Para empezar describiré a mi mujer Silvi, mide 1,65 m. delgada con un bonito cuerpo, tiene unas tetas redondas, es rubia de bote con melena rizada y labios grandes 44 años .... Es bastante fria pero cuando se calienta se pierde.
Desde el principio, nuestra relación fue excitante, somos muy morbosos y nos gustaba incorporar a nuestra vida sexual todo tipo de juego que nos calentasen. Mi mujer es una mujer muy lujuriosa y su cuerpo invita al sexo.
Comenzamos con juegos exhibicionistas. Las primeras veces salíamos con el coche y nos acercábamos a viandantes a preguntarles por alguna calle, para ello, antes se quitaba el sujetador, desabrochaba algún botón de su blusa y subía su minifalda hasta el borde de su braga, parábamos al lado de algún peatón para preguntarles, este se acercaba a su ventanilla para indicarnos y podía ver a través de la apertura de la blusa sus tetas perfectamente, así como sus piernas y el empiece de su braga, ella se hacía como si no se enterase de las indicaciones para poder dar tiempo a su interlocutor a recrearse la mirada viendo sus pezones y casi todo sus senos en el seno derecho al lado del pezón lleva un tatuaje temporal de DE QUEEN OF SPADES...En el argot cuckold (cornudo) la letra Q y el símbolo ♠ representan la carta de la baraja francesa "Reina de picas" y su significado es que la mujer que lo luce es una 'hotwife' o 'slut wife', es decir, una chica liberal, caliente, cariñosa y aficionada a las pollas, cuyo marido es un cornudo consentido. Él puede ser sumiso o no. Había todo tipo de reacciones, pero casi ninguno se quedaba indiferente, algunos alargaban la explicación para poder recrearse, otros metían media cabeza para verla mejor e incluso alguno más osado le echaba mano por dentro de la blusa sobándole los pechos, en esos casos, los parábamos cuando veíamos que se nos escapa el asunto de las manos y continuábamos la marcha, alguno llego a llamarla puta , ramera, recriminándola como iba así.
Otras veces se quitaba las bragas y el sujetador, vistiendo microfaldas cortas y camisetas ajustadas para marcar sus pezones, yo andaba unos metros detrás de ella, dejándola sola. Para así observar las reacciones que provocaba. Los hombres con los que se cruzaba por la calle no podían no fijar su vista en ella y en sus tetas balanceándose escandalosamente al caminar, algunos de ellos le decían de todo, desde piropos hasta obscenidades. Luego para rematar la jugada, entrabamos en algun BAR , nos sentábamos en los taburetes de la barra y le hacia que abriera sus piernas disimuladamente y enseñase su coño desnudo a algunos clientes del bar que yo le indicaba.
Todas estas cosas nos ponían muy calientes y follábamos luego como locos. Pero con el tiempo se nos iban quedando pequeñas. Por lo que una tarde después de estar maquinando cosas nuevas, se nos ocurrió ir a una discoteca del centro y llevar acabo un nuevo plan.
Llegamos sobre las 1:00 horas y el local no estaba muy concurrido, tomamos una copa tranquilamente ,ella vestia un minivestido blanco muy fino, muy escotado en forma de v y ceñido, esta dejaba casi ombligo al descubierto y parte de su canalillo , los pechos, los pezones se le marcaban como botones . Debajo unas bragas blancas transparentes que le marcaban su bonito culo y se le metían
un poco por la raja de su pubis, marcándole esta.Era muy corto y muy mini y sus largas piernas bien torneadas acabadas en unos zapatos de tacon alto blancos.
Se movió por la pista buscando su victima, hasta acercarse a un chico que le gusto y parecía en ese momento que estaba solo. Una vez llegada a su lado empezó a bailar a su lado, lanzándole miraditas, al poco rato, él se acercó más y empezó hablarla mientras continuaban bailando, esto hizo que se tuvieran que acercarse para poder empezar describiré a mi mujer, mide 1,65 m. delgada con un bonito culo tiene unas tetas redondas y pezones erguidos .A sus 44 años con el pelo rubio rizado y sus grandes labios rojos de COMEPOLLAS carnosos esta muy buena puta .


Comenzamos con juegos exhibicionistas. Las primeras veces salíamos con el coche y nos acercábamos a viandantes a preguntarles por alguna calle, para ello, antes se quitaba el sujetador, desabrochaba algún botón de su blusa y subía su microfalda hasta el borde de su braga, parábamos al lado de algún peatón para preguntarles, este se acercaba a su ventanilla para indicarnos y podía ver a través de la apertura de la blusa sus tetas perfectamente, así como sus piernas y el empiece de su braga, ella se hacía como si no se enterase de las indicaciones para poder dar tiempo a su interlocutor a recrearse la mirada viendo sus pezones y todos sus senos. Había todo tipo de reacciones, pero casi ninguno se quedaba indiferente, algunos alargaban la explicación para poder recrearse, otros metían media cabeza para verla mejor e incluso alguno más osado le echaba mano por dentro de la blusa sobándole los pechos, en esos casos, los parábamos cuando veíamos que se nos escapa el asunto de las manos y continuábamos la marcha, alguno llego a llamarla puta, recriminándola como iba así.
Otras veces se quitaba las bragas y el sujetador, vistiendo minifalda y top blancos ajustadas para marcar sus pezones como botones, yo andaba unos metros detrás de ella, dejándola sola. Para así observar las reacciones que provocaba. Los hombres con los que se cruzaba por la calle no podían no fijar su vista en ella y en sus tetas balanceándose escandalosamente al caminar, algunos de ellos le decían de todo, desde piropos hasta obscenidades. Luego para rematar la jugada, entrabamos en alguna bar, nos sentábamos en los taburetes de la barra y le hacia que abriera sus bien piernas y enseñase su coño desnudo a algunos clientes del bar que yo le indicaba.
Todas estas cosas nos ponían muy cachodos y follábamos luego como locos. Pero con el tiempo se nos iban quedando pequeñas. Por lo que una tarde después de estar maquinando cosas nuevas, se nos ocurrió ir a una discoteca del centro de BARCELONA y llevar acabo un nuevo plan.
Llegamos sobre las 1:00 horas y el local no estaba muy concurrido, tomamos una copa tranquilamente mientras terminábamos de perfilar nuestra idea. Una vez acabada la copa, ella se puso en la pista a bailar sola, yo me coloque en un lado de esta desde donde podía observar todos sus movimientos, tal como habíamos planeado.
Llevaba ese día un mini vestido blanco , muy escotada delante en forma de v por delante, que se dejaba casi ombligo al descubierto y parte de su canalillo.detras tambien tenia un escote que no podia usar sujetador su espala estaba desnuda. Debajo bragas de saten transparentes que le marcaban su bonito culo y se le metían oírse, lo que aprovecho mi mujer, para empezar a calentarlo, le rozaba como “sin querer” con sus tetas los brazos al chico al hablarle.
Él se iba poniendo caliente y comenzó a agarrarla bailando, ponía sus manos en la cintura desnuda de ella y entre movimiento y movimiento le tocaba la parte inferior de sus pechos disimuladamente, sin que ella pusiera objeción. Viendo que ya se estaba animando el muchacho, mi mujer le comento que tenía que ir al baño,alli se saco las bragas , al salir ya no tenia la marca en el vestido ,, para así acercarse a mí y comentar si continuábamos con el juego o lo dejábamos. Al llegar a mi lado y sin que él nos viese, pude comprobar como sus pezones estaban duros de excitación, marcándose en el vestido y ver en su cara esa mirada suya que se le pone cuando se calienta, le di un beso y agarre su coño por bajo la falda del vestido pellizcándoselo, se estremeció, andaba caliente como una perra en celo .
Decidimos seguir, nos estaba gustando la cosa, además, mi mujer estaba loca de deseos de que la metiese mano ese desconocido.Pero ayer, de pronto, me dijiste que eras muy feliz. No venía cuento, pero me lo dijiste.
- ¿Tú eres feliz cornudo?
- Sí, mi amor.
- ¿Es esto lo que querías?
- Sí, mi vida.
- Pues me lo podías haber dicho antes.
- ¿Antes?
- Sí, antes. Mucho antes, porque él hace ya cinco años que es mi amante. Follábamos cuando tú estabas en la oficina y por eso cuando me propusiste que follara con otro, me enfadé y me negué en un principio, pero en el fondo di saltos de alegría.
- No lo sabía.
- Yo sí lo sabía, porque te había visto navegando en Internet por páginas de cornudos y sabía que tenías esa fantasía. Sólo era cuestión de tiempo que me lo pidieras.
- No sé qué decir.
- Sólo dime si eres feliz. Sí, lo soy.
- Lo sabía, querido cornudo. Lo sabía.
- Sólo me preocupa que no tomes precauciones para no quedarte embarazada.
- Lo sé, mi querido cornudo. Pero son los riesgos de querer ser cornudo. Y él es un hombre de verdad, un macho, un tío del que una quiere siempre quedarse preñada y tener un hijo. Es la naturaleza humana, ley de vida.
- ¿Lo comprendes?


- Sí
- ¿Aceptas el riesgo?
- Sí.
- Le pondrás tu apellido si llega el caso.
- Sí, lo haré.
- Gracias, cornudo. Eres un cielo. Y ahora báñame, vísteme y maquíllame que viene mi hombre a follar y hacerte cornudo. A hacerte feliz.
- De acuerdo.
- ¿Qué se dice?
- Gracias.
- ¿Gracias por qué?
- Gracias por hacerme cornudo.
- Muy bien, pero esta noche quiero que te arrodilles delante de él, le chupes la polla, le lamas los huevos y le des las gracias por hacerte cornudo. ¿Lo harás?
- Sí, lo haré
- Entonces prepárame y ponme guapa para él. Quedamos en que volvería a la pista y al cabo de unos minutos subiría con “su amigo” a la planta de arriba de la sala, donde había sofás grandes y dada la poca gente que había, estarían solos, exceptuándome a mi, que subí antes y me senté en un sofá, para que ella le llevase a sentarse en el sofá de enfrente al mio. Al poco tiempo, mi mujer le dijo al chico que si se sentaban un rato a tomar algo y descansarles.
Les vi aparecer con una copa en las manos y ocuparon el asiento que habíamos planeado, a los pocos minutos empezaron a besarse suavemente, pero poco a poco se fueron calentando y sus besos pasaron a ser más profundos, podía ver desde mi posición como sus bocas se abrían y sus lenguas se enredaban. Las manos de él le empezaron a sobar las tetas por encima del vestido. Él, se percato de mi presencia, pero ella le dijo que no se preocupase, que seguro que estaría bebido y por eso andaba ahí tirado. Yo llevaba mis gafas de sol puestas y miraba hacia otra dirección, mirándoles por el rabillo del ojo, para parecer que no les echaba cuentas a ellos.
Continuaron a lo suyo. Al poco empezó a meter las manos por debajo del vestido, mi mujer se la veía excitada, por las caras que ponía, el también cachondo, empezó a abrir el escote y a sacarle los pechos , agacho su cabeza hacia el pecho de la puta de mi mujer y empezó a morder sus pezones y a besar y chupar sus redondas tetas, podía ver perfectamente como estrujaba con las dos manos ambas tetas y las mordía y chupaba como un loco, era todo un espectáculo el que me estaban dando. Empecé incluso a temer que si les veía el personal de seguridad de la sala, les llamase la atención y los echasen, porque ella ya tenia sus dos tetas fuera del escote del vestido completamente, a la vista de cualquiera que pudiese pasar por allí.
Entonces ya desatados, vi como su mano bajo y empezó a meterla por dentro falda de su mini vestido, pero como era bastante ajustado no podía bien, por lo que comenzó abrir las piernas, una vez abierto este, ya si, empezó a meter su mano por dentro para llegar hasta su coño, cuando sus dedos llegaron a su húmeda raja, mi esposa dio un respingo por la excitación. El empezó a sobar sus labios y su clítoris. mi mujer con un pequeño movimiento de ella hacia arriba, le facilito el acceso de sus dedos hacia dentro de su coño, empezó a meterla sus dedos y pajearla.
Ella por su parte le tenía agarrado su miembro por encima del pantalón, frotando este fuertemente con su mano de arriba abajo y estrujándoselo. Empezó a desabotonarle el pantalón, metió la mano por dentro del calzoncillo, cogió su polla, se la saco fuera y empezó a masturbarle. Ahora si que era un show total y podía incluso oír algún gemido de ella, aun con la música que había, siguieron un rato pajeándose el uno al otro.
Él le había subido la falda y yo podía ver cuando subían la intensidad de las luces, como sus dedos entraban y salían de su vagina, mientras María le seguía masturbando enérgicamente.
En eso que decidí acercarme a ellos, ya no me aguantaba de calentura que llevaba, quedándose el chico un poco sobresaltado, me presente, le conté que lo habíamos planeado todo, mientras que él, sacaba sus manos de dentro del vestido de mi mujer e intentaba guardar su miembro y recomponer sus ropas. Quedo un poco asombrado de nuestra idea e incluso comento que también a él, le gustaría tener una mujer así de abierta. Yo le dije que era una maravilla de hembra, mientras le subía la falda ella, volvía a sacarle las tetas agarrándoselas para mostrárselas mejor (soy un forofo de sus pechos) y de paso aprovechar para magreárselas yo.
En esto que el chico dijo que tenia que ir al baño, nos quedamos ella y yo solos, empecé a besarla y a meter la mano por dentro de su vestidon aun abierto, donde encontré su coño totalmente empapado, así como sus pezones endurecidos por los chupetones y mordiscos que le había propinado el desconocido, la pregunte que, que le apetecía hacer y me dijo que irse con ese hombre a follar a nuestro coche, que le había puesto muy cachonda, que tenia una polla bastante gorda y quería metérsela en la boca para chupársela y también sentirla dentro de su coño.
Me comento que el chico también la había dicho ya varias veces, de salir a follar a su coche, que lo tenía cerca, pero ella no había aceptado, porque le daba cosa salir a su coche, sin hablarlo conmigo antes, por lo que le dijo, que si .si...lo que quisiera lo hicieran allí.El regreso, total nos fuimos todos a la calle y nos tiramos toda noche follando por el calentón .Vamos con mi coche a ir a recoger al chico y que sentada detras del coche ,con mi mujer ,mientras vamos al muble o hotel de parejas ,durante el trayecto desde el retrovisor puedo ver el coño desnudo y sus raja bien abierta al no llevar las bragas , mientras ella abre el pantalon y comenza a chupar la pollon gordo de 30 centimetros , hasta el fondo de su garganta profunda ,mientras el puto gime de gusto , y abria boca y con la legua y sus lavios mamaban ,el apretaba la nuca de mi mujer para mejor follada de boca , mientras mi mujer sus piernas puedo ver como su coño mojado , hace chup chup,o que gusto mi polla esta mojada ...YA el hotel desnudos todos , la polla del chico era descumutal igual sus huevos , mientras yo filmo y grabando con mi camara encaro el pollon entre las piernas de mi mujerMiro y me excito cuando te penetra y empieza a moverse despacio, muy despacio, para hacerte sentir su polla y tú te acompasas a él pare recibirlo dentro de ti, muy dentro. Para notar como su polla roza las paredes de tu vagina, según tú misma me dices mientras miro arrodillado como te folla.
- Aprende cornudo a follar. Así se hace –me dices
- Sí, mi amor. Lo sé.
- Lo sabes en teoría porque nunca me has follado y jamás podrás hacerlo. Lo sabes. Te has de contentar con tener orgasmos por delegación, mirando como otros me follan y como otros se corren donde tú jamás podrás hacerlo.Es lo que tú elegiste. Lo que tú me confesaste. Lo que tú soñabas y fantaseabas . Lo que suplicaste porque yo no quería. Yo era una chica recatada y ahora soy una golfa. Me has convertido en una puta, en una perra y en una zorra. Supongo que estás contento.
- Lo sé, mi Ama
- Y yo he cumplido con creces y te hago feliz siempre que puedo.
- Lo sé, amor mío.
- Porque te hago feliz, ¿verdad cornudo?
- Mucho, amor mío. Mucho.
- Pues todavía te voy a hacer más. No lo dudes.Y es entonces cuando le hablas a él al oído y le cuentas algo que no oigo, pero que surte efecto enseguida porque él te lleva en brazos a la cama, te echa sobre ella, te coge del pelo, tira para atrás y te penetra para follarte a lo bestia, sin preámbulos, mientras tú lo animas, le dices que sí, que te meta su polla y te folle como una buena zorra, como jamás podrá hacerlo el cornudo de tu marido.


Y él se anima por tus palabras y te folla más duro, tirando de tu pelo, hasta que os corréis casi al unísono excitados por la humillación que supone el tenerme allí de rodillas mirando como me hacéis cornudo. Así que no aguanto más y me acerco a la cama y te lamo los pies para excitarte más, para que tu coño se moje y que él pueda follarte mejor. No puedo evitarlo. Soy así de cornudo y masoca. Y lo sabes.
- Lo sé, cornudo. Lo sé, No que quepa la menor duda. Y eso es lo que me vuelve loca, moja mi coño y me hace querer hacerte más cornudo.
,hasta el fondo de las entrañas salvajemente ,sus huevos chocaban con la raja , el potro semental con su gran polla martillaba el coño de mi mujer , mi mujer sus ojos estaban fuera de orbita ,sus lengua fuera ademas se mordia los lavios y su cabellera rubia mojada de sudor la agitaba como una loca ,sus chillidos salvajes como perra en celo.. el yogurin se corrio dentro de ella,su gran polla gorda con la venas a punto de reventar explotaron ,con un gran grito.. ,dejando un reguero de leche entre sus piernas ,que locura de noche.Mientras yo mepajeaba un par de corridas y grabando con el mobil este festival voyeur..