+ Responder tema
Resultados 1 al 4 de 4

Tema: Mi hijita adorada Alicia 01

  1. #1
    Follador Bes será famoso muy pronto Avatar de Bes
    Fecha de ingreso
    13 may, 16
    Mensajes
    181
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    2

    Thumbs up Mi hijita adorada Alicia 01

    Mi hijita adorada Alicia 01

    Hace poco he conocido a una mujer, madre soltera, con quien hemos logrado gran afinidad. Ella estaba pasando por algunos apuros económicos por lo que hemos decidido que se mudarían conmigo y así no gastar en alquiler.
    Sofía estaba en la flor de la edad, realizada como mujer al ser madre y dueña de un envidiable cuerpo a la medida exacta para mi cama con un huequito entre las piernas que era la vaina justa para mi espada de carne.

    Por suerte yo vivía en una casa grande producto de unos planes de casamiento que no se realizaron, pero quedó la vivienda. En ella pudimos acomodar bien a Alicia, mi nueva hija; que resultó muy dócil contra mis vaticinios poco esperanzados.
    Nuestra vida era la normal de toda pareja, yo trabajaba en casa realizando proyectos de arquitectura debiendo entregar regularmente mis avances vía Internet. Mi flamante señora seguía con sus tareas de enfermera, con el beneplácito de tener quien estuviera con la criatura en sus horas de ausencia.
    Nuestra vida conyugal era la habitual, un polvito mañanero y los fines de semana una cojida de antología ya que podíamos estar tranquilos.

    Por la mañana temprano llevaba a Alicia al colegio y ella volvía sola al mediodía. Me encantaba verla en su uniforme escolar que le sentaba muy bien, acentuaba sus formas de futura mujer y la pollerita algo corta que dejaba ver parte de sus muslos y hasta la bombachita cuando se agachaba a jugar.

    Normalmente no la veía como una mujercita en ciernes salvo las veces en que su colita captaba mi atención. Por alguna razón desconocida, en ese cuerpito algo relleno (sin ser gordita) resaltaba la parte posterior, tiene una cola muy desarrollada para su edad, con la forma ideal que uno imagina acariciando.

    Luego del colegio al finalizar de almorzar, se cambiaba con algo de entrecasa ya que el calor del verano no invitaba a usar mucha ropa. Al salir de su habitación la contemplaba en su metamorfosis: entraba una nena colegiala y salía una princesita con el cabello suelto, ya sin esas gomitas que le obligaban a usar. En sandalias abiertas y con una camiseta algo larga que oficiaba también de vestido. Así vestidita venía hasta la sala donde me hallaba viendo el noticiario y relajándome para una digestión apropiada, y aunque en el sofá había espacio de sobra le gustaba treparse a mi falda y sentarse allí a mirar la tele juntos.

    Yo aprovechaba la ocasión para introducir nuevos conceptos en su mente virginal, las noticias eran el puntapié para arrancar con temáticas áridas si se las tomase en frío, pero relacionadas con algún hecho real parecían más sencillas de comprender. En medio de estas charlas, casi monólogos, a ella le gustaba que la abrace y le tome las manitos, o que le acaricie lentamente la pancita o baje por las piernas como dibujando con el dedo. Esta acción la realizaba sin pensar que era una mujercita entre mis brazos, solamente veía a la nena que de a poco estaba ganando mi amor y admiración.

    Esto fue cambiando gradualmente, no recuerdo el momento bisagra en que empecé a ver sus curvitas como algo sensual. El tema es que ya me agradaba darle unas palmadas en la cola, jugando, pero dejando la mano un poco mas de tiempo en sus cachetes. Por supuesto ella estaba encantada con estas formas de atención, ya que parece que antes estaba un poco relegada al estar todo el día sola y la madre que volvía de noche con mucho cansancio no era precisamente muy efusiva.

    El asunto de las palmaditas fue siendo poco suficiente para calmar mis deseos de sentir esa carnecita, en mis ratos de ocio recordaba esa tersura de su piel, esa dureza de glúteos, ese tamaño y formas que parecían corresponder a una mayor edad. Para satisfacer esas recientes ansias de un mayor contacto, me agachaba al lado de ella cuando estaba paradita haciendo algo e iniciaba una conversación trivial. Esa conversación hacía nuestras posiciones absolutamente naturales y era perfecta para abrazarla por el talle. Acariciarle los cabellos, bajar por su espaldita y detenerme en su colita, esa cola que me tenia mas desquiciado cada día.

    Dado lo fino de la tela, la camiseta larga parecía otra piel permitiendo sentir el calorcito que emanaba desde su interior. Ese calorcito se acentuaba en la medida que mi mano recorría territorios más abajo, acercándome a su trasero podía sentir el inicio de su bombachita, el fino elástico que iniciaba la prenda prohibida. Esa prenda que asomaba cuando se agachaba a jugar, esa prenda que estaba en contacto con esas dos hermosas semiesferas de su cola.
    En esa zona el explorar de mi mano se hacía mas lento, mas profundo, quería sentir bien las formas de eso, el límite que se forma entre la bombachita y la colita, ese calorcito que emana naturalmente.

    Esas caricias se fueron haciendo más comunes hasta casi convertirse en una costumbre, cuando algún día mis actividades no permitían que estuviese mucho tiempo con ella, venía a mi oficina con cualquier pretexto para que la abrace y acaricie un poco. Claro que esos momentos me sabían a gloria comprendiendo que yo no era el único necesitado de esos roces, que era algo que compartíamos como si fuese mi noviecita. Además mi mano extrañaba ese explorar, ese sentir la piel como estremecerse al contacto con su trasero, esas carnecitas que pedían a gritos que las apriete entre mis dedos.

    Para ese tiempo mi mente ya aceptaba la situación, era natural la excitación que me producía llegando a tremendas erecciones que trataba de disimular. Supongo que a Alicia también le producía entre satisfacción y curiosidad, ya que su vista se dirigía a mi entrepierna en los momentos en que parecía que yo estaba en otra cosa. Tal vez haya sido la razón inicial para que aveces me rozara esa parte, como jugando, como accidente, pero el tiempo que permanecían sus deditos hacía pensar que era intencional.

    Una vez dejó la manita en ese sitio y cerrando los dedos apretaba suavemente, yo no sabía cómo reaccionar ante ésto pero ella alivió la situación al preguntar inocentemente porqué se me ponía mas duro y grande en ciertos momentos. Allí no tuve más remedio que explicarle con términos casi médicos el mecanismo de reproducción, mientras estaba paradita a mi lado le acariciaba la colita por arriba del camisón explicándole que esos actos hacían disparar una reacción involuntaria que llenaba mi órgano de sangre preparándolo para el acto reproductor.

    Para reafirmar estas palabras la instaba a sentir bien el contorno que se marcaba bajo mi pantalón y con sus manitas apretaba gustosa sintiendo las formas y tal vez adivinando cómo sería sin esa tela cubriendo todo.
    Yo no estaba seguro de que fuese una situación sexual o solamente una etapa en el aprendizaje de la pequeña, difícil adivinar o imposible de preguntar si estaba excitada, solamente podía apreciar la naturalidad de su accionar mientras pasaba su mano y sentía a su vez mis dedos recorriendo su geografía posterior.

    Obvio que mis turbios pensamientos los desquitaba a la noche con Sofía, ya no era solamente un polvito mañanero. Le pedía que luego de cenar anduviese por la casa solamente en bombachita y una blusa larga que tapaba lo escencial, apenas quedábamos solos en el dormitorio me debía abalanzar sobre ella para hacer el amor con la prenda interior sin quitar. Algo tenía esa prendita que me hacía recordar a su hija y le pegaba unas cojidas que quedaba resollando y feliz.

    Si bien en los días siguientes ardía en deseos de levantarle la pollerita a Alicia por detrás para apreciar esa bombachita preciosa y deleitar mis ojos en esa colita deseada, no hallaba pretexto u ocasión para tal acto.
    Esto por un tiempito hasta que se contagió con una especie de virus en el cole, no era algo maligno pero debía medicarse y guardar un poco de reposo. Siendo mi mujer profesional de la salud le dio poca importancia al asunto, tal vez recordando casos mucho mas graves de su experiencia diaria. El caso es que le debía suministrar un jarabe y aplicar unos supositorios hasta el nuevo análisis que aconsejaría los pasos a seguir.

    El primer día Sofía venía cansada, con pocas ganas de nada cuando la llama a la nena al comedor para aplicarle el supositorio. Haciéndola inclinar con los brazos en una silla en forma de L con la colita levantada, le sube el camisón ofreciéndome el espectáculo de mi vida. Yo estaba sentado pensando en otras cosas cuando esto se desarrolla frente a mi vista: aparece esa bombachita blanca que tanto he imaginado cubriendo esa colita hermosa, más hermosa que lo que dejaban adivinar las prendas, tan apetecible que daban ganas de ir allí y morder esos cachetes.

    Eso duró muy poquito tiempo aunque me pareció un deleite larguísimo que se ajustaba a mis deseos irrealizables, acto seguido Sofía tomó la bombachita de su hija y la bajó dejando al aire esos dos globitos que yo había degustado por encima de la ropa nomás. Con una mano le abrió los cachetes y con la otra le introdujo el supositorio repentinamente; en ése momento yo no percibía la tosquedad de sus actos ya que estaba deleitado con esa profundidad que tenía el surco, yo lo imaginaba mas llano. Era algo admirable lo hondo que estaba ese hoyito marrón acostumbrado a hacer caquita, pero no a sentir algo en sentido contrario, que le entre y de esa forma brusca. Alicia pegó un gritito con algo de llanto mientras la madre le decía que eso no era nada, que se lo aguante.

    Supongo que toda la ternura acumulada en mi corazón explotó en ese momento ya que sentía unas gotas resbalar por mi mejillas, así como un deseo irrefrenable de ir corriendo a abrazar a mi bebita para consolarla y compartir su pesar. Eso no lo pude hacer por razones obvias, pero la solución fue provista por mi propia esposa al decirme que las próximas aplicaciones me correspondían a mi, que le tenía más paciencia a la mocosa malcriada.

    Al menos pude disfrutar de su compañía cuando vino con carita llorosa a sentarse sobre mi falda, en el camino se subía y acomodaba la bombachita lo que me ofreció la vista de su parte delantera, aún no había ni vislumbrado su tajito imberbe, y ese bultito se me antojó lo más gustoso que hubiese visto.
    Como si fuese a reconfortarla la sentaba algo inclinada para poder llegar bien con mis manos a su parte posterior. Le acariciaba la colita mientras susurraba en su oreja que ya había pasado todo, que no fue tan grave al final, que mañana me tocaría ponerle la medicina y que por supuesto yo sería mucho mas suave y gentil, sin hacerle doler nada.

    En ese hablarle al oído sentía su cabello acariciar mi cara, podía aspirar ese aroma a mujercita que no había percibido antes, con mi nariz frotaba suavemente su cabecita y unas sensaciones embriagadoras me invadían, mientras luchaba para evitar la erección que crecía debajo de mi nena.
    Las imágenes de la tele eran invisibles mientras permanecía en ese sillón abrazando a mi pequeña, acariciándola suavemente mientras pensaba cómo sería la tarde siguiente cuando me tocase aplicarle el supositorio.

    (continuará)

  2. Thanks conde15, el gozon Ha dado Gracias por este Post
  3. #2
    Follador Bes será famoso muy pronto Avatar de Bes
    Fecha de ingreso
    13 may, 16
    Mensajes
    181
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    2

    Thumbs up Relatos anteriores

    Me enamoré de una prosti (20 capitulos)
    pros01 Me enamoré de una prosti (parte 1)
    pros02 Me enamoré de una prosti (parte 2)
    pros03 Me enamoré de una prosti (parte 3)
    pros04 Me enamoré de una prosti (parte 4)
    pros05 Me enamoré de una prosti (parte 5)
    pros06 Me enamoré de una prosti (parte 6)
    pros07 Me enamoré de una prosti (parte 7)
    pros08 Me enamoré de una prosti (parte 8)
    pros09 Me enamoré de una prosti (parte 9)
    pros10 Me enamoré de una prosti (parte 10)
    pros11 Me enamoré de una prosti (parte 11)
    pros12 Me enamoré de una prosti (parte 12)
    pros13 Me enamoré de una prosti (parte 13)
    pros14 Me enamoré de una prosti (parte 14)
    pros15 Me enamoré de una prosti (parte 15)
    pros16 Me enamoré de una prosti (parte 16)
    pros17 Me enamoré de una prosti (parte 17)
    pros18 Me enamoré de una prosti (parte 18)
    pros19 Me enamoré de una prosti (parte 19)
    pros20 Me enamoré de una prosti (parte 20 FIN)

    _________________________________________________
    Cuando era chica: (17 capítulos por ahora)
    chica1 Cuando era chica (parte 1)
    chica2 Cuando era chica (parte 2)
    chica3 Cuando era chica (parte 3)
    chica4 Cuando era chica (parte 4)
    chica5 Cuando era chica (parte 5)
    chica6 Cuando era chica (parte 6)
    chica7 Cuando era chica (parte 7)
    chica8 Cuando era chica (parte 8)
    chica9 Cuando era chica (parte 9)
    chica10 Cuando era chica (parte 10)
    chica11 Cuando era chica (parte 11)
    chica12 Cuando era chica (parte 12)
    chica13 Cuando era chica 13
    chica14 Cuando era chica (parte 14)
    chica15 Cuando era chica (parte 15)
    chica16 Cuando era chica (parte 16)
    chica17 Cuando era chica (parte 17)

    _________________________________________________
    Mi hijita adorada Alicia: (25 capítulos)
    alicia01 Mi hijita adorada Alicia 01
    alicia02 Mi hijita adorada Alicia 02
    alicia03 Mi hijita adorada Alicia 03
    alicia04 Mi hijita adorada Alicia 04
    alicia05 Mi hijita adorada Alicia 05
    alicia06 Mi hijita adorada Alicia 06
    alicia07 Mi hijita adorada Alicia 07
    alicia08 Mi hijita adorada Alicia 08
    alicia09 Mi hijita adorada Alicia 09
    alicia10 Mi hijita adorada Alicia 10
    alicia11 Mi hijita adorada Alicia 11
    alicia12 Mi hijita adorada Alicia 12
    alicia13 Mi hijita adorada Alicia 13
    alicia14 Mi hijita adorada Alicia 14
    alicia15 Mi hijita adorada Alicia 15
    alicia16 Mi hijita adorada Alicia 16
    alicia17 Mi hijita adorada Alicia 17
    alicia18 Mi hijita adorada Alicia 18
    alicia19 Mi hijita adorada Alicia 19
    alicia20 Mi hijita adorada Alicia 20
    alicia21 Mi hijita adorada Alicia 21
    alicia22 Mi hijita adorada Alicia 22
    alicia23 Mi hijita adorada Alicia 23
    alicia24 Mi hijita adorada Alicia 24
    alicia25 Mi hijita adorada Alicia 25 (FIN)

    _________________________________________________
    Vuelve Alicia: (14 capítulos)
    vuelve Alicia 01 Vuelve Alicia 01
    vuelve Alicia 02 Vuelve Alicia 02
    vuelve Alicia 03 Vuelve Alicia 03
    vuelve Alicia 04 Vuelve Alicia 04
    vuelve Alicia 05 Vuelve Alicia 05
    vuelve Alicia 06 Vuelve Alicia 06
    vuelve Alicia 07 Vuelve Alicia 07
    vuelve Alicia 08 Vuelve Alicia 08
    vuelve Alicia 09 Vuelve Alicia 09
    vuelve Alicia 10 Vuelve Alicia 10
    vuelve Alicia 11 Vuelve Alicia 11
    vuelve Alicia 12 Vuelve Alicia 12
    vuelve Alicia 13 Vuelve Alicia 13
    vuelve Alicia 14 Vuelve Alicia 14 (FIN)

    _________________________________________________
    Última edición por Bes; 01/07/2017 a las 21:03

  4. #3
    Principiante arixa18 va por un camino distinguido Avatar de arixa18
    Fecha de ingreso
    01 jun, 08
    Mensajes
    82
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    10

    Predeterminado Re: Mi hijita adorada Alicia 01

    No es q sea exquisita, pero admiro tu forma de relatar...es muy dulce. Aunque a veces la realidad...no lo es tanto.

  5. Thanks Bes Ha dado Gracias por este Post
  6. #4
    Follador Bes será famoso muy pronto Avatar de Bes
    Fecha de ingreso
    13 may, 16
    Mensajes
    181
    Post Thanks / Like
    Poder de reputación
    2

    Predeterminado Re: Mi hijita adorada Alicia 01

    .

+ Responder tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes