+ Responder tema
Resultados 1 al 6 de 6

Tema: Historias del pasado y del presente

  1. #1
    Follador veronicca tiene mucho de que estar orgulloso veronicca tiene mucho de que estar orgulloso veronicca tiene mucho de que estar orgulloso veronicca tiene mucho de que estar orgulloso veronicca tiene mucho de que estar orgulloso
    Fecha de ingreso
    06 jun, 12
    Mensajes
    159
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    10

    Predeterminado Historias del pasado y del presente (una familia incestuosa)

    Cuando empecé a conocer más íntimamente a mi marido, me fue contando cosas de su vida y de su familia, como que venía de una familia incestuosa y que tanto él como sus hermanas habían sido iniciados por sus padres, lo que en principio a mí me sorprendió bastante, pero a la vez me dio mucha curiosidad también, por como se había ido produciendo eso, sus inicios y como se había adaptado a esa forma de vida.

    Aparte de lo que me iba contando él, cuando más adelante, conocí a su familia, también fui enterándome de más cosas, sobre todo en las conversaciones que tenía con mi suegra, que me hacía sentir más cómoda para hablar de esas cosas.


    En una de esas conversaciones, en las que siempre me contaba alguna anécdota, un día me dijo:


    .- Todavía me acuerdo de la primera vez que tu marido me vio desnuda. Imagínate el pobre, con 14 años que tenía, era un chico muy tímido y yo creo que no había visto ni las tetas a ninguna chica de su edad y yo en casa tampoco es que me exhibiera delante de él, ni mucho menos.

    .- Sí, claro, eran otros tiempos.

    .- En esa época, los chicos mayores solían ver mujeres desnudas en alguna revista que traían del extranjero, pero a mi hijo no creo que le hubieran enseñado ninguna y no había ni Internet ni estas cosas de ahora con las que casi desde que nacen están viendo de todo ya.

    .- Cambiaron mucho las cosas, jaja.

    .- Vaya si cambiaron. Yo me imagino la impresión que le debió de causar a tu marido a esa edad verme en el baño desnuda arreglándome el vello del coño, porque de aquella no se llevaba la depilación como ahora, y yo sólo me lo recortaba con la tijera, porque tenía mucho y me salía por fuera de las bragas y quedaba feo, y lo que se llevaba era eso de arreglárselo, como decíamos entre nosotras.

    .- Yo también recuerdo que mi madre se lo arreglaba.

    .- Pues lo que te decía. Él entro al baño, porque pensaba que ya había terminado de bañarme y me encuentra en esa posición, sentada desnuda con las piernas abiertas, así que se quedó paralizado sin saber que decir ni que hacer, mirándome de arriba abajo con los ojos como platos y yo la verdad que estaba un poco avergonzada también porque me hubiera visto así, por lo que lo primero que se me ocurrió fue decirle que saliera y cerrara la puerta.

    .- No sabría donde mirar, porque tú tienes unas buenas tetas también.

    .- Sí, las tenía grandes de haberles dado el pecho a los críos. Así que los siguientes días, mi hijo no se atrevía ni a mirarme a la cara y le notaba siempre como nervioso conmigo, aunque yo tampoco sabía muy bien como reaccionar ante él, sobre todo desde que noté que se había empezado a masturbar, por las manchas de semen que dejaba en las sábanas de la cama y yo no me atrevía a decirle nada.

    .- Eso era normal. Todos los chicos lo hacen.

    .- Sí, pero en aquellos tiempos eran cosas de las que no se hablaba y no se me ocurría ni a comentárselo a mí marido. Tan sólo salía el tema en alguna conversación con amigas, cuando alguna comentaba algo de eso de sus hijos y las demás nos poníamos coloradas si eran demasiados atrevidas, aunque siempre las había más descaradas que presumían de la polla que tenía su hijo.

    .- Seguro que también pasaban cosas como ahora, aunque no se contaran tanto.

    .- Sí, ahora me doy cuenta de que alguna de ellas metería a su hijo en la cama, cuando no estuviera le marido, no se, pero a mí, en aquel momento ni me lo imaginaba y yo lo que tenía en la cabeza era que llegó a darme pena por mi hijo, porque lo veía que sufría mucho y que necesitaba deshogarse de alguna manera. En aquellos tiempos ya sabes que algunos padres llevaban a sus hijos con prostitutas para que se estrenaran, pero el mío era pequeño todavía para eso y me atormentaba verle así, así que un día que le sorprendí en su habitación masturbándose, me atreví a decirle que no se preocupara, que entendía que tuviera que hacer eso, que los hombres lo necesitaban.

    .- Fuiste muy comprensiva.

    .- ¿Y qué iba a hacer? No quedó ahí la cosa. Le pregunté que si quería verme desnuda otra vez y él muy sorprendido, no se atrevía a decirme la verdad, así que me quité toda la ropa y me mostré ante él diciéndole que siguiera masturbándose mientras me miraba, que le iba a dar más gusto. Para mi también fue muy morboso ver como se tocaba delante de mí hasta que en poco tiempo se corrió y echó tanto semen que llegó a salpicarme.

    .- Eso debió de ser tremendo para ti.

    .- Figúrate. No sé todavía como me atreví a hacer eso, quizás fue porque siempre fui muy morbosa y lo llevaba dentro, pero a partir de ese día, esos encuentros se fueron repitiendo y ya le dejaba tocarme todo lo que quisiera, le enseñé a besar, a masturbarme, a todo. Llegó un momento en que todo esto me llevó a tumbarme en su cama y dejar que me penetrara por el calentón que tenía. Yo le decía que cuando se fuera a correr me la sacara, porque si no, me podía quedar embarazada.

    .- ¿Y aguantó las primeras veces?

    .- Que va aguantar. Se venía enseguida el pobre y me lo echaba todo dentro, pero la verdad es que yo tampoco deseaba que me la sacara y si me preñaba, le diría a mi marido que era suyo, como así sucedió, cuando me dejó embarazada de Marta, de la que tu marido es su padre, no su hermano, como ya te contó él.

    .- Sí, cuando me lo contó ni me lo creía. ¡Vaya historia!

    .- En aquellos tiempos estas cosas se quedaban en casa. Yo conocí algún caso más, como el de una amiga, que me contaba que su marido viajaba mucho y no estaba casi en casa, así que ella empezó a meter a su hijo en la cama hasta que se quedó preñada y cuando se enteró el marido de que estaba embarazada, a él le extrañó mucho, porque no le cuadraban las fechas y sospechaba de que podría ser de algún amante, pero ella al final le convenció y supongo que lo arreglarían entre ellos, pero el crío que nació era de su hijo, así que ya ves el panorama. Siempre había rumores de que pasaban cosas así, pero todos tenían algo que esconder, así que cada uno hacía su vida y a nadie le importaba, no como ahora, que se meten en todo lo que haces y lo que no haces.

    .- También me contó lo de su hermana pequeña, de como empezó y eso.

    .- Sí, nosotros teníamos a la cría durmiendo en nuestra habitación desde que nació, primero en nuestra cama y luego en un colchón que poníamos al lado, porque donde vivíamos sólo teníamos dos habitaciones y no había mucho sitio para todos, como pasaba en otras casas también, con tantos hijos como se tenían. Aunque estuviera ella allí, nosotros teníamos sexo igual, porque mi marido no se aguantaba y no respetaba nada. Casi siempre ella estaba dormida y creíamos que no se enteraba de nada, pero una vez la vimos que nos estaba mirando con los ojos muy abiertos, supongo que sin entender muy bien lo que hacíamos, así que la dije que se durmiera, que no pasaba nada, pero desde ese día, ella siempre nos miraba disimulando cuando mi marido se montaba encima de mí, pero yo tampoco estaba para muchos remilgos y a mi también me apetecía que él me diera gusto, así que no la hacíamos caso.

    .- Menuda situación, ¿no?

    .- Ya ves. Eso era normal en todas las casas. Nacían muchos crios y no había sitio para todos, así que siempre alguno dormía con los padres, los más pequeños, sobre todo.

    .- Y lo que solía acabar pasando era que los padres empezaban a meterse con las niñas ¿no?

    .- Sí, supongo que sería inevitable. Al ver como nos miraba la nuestra, yo le decía a mi marido: ¿Será posible que esta cría tenga ganas ya de verga?, y él se reía diciéndome que seguro que si. Y yo le decía: Pues ni se te ocurra dársela.


    .- Jajaja, como la nuestra, pero a ella no hace falta dársela, porque ya se la toma ella.

    .- Antes las madres teníamos que cuidar más a las hijas, porque cualquiera podía meterse con ellas al menor descuido y a veces se conseguía que llegaran vírgenes al matrimonio, pero a las que desgraciaban, como decíamos nosotras, ya se lo empezaban a hacer en cuanto podían, como pasa ahora.

    .- Sí., mi madre no me dejaba salir ni a la puerta de casa, porque a una vecina, con 14 años, ya la habían embarazado.

    .- Jajaja, si el peligro estuviera sólo fuera de casa….. En muchas casas tenían más peligro dentro que fuera.

    .- Sí, lo sé, como en la tuya ¿no?

    .- Así es. Mi marido no se pudo aguantar con la cría y en cuanto yo me descuidaba, empezó a meterla en la cama y a follársela. Y cuando yo madrugaba para ir a trabajar. Él la pasaba a su cama y ya la tenía toda a su disposición.

    .- Estas cosas me las han contado muchas que las pasaba a ellas también. Yo creo que muchas madres lo sabían y no se atrevían a decirles nada a los maridos, porque en esos tiempos el hombre mandaba mucho en casa y hacía lo que quería y cuando tenían hijas, no era raro que todas acabaran en la cama del padre. A mi también me pasó, pero no llegó a follarme porque mi madre estaba siempre encima y no le dejaba. Me acuerdo de una vez que estaba en la cama con mi padre y llegó mi madre y bajándose las bragas se tumbó en la cama y le dijo: A ella no se la metas, métemela a mí, échamelo a mí. Al final, ella siempre se las arreglaba para que no terminara de follarme y se desahogara con ella.

    .- Claro, tu madre supo llevarle, cediendo hasta cierto punto y ofreciéndola ella el coño cuando veía que ya tenía ganas. Al final, como eran todos iguales, cada una tenía que arreglárselas como podía.

    .- Y yo sé también que el que no tenía hijas, siempre tenía alguna sobrina o vecina para hacerlo con ellas. Porque luego, cuando los hombre se reunían en los bares, siempre había alguno que presumía de follarse a las hijas, sobre todo cuando bebían de más y se les soltaba la lengua, u otros se echaban en cara el haber manoseado a la hija de otros y cosas así, y a veces acababa en bronca la cosa. Por eso, estas intimidades acababan sabiéndose también y comentándose entre las mujeres, que resignadas, tenían que aceptarlo.

    .- Bueno, eso de que tenían que aceptarlo, sería alguna, porque había otras que eran bien viciosas, sobre todo cuando iban llegando a cierta edad, en la que perdían las vergüenzas. Yo conocí de todo, desde la que era ella la que metía en la cama del padre a sus hijas, para irse ellas a dormir con alguno de los hijos, hasta esas que tú dices, que en apariencia aceptaban lo que le apetecía al marido, porque ellas lo habían vivido así y porque sus madres las decían que callaran, que era lo mejor para todos.

    .- Yo en mi casa siempre vi. a mi padre meternos el dedo a todas la hermanas y mi madre a veces si lo veía, le decía que nos dejara en paz, pero sabiendo que no la iba a hacer caso y él seguía haciendo lo que quería.

    .- Por eso te lo digo, eran todos iguales y nosotras lo veíamos normal eso. Así había lo que había, embarazos en casi todas las casas y no se sabía ni de quien eran los críos.

    .- Es que en esos tiempos era toda la diversión que había, no es como ahora que van a un sitio y a otro. Antes estabas en casa y no salías muy lejos. A la fiesta del pueblo una vez al año y ya está, y los demás días al trabajo y a casa y como los hombres siempre tenían ganas, si no quería la mujer porque estaba cansada, pues a la que tenían más a mano por allí.

    .- Sí, tienes razón, las cosas han ido cambiado, pero eso sigue igual, yo creo. Y siempre va a ser así, jaja. Oye, por cierto, el sábado vais a venir a casa, ¿no?

    .- No se. A ver lo que dice tu hijo. No le gusta mucho porque el abuelo se pasa todo el tiempo metiendo mano a la nena cada vez que vamos.

    .- Sí, parece mentira, no sé que le pasa, con todo lo que vivió él en casa y ahora se hace el remilgado con su hija. Además, van a venir todos los primos y la nena querrá verlos.

    .- Sí, si ella va encantada. Ya viste la última vez que fuimos. Estaban todos metidos en una habitación con los chicos follándose a la nena de Luisa, y la mía mirando. Si no llegamos a verlos, eran capaces de hacérselo a la mía también.

    .- Bueno, mujer, ya sabes como son, cuando se juntan todos se lo pasan bien.

    .- Pero es que a mí me siguen chocando un poco esas cosas y encima, tu hijo se ha vuelto tan celoso con la cría, que se pone malo de ver esas cosas.

    .- Pues tendría que estar ya acostumbrado. Si él lo que quiere es ser el primero para ella, pues que se de prisa ya, porque la nena no va a estar esperándole, jaja.

    .- Ya, eso me parece a mí también.

    Finalmente convencí a mi marido para ir a la fiesta en casa de sus padres, aunque me dijo que no iba a quitar ojo a la cría, diciéndole yo:

    .- Bueno, ya sabes como es tu padre. Un poco tienes que dejarla.

    .- Además mi cuñado la tiene ganas también. Ya viste como la mira y en cuanto puede la soba bien.

    .- Como a las demás. Ya sabes que en tu casa son así. Dice tu madre que tendrías que estar acostumbrado a esas cosas.

    .- Sí, lo que pasa es que ahora soy padre y no me gustaría que la emputezcan demasiado entre todos, como hicieron con mis hermanas y con las crías de ellos.

    .- Tú también tuviste algo que ver con eso, ¿no? Me lo contaste tú.

    .- Sí, ya lo se que tenéis razón, pero me da pena que empiecen a metérsela ya.

    .- A mí también, ya lo sabes, pero de tu familia no me sorprende nada ya.

    Llegó el sábado y allí nos encontramos todos en casa de mis suegros. Las hermanas de mi marido con sus maridos y sus hijos y unos amigos de ellos que siempre iban con los suyos también.

    Los críos se fueron quedando aparte con sus cosas mientras los mayores estábamos sentados en la mesa bebiendo unas botellas de vino que tenía mi suegro guardadas para estas ocasiones.

    Las hermanas de mi marido enseguida empezaron a animarse con el vino y empezaron a hablar de las cosas de la familia, intimidades, anécdotas, en fin, lo de siempre que a mi ya no me sorprendía. Mi marido seguía un poco tenso, pendiente de la niña, pero de momento no hacían nada malo, sólo jugaba con los primos.

    Una de las hermanas de mi marido, bueno, la que en realidad era su hija, empezó a ponerse cariñosa con él para que se olvidara un poco de la cría, diciéndole que no fuera tan pesado y no la amargara la fiesta, lo que nos hizo gracia a todos, pero acabó calentándolo y se la empezó a chupar allí mismo, celebrándolo los demás.

    Mientras tanto, uno de los chicos mayores, se había llevado una botella de vino, porque sus padres ya le dejaban beber, pero luego iba dando de beber a todos los demás, por lo que le llamé la atención cuando vi que alguna de las nenas estaban ya mareadas, por lo que el abuelo se acercó y se lo recriminó, llevándose a una de las nenas con él:

    .- Ven a la cocina, que te voy a dar agua, a ver si se te pasa.

    Como tardaba en volver, mi suegra fue a mirar y se lo encontró con la nena sentada encima de él y se la estaba follando, mientras la besaba. Mi suegra le dijo:

    .- No te aproveches de que la nena haya bebido para metérsela.

    .- No, si ya está bien ¿A que sí?

    .- Sí, abuela, ya se me pasó.

    .- Bueno, pues disfrútalo.

    Con el suegro ocupado y como mi marido seguía entretenido con su hermana-hija, mi cuñado aprovechó para acercarse a mi hija diciéndola cosas al oído y vi que se la llevaba por el pasillo a una de las habitaciones, por lo que fui detrás de él, diciéndole:

    .- Oye, ¿Dónde vas con la cría?

    .- Vamos a la habitación a divertirnos un poco.

    .- Bueno, pero no te la folles. Ya sabes que es virgen todavía.

    .- Puso mala cara, pero entró con ella y yo dejé la puerta abierta para ver lo que hacían.

    La desnudó y empezó a besarla en la boca y por todo el cuerpo, hasta que le puso su polla en la boca para que se la chupara mientras él la masturbaba. Mi hija eso sabía hacerlo bien y al poco rato hizo que mi cuñado se corriera. Después se puso a chuparle el coño a la nena y hubo un momento en que parecía que quería metérsela, peor yo le paré y le dije:

    .- ¡Eh! Búscate a otra para eso.

    Él salió de la habitación protestándome un poco, seguramente a buscar a otra de las crías que estuviera libre y que si pudiera follarse, mientras mi hija y yo salimos también de vuelta al salón y aquello ya se había convertido en una auténtica orgía, en la que incluso mi marido ya se había olvidado de su hija y estaba disfrutando con las hijas de su cuñado, lo que él no había dejado con la suya.

    Mi suegra, que estaba con uno de los nietos, me llamó para que pudiera probarlo yo también:

    .- Anda, deja que te la meta el chaval, ya verás que delicia.

    Yo me tumbé en el sofá y dejé que se pusiera encima para que me follara y así introducirme completamente en este mundo incestuoso de mi familia.

    Mientras tanto, mi hija andaba por allí un poco perdida y me di cuenta de que mi suegro se había acercado a ella y para evitar las miradas de los demás, se la llevó a otra de las habitaciones, y lo que pasó allí ya no pude verlo, pero al salir, mi hija me dijo muy contenta:

    .- Mamá, ya no soy vírgen.
    Última edición por veronicca; 11/07/2017 a las 19:18

  2. Thanks Hijo_Pervertido, churrito, NumeroX, angelitodemonio, rafvallone Ha dado Gracias por este Post
  3. #2
    Pajillero Hijo_Pervertido será famoso muy pronto Avatar de Hijo_Pervertido
    Fecha de ingreso
    28 feb, 15
    Mensajes
    45
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    3

    Predeterminado Re: Historias del pasado y del presente

    Ya echaba de menos tus relatos, muchas gracias por deleitarnos con otra de tus calientes anécdotas, Vero.

  4. Thanks veronicca Ha dado Gracias por este Post
  5. #3
    Pajillero NumeroX será famoso muy pronto
    Fecha de ingreso
    25 feb, 17
    Mensajes
    23
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    1

    Red face Re: Historias del pasado y del presente

    Linda familia, ricos recuerdos vividos en el pasado y en el presente.

  6. Thanks veronicca Ha dado Gracias por este Post
  7. #4
    Promesa del Porno leondormido13 tiene un aura espectacular
    Fecha de ingreso
    12 oct, 10
    Mensajes
    598
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    8

    Predeterminado Re: Historias del pasado y del presente

    muy bueno y gracias por tu aporte bueno espero y salga por que la pagina me saca

  8. Thanks veronicca, BLESHTAR Ha dado Gracias por este Post
  9. #5
    Follador rafvallone tiene un aura espectacular
    Fecha de ingreso
    16 mar, 09
    Edad
    57
    Mensajes
    201
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    9

    Predeterminado Re: Historias del pasado y del presente

    Que historia más caliente que buenos tus relatos vero.

  10. Thanks veronicca Ha dado Gracias por este Post
  11. #6
    Virgen zerostark86 es una cantidad desconocida en este momento
    Fecha de ingreso
    30 oct, 17
    Mensajes
    3
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    0

    Predeterminado Re: Historias del pasado y del presente

    excelente relato muy buenn

  12. Thanks veronicca Ha dado Gracias por este Post
+ Responder tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes