome muy fuerte el bultaco con sus dos manos me marcala polla a tope en el pantalón, y se calienta muchísimo mirándolay me dice con voz de salida y cachonda pensando otra vez que soy suhijo:


    DOÑA PILAR- ¡Hijo mio!,¡tendré que usar mi lengua para llenar de saliva el pantalón paraque salga la mancha!.


    Y tras decir esto, veocomo Doña Pilar saca toda su lengua y la posa encima de mi bulto, yla circula con su punta por todo el contorno del diámetro que se medibuja en el pantalón, pasando toda su lengua por todo mi prepucioque la noto muy dura en el, por que la señora me aprieta demasiadodegustando con su lengua el sabor que me ha dejado en el pantalóncon su corrida, y me da tanto gusto que es increíble el placer quesiento, que hace que reaccione a sus lenguetazos agarrando con mismanos su cara para acariciarsela muy dulcemente con ellas.
    Doña Pilar se emocionacon la delicadeza que le muestro acariciando sus mejillas, y paradevolverme el favor por mis atenciones tan delicadas, abre toda suboca al máximo y se mete toda la punta de mi verga entera llenándosela boca, con el único inconveniente de llevar yo puesto todavía elpantalón, que me estorba muchísimo para sentir su boca, pero aunasí teniendo la verga tapada, gracias a la glotonería que memuestra Doña Pilar, puedo sentir en mi polla bastante bien con lasganas que le pone a la mamada, todo el calor y toda la humedad quedesprende su tremenda boca glotona, que se aprieta al máximo a micapullo a la vez que pasa toda su lengua muy fuerte por todo micontorno haciéndome hasta daño, hasta que tras varias chupadasfuertisimas se saca todo mi bulto para levantar su cabeza paramirarme a los ojos y decirme un poco atragantada tratándome otra vezmas como si fuera su hijo:


    DOÑA PILAR- ¡Hijitomio!, ¡que dulce y amable eres conmigo!, ¡estas hecho todo unamor!, ¡siempre has sido mi ojito derecho preocupándote por mi!,¡por eso hoy quiero agradecerte todas las atenciones que has tenidoconmigo toda la vida!, ¡y por eso hoy pienso regalarte lo quesiempre has deseado de mi!, ¡y por eso te voy a dar una buenamamada!, ¡por que te la mereces y ademas hace mucho tiempo que te laprometí!, ¡así que desabrochate el cinturón que vamos a empezar!.


    Joder con esta señora, yase que tenia algo con su hijo, por que estas ultimas palabras me lohan confirmado, y volviéndome loco me digo a mi mismo. ¨Dios quecachonda esta la señora¨, y nerviosisimo como un quinceañeroansioso por empezar, le quito las manos de la cara y me las pongosobre mi cinturón empezando ha desabrocharlo muy torpemente, y mirohacia abajo y también veo la ansiedad que tiene en el rostro DoñaPilar por empezar a mamármela, por que la cachonda se esta hastarelamiendo la boca por la impaciencia que tiene por tener ya mi vergadentro de la boca.
    Pero antes de poderdesabrocharme por completo el cinturón y empezar con la mamada, seescuchan gritos por el pasillo, y ademas se oye el ruido de la puertadel dormitorio de Don José cuando se abre y se cierra con unportazo, que nos hace morirnos a los dos de miedo por serdescubiertos.
    La mujer enseguida mesuelta la polla mientras que su esposo le grita improperios cada vezmas cerca del salón, es tanta la angustia de Doña Pilar, que noaguanta mas el suspense que tiene por verlo aparecer, y muerta demiedo se tira al suelo metiéndose debajo de la mesa tapándose conlas enaguilas, quedando escondida debajo de la mesa mientras me mirahaciéndome un ¨Shuuuuu¨, a la vez que me indica con señas que lediga a su esposo que ha salido y que no esta en la casa, y apareceDon José en el salón al grito de ¨Vaga de mierda me vas ayudar¨.
    Menos mal que el sofáesta a dos escalones de altura del pasillo y del resto de la casa,por que la parte del salón de estar es de doble altura, lograndogracias a esto, que Don José solo pueda ver la parte trasera delsofá junto con mi cabeza saliendo del respaldo cuando el aparece enel salón gritando a pleno pulmón, y con furia se gira hacia mibuscando a Doña Pilar para increparle mas, pero como no la ve, sequeda quieto y pillado con el insulto en la boca que era para suesposa.
    El hombre por llamarlo dealguna forma, se queda cortadisimo al verme con la cabeza giradahacia el con cara de desprecio, que le hace cambiar rápidamente suactitud poniéndose muy sosegado disculpándose conmigo diciéndome:


    DON JOSE- ¡PerdónemePaulo por los gritos!, ¡pero es que esta mujer me tiene harto!,¡siempre me saca de quicio!, ¿y donde esta ahora?, ¿donde coño seha metido?, ¡que ha salido de la casa!.


    Yo le muevo la cabezaafirmando a su pregunta, diciendo el seguidamente de su esposa al vermi respuesta y al darse cuenta de que estamos solos en la casa:


    DON JOSE- ¡Pero dondecoño habrá ido sin las gafas!, ¡si esta mujer no ve una mierda sinellas!, ¡seguro que ha liado una escenita suya y ha salido llorandode la casa olvidándose hasta las gafas!, ¡si es que no se que voyha hacer con ella es una teatrera!, ¿verdad Paulo que ha montado unaescenita?.


    Yo sin saber que decir,solo le muevo la cabeza afirmativamente por que se me corta hasta elhabla de lo nervioso que estoy, y el hombre se da cuenta de miactitud y de mi aspecto por que estoy colorado y muy transpiradoademas de sudoroso, pero el piensa al verme así, que mi nerviosismoes causado por que estoy violentado por el espectáculo tan dantescoque ellos me están brindando, y en un alarde para justificar susgritos y su comportamiento tan violento, el muy hijo de puta me dicecon una voz de no haber roto nunca un plato para hacerse mi amiguetepara darle así yo mi complacencia y razón a su mierda de actitudque tiene con su señora:


    DON JOSE- ¡Usted sabecomo son los matrimonios de muchos años casados!, ¡siempre estánriñendo por que ya no se soportan!, ¡por eso usted no se preocupepor la riña y tranquilícese!, ¡que la cosa no va ha pasar amayores!, ¡me pondré cualquier cosa que encuentre ya que mi mujerse ha ausentado para ayudarme y en cinco minutos nos vamos!.


    Y dándose la vuelta elviejo cabrón, no espera ni mi respuesta y les grita a las niñas:


    DON JOSE- ¡Niñas!, ¿osqueda mucho para terminar?.


    A lo que se oye por lasescaleras una vocesita que dice. ¨Cinco minutos mas abuelo y yabajamos. ¨Plafff, Ayyy¨. ¨Joder ¨, pienso yo al escuchar el golpey ese ultimo quejidito de la niña, pensando en mis adentros queseguramente se tienen que estar haciendo algo lascivo entre ellasmetiéndose mano por el gustoso gemido que he escuchado venir dearriba.
    Pero el abuelo no lespresta atención, y con un. ¨De acuerdo¨, se gira hacia sudormitorio diciéndome que no va ha tardar mucho en volver, y se meteen el dormitorio cerrando la puerta dejándome a mi de nuevo a solascon su señora, que al escuchar todo lo que su esposo me ha dicho deella tan desagradable, sale de debajo de la mesa muy cambiada en suactitud, con una pose alterada y sin ningún miedo, convencida ydispuesta ha dejarse llevar en todo lo que le pida su cuerpo hacerconmigo.
    Estoy sorprendidisimo delgran cambio de carácter que tiene Doña Pilar, que nada mas oír lapuerta del dormitorio cerrarse, aparece de su escondrijo y me coge dela mano para ayudarse con ella ha incorporarse del suelo, paradespués tirar de mi mano para que la siga por el salón hastameternos dentro del cuarto de baño que hay en la planta baja de lacasa, cerrando Doña Pilar con pestillo la puerta, quedándonos losdos a solas y ocultos de miradas indiscretas que nos molesten dentrodel baño con muy poca luz, por que con las prisas se nos ha olvidadodarle al interruptor que esta afuera para encender la luz, menos malque por la ventana entra algo de claridad de la calle y puedovislumbrar su cuerpazo y verle bien la cara.
    La señora nada mas cerrarla puerta, se gira hacia mi colgándose de mi cuello para plantarmeen la boca un morreo de aúpa, poniéndome ya con este besazo súpercachondo, reaccionando yo a su beso jugoso estrujándole con mis dosmanos los cachetes gordos de sus nalgas, poniéndome con sustremendas carnes traseras a mil, mientras que ella no se desenganchade mi cuello acariciándome ademas el pelo de la cabeza muydelicadamente con sus dos manos, dándome un gustazo impresionantecon su boca y con su lengua juguetona, que parece una culebra de loviva que esta, hasta que se despega de mi para decirme algo nerviosapor el momento tan excitante que estamos viviendo:


    DOÑA PILAR- ¡VengaPaulo!, ¡no perdamos mas el tiempo y desnudate!, ¡que quierochuparte la polla y no nos queda mucho tiempo!.


    Esta vez me ha nombradopor mi nombre, parece que ya se le ha pasado la tontería de hablarmecomo si fuera su hijo, pero en verdad ese comportamiento me poníamuchisimo por que me imaginaba un montón de cosas entre ella y sudesaparecido hijo, pero yo estoy cachondisimo perdido y loco porsentir de una vez por todas su glotona boca tragarse toda mi verga,pero por culpa de mi calentura, no dejo de toquetearle el cuerpo conmis dos manos, y no llego a desnudarme por que parezco un pulpo conmis tentáculos metiendole mano a todas sus carnes prietas que son unplacer para el tacto cuando las toco a través de su bata roja.
    Como se me ha retirado unpoco para hablarme, con mis manos me centro mucho mas por culpa de ladistancia en sus gordas tetas, que se las magreo con gusto sobre labata roja que se le abre un poco enseñando como están tapadas porel sujetador.
    Pasan varios segundosdonde yo la desnudo por completo quitandole la bata dejándola enropa interior, y así mas desnudita le magreo las tetas con masgusto, hasta que ella vuelve a coger las riendas de la situación, ycon mucha fuerza me agarra las dos manos y las quita de sus pechos yse da la vuelta conmigo detrás de ella como un pelele sentándomebruscamente encima del inodoro, para seguidamente arrodillarse en elsuelo para ponerse en medio de mis piernas, y poder así en estaposición empezar ha desabrocharme el cinturón para bajarme elpantalón.
    Doña Pilar por fin loconsigue y me baja por completo el pantalón y los calzoncillos hastadejarlos en los tobillos, quedando mi dura verga mirando hacia arribacomo el mástil de una bandera de lo empinada y dura que esta, ymirándolo ella con mucha lascivia y descaro me la agarra de la basecon su mano derecha apretándola con fuerza poniéndola mucho masfirme que antes, y viendo ella mi gran erección de polla que tengole cambia hasta la cara y me dice otra vez hablándome como si fuerasu hijo:


    DOÑA PILAR- ¡Que buenapolla tienes Marquitos!, ¡te la voy a chupar como te prometi en sudia!.


    Y tras decir esto, DoñaPilar abre toda su boca al máximo y se mete mi polla de un envitehasta la mitad del tronco, pero se detiene unos segundos en seco pararespirar un poco y concentrarse, y tras ese tiempo de reflexión,noto como une sus labios alrededor de mi polla apresándola confuerza, dándome en mi espalda un tremendo escalofrío, cuando sientosu diabólica lengua circular por la boquita pequeña de mi pollaabriéndola con la punta, dándome un gustazo con dolor que me hacehasta doblarme echándome sobre ella agarrándola y rodeandole lacabeza con mis brazos apretándosela con fuerza para detenerla.
    Pero no consigo nada, porque Doña Pilar sigue con su mamada con mucho mas ahínco dejándomeya hecho polvo por el dolor de polla que me hace, hasta que trasvarias pasadas durisimas de su lengua, me empiezo ha acostumbrar a lapunta de su juguetona lengua abrirme la boquita de mi polla,empezando por fin ha poder soportar este incomodisimo dolor que mehace en la verga, convirtiéndose tras varios minutos de suplicio enuna gran mamada experta de placer, donde la señora gana muchísimoprotagonismo con su boca embarcandome en una chupada espectacular.
    ¨Joder con la señoracomo me la chupa de fuerte¨, pienso yo con el comienzo que me da conesta mamada tan heavy, pero ella no se detiene nada en la rudeza queme desencadena en la polla, y continua un buen rato martirizando miverga con su lengua, importándole muy poco los quejidos de dolor queyo suelto por mi boca, buscando con esta actitud egoistamente supropio beneficio y placer reprimido durante todo este largo tiempo,sacándose todas las ganas que tiene de polla conmigo, esmerándosela señora mucho mas en su maniobra mamaria empezando a usar muchomas su lengua que se esta convirtiendo en un verdadero martirio parami polla.
    Hasta que lentamente notocomo se va quedando satisfecha con esta primera tragada que me hadado que ha sido descomunal, y empieza a recular subiendo su cabezahasta dejarse solo mi prepucio metido dentro de su boca, para empezara mamarlo como si fuera una niña pequeña tomando su biberón,apretando sus labios fuertemente a mi capullo, usando su lenguahábilmente lamiéndome la punta de la verga fenomenalmente bien conella, logrando con esta mamada exquisita que me da con su boca, quese me pase el dolor que me ha causado antes y que se me escape algúngemido de gusto por la boca.
    Pero lo mejor esta aun porllegar en la mamada, por que tras varios minutos chupándome así deincreíble, se saca mi capullo de la boca y me la empieza ha chuparde canto como si tocara una armónica subiendo y bajando por el ladode toda mi inhiesta polla, dándome bocaitos con sus dientes a la vezque me chuperretea con su lengua el lateral de mi tronco bajandohasta llegar al inicio de mi huevos, para ir subiendo lentamenterepitiendo la acción al contrario hasta llegar de nuevo a la puntade mi verga para hacerme lo mismo que antes y chuparmela como sifuera un biberón.
    Que maestría tienensiempre las maduras a la hora de chupar, por que demuestran todas susdotes adquiridas con la experiencia de años que tienen en darlemamadas a sus esposos, logrando un grado de habilidad y maestría ala hora de tragar verga que es impresionante, por que esta señora esuna diosa en hacer mamadas, por que se le nota toda su pericia usandotan solo la boca sin ayudarse de las manos, y me lo demuestravolviendo ha chupármela otra vez de canto, pero siendo esta vez porel otro lado de la polla que me la esta llenando de babas.
    Estoy en la gloria con lachupada tremenda que me esta dando, por que esta señora se estaesmerando demasiado en darme placer, y lo esta consiguiendo conmatricula de honor por que me esta dejando asombrado por lo dulce ymorboso que me esta lamiendo la verga, por que sin duda alguna DoñaPilar es una autentica maestra en tragarse pollas.
    Y tras varios segundos deplacer inmenso que me da con su boca, Doña Pilar vuelve a subir otravez hasta arriba la cabeza, circulando su boca por todo el canto demi polla hasta que la pone en mi capullo y empieza a mamármela comosi fuera un biberón, pero esta vez me sorprende por que intenta y mehace una garganta profunda increíble, por que a la primera en unsegundo se traga toda mi polla como si nada hasta que le llega a lagarganta, pegando la mujer alguna tos cuando le toco la campanillacon la punta de mi polla.
    Doña Pilar por latremenda tragada rápida que me ha dado se ha atragantado un poco yse ha detenido, pero ella no se despega de mi polla aunque seasfixie, y aguanta unos segundos la tos con toda mi polla metida enlo mas hondo de su garganta, que la siento yo en mi verga muy angostapor los rebuznos que ella pega para poder respirar y no morir en elintento.
    Impresionante, me tieneloco la señora con su tremenda glotonería que tiene, pero la cosano se queda ahí, y levantando su cabeza sacándose hasta la mitad demi verga de la boca, respira hondo y pone sus dos manos en misrodillas a la vez que se incorpora un poco levantando su cuerpo, paraquedar así en una mejor posición para lo que va intentar hacer acontinuación.
    Doña Pilar esta preparaday a punto para iniciar lo que tiene pensado hacerme, y tras unossegundos de preparación, se siente ya lista para comenzar, y sinesperar mas tiempo, flexiona sus dos brazos que están apoyados consus manos sobre mis rodillas y le mantienen su cuerpo erguido, peropoco a poco Doña Pilar flexiona sus brazos y va bajando su cabezalentamente introduciéndose toda mi verga en la boca, hasta que llegaa lo mas hondo de mi polla tragandosela otra vez entera bajando asíde fuerte su cabeza, hasta que consigue su propósito y me pega unatremenda garganta profunda, metiéndose también casi la mitad de misdos huevos dentro de su ancha boca.
    Pero después de unossegundos aguantando la asfixia, Doña Pilar se saca toda mi pollaentera de la boca cuando estira por completo sus brazos levantando sucabeza, para después de unos segundos donde saborea con su lengua miprepucio, vuelve ha flexionar los brazos rápidamente con su glotonaboca súper abierta, dándome una tragada de polla impresionante,repitiendo la señora esta acción cada vez mas rápido, dándome ungustazo con su boca impresionante que me deja desnortado, haciendo lamamada Doña Pilar cada vez mas dura y violenta, dándome ya unaespectacular mamada que dura varios minutos, hasta que la mujer muysofocada y cansada de tragar polla, se deja caer hasta lo mas hondoque puede flexionando sus brazos metiéndose toda mi verga hasta elcorvejón dentro de su boca, moviendo a la vez que se la traga a topesu cabeza hacia los lados, echándome con estos movimientos un montónde babas que se le escapan por el lateral de su boca por lo abiertaque esta para poder tragarse mi tranca toda entera, dejándome yaloco de placer con esta súper mamada que me da.
    Es impresionante como setraga la polla enterita esta señora, pero la cosa se sigue poniendoaun mejor, cuando Doña Pilar levanta su cabeza y me mira con toda mipolla desaparecida dentro de su boca y al ver como yo la miro mesonríe como puede, por que no quiere que se le escape nada de verga,y mirándome fijamente a los ojos sube su cabeza lentamenteapretándome con sus labios fuertemente la polla hasta sacárselaentera de la boca, para relamerse las babas colgantes que le hanquedado para decirme otra vez hablándome como su fuera su hijo:


    DOÑA PILAR- ¡Uhhhmm querica tienes la polla Marquitos!, ¡estaría toda la nochechupandola!, ¡uhmmm que rica esta!, ¡y lo gorda y grande que latienes!, ¡uhmmm me gustaría metermela por el coño!, ¡dimeMarquitos!, ¿quieres follarte a Mami!.


    ¡Guau, joder si!, me digoa mi mismo mientras le sonrío y le contesto haciéndome pasar por suhijo siguiéndole el juego:


    YO- ¡Me encantaríafollarte Mami!, ¡por que no te quitas las bragas y te subes encimamía y me pegas una buena cabalgada!, ¡asi de esta forma disfrutamoslos dos!.


    Doña Pilar, al escucharmea mi hablarle así como si yo fuera su hijo, se descoloca un poco porque no se esperaba que yo me comportara así, pero parece que estaforma de dirigirme a ella como si fuera mi madre le gusta, por queentendiendo el juego que me traigo entre manos con ella parece serque lo acepta, por que sin ningún reproche a mis palabras agacha sucabeza desviándome la mirada, para volver a cogerme la verga con lamano para metersela otra vez toda entera dentro de la boca de untirón, dejándome fascinado por la tremenda facilidad con que se laha tragado, continuando la acción marcando un ritmaco en la mamadaque me vuelve loco de placer, llevándome la mujer con su glotoneríaal borde de tener un orgasmo sintiendo su juguetona lengua circularpor todo mi capullo mientras que con su mano derecha me pajea conrabia cuando se la saca de la boca, sintiendo yo ya con estos actosunos latigazos en mi entrepierna que me previenen de mi prontacorrida.
    Estamos en lo mejor de lamamada, y estoy a punto de salpicar y bautizarle así con mi lechecalentita la boca a la señora, pero de repente se oye la puerta deldormitorio, saliendo de el Don José que llega hasta el salón, y alno verme allí grita mi nombre preguntando donde estoy.
    El miedo y el caos vuelveotra vez al baño por el terror que le causa a Doña Pilar la voz yla presencia de su esposo, y temblorosa pero todavía con toda miverga bien metida dentro de su boca con mis brazos rodeandole lacabeza, reacciona, y me suelta la verga de su boca dejando de apretarsus labios en ella, y poco a poco sube su cabeza mientras yo le dejoque se levante por completo, pero se queda arrodilla en medio de mispiernas con sus dos manos cogiéndome la base de la polla mientrasgira su cabeza hacia atrás mirando a la puerta con cara de terror,para después de escuchar a su esposo preguntar donde estoy yo,girarse hacia mi haciéndome señas con ella moviendo sus labios paraque yo le responda que estoy aquí.
    Nada mas entender lo quela señora quiere que haga y diga, sin esperar mas grito:


    YO- ¡Estoy en el bañoDon José!, ¡enseguida salgo!.


    Pero el viejo no me oyebien según dice el mientras se acerca a la puerta pegando su cabezaen ella diciéndome:


    DON JOSE- ¿Esta usted ahíPaulo?.


    A lo que yo le respondogritando mas:


    YO- ¡Si Don José aquíestoy!, ¡es que estoy un poco indispuesto!, ¡pero no se preocupeque enseguida salgo!.


    Pero el hombre ve queestoy a oscuras, y apretando el interruptor enciende la luz dentrodel baño diciendo a la vez:


    DON JOSE- ¡No se ha dadocuenta que esta a oscuras por que no ha encendido la luz!, ¡no sepreocupe que yo se la enciendo, y no tenga prisa que lo esperamos eltiempo que necesite!.


    Y notamos Doña Pilar y yocomo Don José se despega de la puerta y se va para adentro de lacasa, pero se escucha también a las niñas que bajan corriendo porlas escaleras diciéndole una de las gemelas a su abuelo que si nosvamos ya, a lo que le responde el viejo que en el momento que yosalga del baño nos vamos.
    Las niñas al escuchar loque dice Don José, se desilusionan y me gritan que no tarde mucho ensalir del baño por que tienen hambre y quieren cenar, provocandonossin darse cuenta con sus palabras a Doña Pilar y a mi, unnerviosismo y una presión terrible que nos descoloca demasiadodeteniéndonos en seco en nuestro acto, por que durante todo estetiempo, no nos hemos movido nada quedándonos muy expectantes a loque sucede afuera del baño.
    Doña Pilar se pone muynerviosa, y moviendo su cabeza negativamente me suelta la verga y seapoya en mi rodilla levantándose del suelo, mientras yo le sujeto lamano cuando va ha darse la vuelta para coger su bata, y me levantodetrás de ella mientras me da la espalda y se inclina para recogersu prenda roja del suelo mientras se niega a continuar, dejándome ami súper erecto dándole con la punta de mi verga en medio de susnalgas cuando se empinan para coger la bata del suelo, aprovechandoyo esta situación para soltarle la mano para poner las dos míasagarrándola de su cintura a la vez que muevo mi pelvis y la percutocon mi verga en medio de sus nalgas diciéndole a la vez:


    YO- ¡Venga Mamitaquerida!, ¡déjame que te la meta un poquito por el coño!.


    Doña Pilar, al escucharmi descaro pidiéndole que me deje follármela un poco, se enfada yse incorpora girando su cabeza hacia atrás para mirarme con una caray unos ojos, que si pudieran matar me matarían ahora mismo por comome miran, y agarrándome una mano fuertemente, me la quita de sucintura a la vez que se gira y se pone de frente hacia mi, yapretando sus dientes moviendo un brazo señalando a la puerta delbaño, se altera moviendo su cabeza regañandome por mi actitud porno ver el peligro que conlleva continuar con el asunto.
    ¡Mierda!, pienso yo enmis adentros, por que ya se que es imposible encauzar este desastre,por que a Doña Pilar se le ha puesto otra vez ese geniate estúpidoque tiene cuando se enfada siendo ya imposible de tratar, por quedespués de hacer estos gestos tan claros de desaprobación paracontinuar o empezar con la follada, Doña Pilar muy enojada coge subata mirándola encoraginada perdida a la vez que se sienta muyenojada conmigo en el inodoro, mientras yo la miro de pie con cara detonto y con mi polla erecta cogida con mi mano, y para terminar yacon todas mis ilusiones de continuar con la faena, Doña Pilar mehace un ultimo gesto con la cabeza mientras me mira con recelo a losojos, y me indica con la mano señalando hacia la puerta que me vayaya del baño.
    Yo estoy asombradisimo decomo esta mujer me corta en seco todas las ganas que tengo de follarcon ella por culpa de su mal humor, y no me queda otra que tragarmemi orgullo, y quedándome a medias me subo los calzoncillos y lospantalones para acercarme al lavabo y abrir el grifo para refrescarmela cara.
    En mis adentros espero queDoña Pilar se me acerque por detrás y continuemos con lo quehabíamos dejado a medias, pero pasa el minuto de complacencia queella me da para arreglarme y no se ha movido nada de su sitio, solome mira muy nerviosa y ansiosa por que termine, para que salga ya desu casa con su esposo y las niñas, y termine todo este tormento quetiene ella por ser descubierta por su familia.
    Yo estoy muy desanimado,pero también me encuentro muy enfurecido, por que esta señora metrata como a ella le viene en gana, haciéndome sentir como si yofuera un guiñapo en sus manos, cogiéndome y tirándome a su antojocuando ha ella le viene en gana, dejándome ahora mismo con unacalentura impresionante, que no se me baja ni con el litro de aguaque me he echado.
    Ya no puedo retrasar mastiempo mi salida, y dándome la vuelta me giro hacia ella y la mirocon coraje a la cara apretando mis labios pero sin decirle nada, yveo que ella al ver mi cara de enfado se levanta del bater, y se meacerca muy arrepentida por como me acaba de tratar, y abrazándose ami me pega con todas sus tetas duras y empitonadas en mi pecho, y seme acerca con su boca abierta hacia la mía para besarme muy sumisa yarrepentida en los labios pidiéndome perdón, diciéndome muy bajitocon sus labios muy pegados a los míos mientras me besa:


    DOÑA PILAR- ¡Hijo mio,por que no me das una follaita rápida aquí encima del retrete paraque no te vayas con esa cara de enfado conmigo!, ¡dime precioso!,¿te quieres follar a Mami!.


    ¡Si señor!, por fin sela voy a meter a esta señorona, y antes de que se arrepienta, mebajo el pantalón y los calzoncillos volviendo a salir mi gran pollaerecta, que esta tan dura que hasta me duele de lo cachondo que estoypensando en el tremendo culazo que me voy a follar.
    Doña Pilar como siguedesnuda, al acercarse otra vez a mi, cuando se pega al máximoconmigo, recibe en su entrepierna la punta de mi prepucio chocarlecontra su coño, sintiendo yo en la punta de mi verga lo carnosos quetiene Doña Pilar los labios vaginales, que los siento mejor cuandonos abrazamos para devorarnos mutuamente las bocas, sintiendo yo conel vaivén que hago con mi cintura como si la percutiera, como susgruesos labios vaginales me la enfundan por completo la verga quedesaparece en medio de ellos sin llegar a penetrar, pero logrando unamaravillosa lubricacion por los jugos que la señora esta echando porellos de lo cachonda que esta.
    Pero los dos sabemos quequeda poco tiempo, y si queremos culminar la follada nos tenemos queponer ya sin perder mas tiempo en posición para iniciar la follada,y por eso la mas centrada es Doña Pilar, que esta ansiosima de queme la folle, y por eso apartándose del besazo y el refregon que nosdamos, y se separa de mi mirándome a los ojos para decirme con vozmuy bajita casi inescuchable para los oidos:


    DOÑA PILAR- ¡Venga hijomio que vamos a empezar a follar ya!, ¡sígueme mientras me colocoapoyada en el bater para que me folles desde atrás!, ¡y por favorno hagas mucho ruido por que nos pueden escuchar!.


    La señora se da lavuelta y yo la sigo mirando su tremendo culazo, que por fin lo veo entodo su esplendor gracias a la ayuda inconsciente que me ha prestadoDon José encendiendo antes la luz, por que gracias a este gestopuedo ver sin perderme nada de este tremendo culazo que al igual quesus dos poderosas tetas me tienen ya loco perdido por ellas.
    Doña Pilar llega al fondodel cuarto de baño, y se coloca de espaldas empinando su culo dondeestábamos antes, y se apoya con las manos en la taza del bater,curvando así en esta postura su espalda sacando al máximo su culo,que se le despegan los cachetes de sus gordas nalgas, mostrando unapipa inmensa con un ano no muy grande, pero esta tremenda visión deambos agujeros de ella me deja maravillado mirándolos con descaromientras me casco una paja.
    La señora esta ansiosapor que me la folle, y mirando hacia atrás me agarra la polla y sepone la punta en medio de sus nalgas, y noto en mi capullo eltremendo calor que echa la raja de su coño, que es tan exagerado queparece la calefaccion de un coche cuando te da de lleno, sintiendo youn bien estar con este calorcito tan rico en mi polla que me vuelveloco, y sin poder frenarme me agarro fuerte de sus caderas y leensarto con mi herramienta, que se abre paso dentro de su coño comoun misil entrando hasta lo mas hondo de ella, sacandole a Doña Pilarcon esta tremenda embestida una increíble suplica, que se la acallaella misma soltándome la verga para taparse la boca y que no lesalga ningún suspiro mas para no ser descubiertos.
    ¡Ohhhh, que placer masinmenso!, pienso yo cuando la penetro por completo, pero a DoñaPilar no le ha gustado nada mi brusquedad, y tras varios segundos segira hacia mi y me mira algo enfada pero continua con su papel demadre por que me dice muy complaciente como si fuera su hijo:


    DOÑA PILAR- ¡Tranquiloprecioso mio!, ¡no lo hagas tan duro que pareces un toro!, ¡no mefolles tan fuerte que tu padre nos puede oír!, ¡hadmelo con masdelicadeza cariño!, ¡y seguro que así no nos escuchan!.


    Yo al escuchar suspalabras sigo metido en el papel de su hijo y le respondo:


    YO- ¡Lo siento Mama!, ¡esque tus nalgas gordas me vuelven loco y no me puedo controlar!, ¡poreso perdoname si soy tan brusco!, ¡intentare hacerlo como tu mepides Mama!.


    Doña Pilar mientras meescucha, mueve su culazo en círculos notando yo sus amplias nalgotaslo carnosas y fofas que son en esta postura, por que son realmentegordas a la vez de blanquecinas, pero se ven preciosas aplastadas pormi pelvis arrugandolas mucho mas de lo que ya están normalmente,regalandome una imagen de su culazo empinado tragando carne que se mequedara para toda la vida en mi mente de lo preciosa que es.
    Pero yo estoy muy cachondoy falto a la promesa que le hago de ser mas delicado en la follada, yagarrado de sus caderas con mi cipote metido hasta el fondo de sucoño, le hago un mete saca igual de brusco y violento como elprimero, y obligo a Doña Pilar por culpa de mi brusquedad a tenerque volver a taparse la boca para poder gritar de lo fuerte que se lahe dado, y poniéndose erguida se incorpora quedando de pie y rectapara que yo no la vuelva a percutir así de fuerte, pegando toda suespalda contra mi pecho al igual que todo su cuerpo, para girar sucabeza entre gemidos para darme un beso muy cariñoso en los labiosmientras me dice muy atormentada con los ojos cerrados:


    DOÑA PILAR- ¡Aufff!,¡por favor Marquitos mas despacio que me haces daño!, ¡llevo muchotiempo que no hago el amor y no estoy acostumbrada!.


    Yo sonrío cuando laescucho decirme esto, y soltando sus caderas le agarro con fuerza conlas dos manos de sus mejillas para plantarle un morreo de aúpa,dándole de paso varias embestidas a su coño aplastando por completomi pelvis detrás de su culo gordo blanquecino, obligando a susgordas nalgas tener que endurecerse para que mi verga no le entre tanviolentamente dentro de su coño, consiguiendo la señora con esteacto frenarme un poco en la follada, así que para convencerla de queafloje un poco su cuerpo y se deje llevar, la sigo morreando mientrasella solloza de gusto intentando ocultar los gemidos que procesan suboca cada vez que la penetro con furia, dejando ya sus mínimasdefensas franqueadas por mi, y le empiezo a dar duro y continuoiniciando una buena follada.
    La mujer nota la respuestaque le he dado con esta acción a sus suplicas, y no le queda mas quedejarse llevar por mi, y poco a poco mientras me la follo despacitose va implicando mas en lo que hacemos, y empieza a menear su culocada vez que la embisto, sintiendo yo en mi polla como su coñacoempieza ha hervir soltando un montón de fluidos que le llenan lasnalgas y a mi la entrepierna, sonando un ¨PLOFF, PLOFF¨, bastanteruidoso que se escucha en toda la estancia del baño.
    Me encanta follar a estamujer, pero yo quiero verla mas expuesta, y sacando algo de caradura,le suelto la cara y le agarro una pierna levantandosela a la vez quese la abro para meterle mas adentro mi nabo, que llega con masfacilidad hasta el fondo, desencadenando dentro de la señora unplacer inmenso que la lleva a tener un tremendo orgasmo empezando atemblar moviendo todo su cuerpazo bamboleando sus tetas mientras seengancha con su brazo derecho a mi cuello para no caerse, por que elorgasmo que tiene es bastante severo y rudo por que empieza a mediogritar haciendo lo inevitable que es que se nos escuche, por que seoye decir a Don José que se aproxima a la puerta para preguntarme:


    DON JOSE- ¿Esta ustedbien?, ¿le ocurre algo grave?, ¿por que esta gritando?.


    ¡Mierda!, me digo en misadentros cuando noto que Doña Pilar pega un salto y se saca toda mipolla del coño dándose la vuelta mirándome a los ojos con una carade espanto impresionante para hacerme señas para que le conteste asu esposo rápidamente, yo obedezco y grito:


    YO- ¡No se preocupe!, ¡esque tengo dificultades a la hora de ir al baño!, ¡lo siento si liomucho escándalo!, ¡es que en verdad esto para mi es un suplicio!,¡por eso no se preocupe si chillo que es normal!.


    DON JOSE- ¡Vale, deacuerdo, y no se preocupe!, ¡y tómese todo el tiempo que necesiteque nosotros lo esperamos!.


    Y tras decir esto, notamoscomo Don José se separa de la puerta y se va con las niñas quedeben de estar por el salón por el bullicio que se oye, pero ahorael problema esta con Dona Pilar, que tiene una cara de espanto queparce que haya visto a un muerto de lo pálida que la tiene, ademasde cambiarle otra vez la actitud poniéndose muy seria y dando porzanjado todo lo que estamos haciendo.
    Yo intento reanudar laacción acercándome a ella diciéndole mientras le agarro las tetas:


    YO- ¡Mamita querida!,¡necesto bajar este bulto!, ¡ayudame por favor!.


    Pero la mujer no esta conla labor de seguirme el juego ya, y mirándome con furia me aparta deella empujándome hacia atrás moviendo sus brazos haciéndomeaspavientos echándome una bronca pero sin salir ni una palabra de suboca, haciendo nada mas que gruñidos con su garganta pidiéndome queme vista para que me salga ya del baño para que me vaya de la casacon las niñas y su marido.
    ¡Que coraje!, pienso yomientras me resigno subiéndome el pantalón y los calzoncillos, ymuy abatido me giro dándole la espalda a ella encaminándome a lapuerta, pero antes de llegar, Doña Pilar vuelve hacer lo mismo deantes y se me abraza a la espalda y me dice muy suavito:


    DOÑA PILAR- ¡Shhhhhu!,¡no te enojes que otro día lo continuamos!, ¡te juro que no se teva ha olvidar en la vida el meneo que te piensa dar!.


    Doña Pilar en un segundo,ha consiguiendo con estas palabras tan morbosa y acertadas, que se mepase bastante el enfado que tengo por no culminar con ella, peropensando en esta promesa que la mujer me acaba de dar, me quedo muyilusionado con la esperanza de volver a verla y hacerla totalmentemía, y emocionadisimo con sus palabras de promesa, me despido deella, que me acompaña muy mimosa y cariñosa con sus tetas pegadas ami espalda hasta la salida del baño, y cuando abro la puerta parasalir, ella se esconde detrás para que no la vea nadie cuando yosalgo del baño.
    Yo estoy muy excitado, yen el momento que salgo del baño los miro a todos muy alterado y lesmeto prisa para que salgan de la casa, incluyendo en mi bulla a DonJosé, consiguiendo con esta prisa que no se den cuenta de la manchatan enorme que se me marca sobre el pantalón por culpa de la corridaque me ha echado Doña Pilar encima, y sacando mi camisa poniéndolapor fuera, logro ocultar bastante de la mancha pero no llego halograr cubrirla entera.
    Los pongo a trotar dandolas niñas saltitos de emoción por salir ya camino del burguer, peroel hombre me pide un segundo para apagar la luces y coger las llavesde la casa que están en la cocina, y me fijo en el, y le veo sunueva vestimenta, por que al final parece que el viejo se ha cambiadode ropa, y para mi sorpresa, lleva puesto una especie de bañador deestos que parecen un pantalón corto de los futbolista, que le quedapegadisimo a la entrepierna y le marca el cipote muchísimo en el,pero no le digo nada mirando el polo que se ha puesto arriba de colorrojo.
    Don José se mete en lacocina para coger las llaves y apagar las luces del patio, entoncesal quedarme solo con las niñas miro a las gemelas, que intentandocopiar a sus amigas se han cambiado de ropa, y se han puesto unospantaloncitos cortos de color verde muy parecidos al de Natalia y alde mi hija pero con una tela distinta que no es tan brillante, peroles quedan igual de preciosos metiéndose la tela en medio de susnalgas igual que hacen Natalia y mi hija con los suyos, llevando asíde esta forma las cuatro niñas las nalgas medio desnudas, poniéndoseademas en la parte de arriba las dos gemelas unas camisetas de colorrosa Sandra y de color amarillo Sonia.
    Una vez listos con todaslas luces de la casa apagadas, salimos de la vivienda y nos acercamoslos seis al auto pequeño de Alicia que es un cuatro plazas, entoncesDon José que no ha dejado de mirar durante todo el caminito el culogordo de mi hija que cada vez esta mas desnudo, me pregunta al ver elcoche tan pequeño como vamos a entrar en el los seis.
    Yo le respondo, que el secoloque delante con una de sus nietas en las rodillas, y que lasdemás se pongan atrás una encima de la otra si no cogen.

    CONTINUARA........................................ .................................................. ......................................

  2. Thanks el negrote, netocruzgr, markite Ha dado Gracias por este Post
  3. #2
    Pajillero SHEVISHEV1 será famoso muy pronto Avatar de SHEVISHEV1
    Fecha de ingreso
    11 dic, 15
    Mensajes
    36
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    3

    Predeterminado Re: Las Nalgotas de Paula 13

    Perdonad de nuevo pero me han vuelto a unir las letras para cubrir los caracteres, lo he acortado muchisimo y aun asi me pasa esto, disculpad pero no es cosa mia yo no lo hago asi, espero que os guste y disfruteis de la continuacion, un saludo.
    ...................SHEVISHEV1...................

  4. Thanks enrique321 Ha dado Gracias por este Post
  5. #3
    Virgen hugo123 es una cantidad desconocida en este momento
    Fecha de ingreso
    01 jul, 12
    Mensajes
    15
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Nalgotas de Paula 13

    hola viejo que hay de los capitulos anteriores que no puedo leerlas
    donde puedo buscarla . gracias

  6. #4
    Virgen tristan84 es una cantidad desconocida en este momento
    Fecha de ingreso
    31 dic, 15
    Mensajes
    1
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Nalgotas de Paula 13

    Me gusta mucho la forma en la que estas desarrollando la historia. Espero no nos tengas mucho tiempo esperando la continuación

  7. #5
    Virgen alberthj94 es una cantidad desconocida en este momento
    Fecha de ingreso
    12 abr, 17
    Mensajes
    1
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    0

    Predeterminado Re: Las Nalgotas de Paula 13

    Gracias por el relato, uno de los motivos por los que entro al foro. A esperar con ansias el siguiente capítulo.

+ Responder tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes