Estos son parte de un relato de un viejo amigo...... El pichulon, es muy tímido para publicarlo el, me pareció bueno, haber si les gusta continuamos con más.
Todo comenzó cuando tenía 13 años, después de un juego de futbol, nos fuimos a las regaderas, mis compañeros y yo nos bañamos desnudos y alguno me vio el armamento y se alarmó, por que para ese entonces ya la tenía de unos 17 cm. Sin embargo nunca le di importancia porque pensaba que era algo normal, y que todos los chavos de mi edad la tenían igual.
Miren a Juanca, es un pichulón, dijo uno de ellos; y la alarma se dió y todos me miraban admirados, lo cual me avergonzó y termine rápido mi ducha y me retire, desde ese día no volví a la ducha con ellos. Todo esto acarreo que en el cole me apodaran EL PICHULÓN, no me hacía gracia este apodo, pero en el cole no hay compasión del uno por el otro.
No soy un pata guapo, pero no soy feo, tengo mi simpatía, no era el tipo popular del cole, más bien un tipo común y corriente que pasaba desapercibido pero no ignorado, mi padre era un albañil, fornido, moreno de 1.80, mi madre por el contrario menudita de 1.55 con un cuerpazo, que seguro de joven había fila por ella, de test clara y médico de profesión, muchos se preguntaban por qué escogió a mi papa para formar su familia, era hijo único y ya desde los diez años empecé a deducir los lamento de mi madre en las noches, en las que al principio pensé que mi padre golpeaba a mi madre, pero después comprendí que si la golpeaba pero con su mazo, y oía las expresiones, me matas, me partes, monstro de mierda, eres mi potro, etc. etc. Tiempo después comprendí que mi mayor virtud, mi fiel amigo de 25 cm. (17 cm de grosor) Era por herencia, también por qué una preciosidad como mi madre escogió al tosco de mi padre por esposo.
Me causa gracia algunos relatos en que se dan por dotados con vergas dis que largas y gruesas, y que las meten hasta vírgenes, porque eso es mentira, yo tuve muchas dificultades, por mi gran arma, y que desde que agarró su total longitud, hay ciertas atribuciones que no puedo darme, como el penetrar una de doce o trece, porque en realidad no entra por más que estén rotas, otra de ellas es agarrar un virgencita, no puedo, las lastimo y por más esfuerzo que haga a las justas entra la cabeza. Muy pocas mujeres me lograron la garganta profunda, con lo rico que es, no me puedo dar el privilegio de que le hagan muy seguido. Lo más decepcionante es el anal, el delicioso anal, son contaditas las mujeres que lo acepten, se aterrorizan con solo la idea de un anal conmigo; y de las pocas que lo probaron, lo piensan bien si quieren repetirlo, pero, aunque escasos siempre hay sobre todo MILFS que les encanta la súper verga.
Volviendo al relato, Juanca el pichulón me decían, tenía vergüenza de como me llamaban, sin embargo todo cambiaría, cuando tenía los 14 años, todo transcurría normal, el cole, las tareas, los juegos. Una mañana cualquiera, me dirijo a los servicios, y en el pasillo me encuentro con Ximena y Britany, las más populares de la escuela, ambas de 15 años y un grado mayor que yo, dos preciosidades, blancas con cuerpos divinos. Ximena, 1.60 cm. delgada con una cinturita como esculpida, la muy desgraciada usaba tops, mostrando la perfección de su cintura, la misma que demostraba un hermoso culito redondo y duro, y unas tetitas pequeñas pero que hacían juego con esa escultural figura, Britany, un poco más alta no tenía esa cinturita, pero lo compensaba con unas majestuosas tetas para su edad, paraditas como dos montañas, un culo también redondo, firme un poco más que su amiga Ximena.
Al encontrármelas por el pasillo, no hago el mayor caso a la situación porque no gozo de la amistad de las féminas, de pronto se me ponen delante intersectándome:
Tú eres Juanca, me dice la dulce voz de Ximena,
Yo titubeo y analizo la situación, Sí - le respondo con una gran interrogante,
Me han dicho que eres bueno en física, sigue interrogándome,
Algo..
Britany, ya está apúrate le dice a Ximena y le da un peñisco por la espalda, entonces Jimena saca un papel de entre las tetitas y me dice como una orden, te espero a las tres de la tarde en mi casa, para que me ayudes con nuestro trabajo, se puntual. Y las dos preciosuras se van riéndose en tono cómplice.
No entendí muy bien lo que pasaba, pero allí estaba yo, parado con papel que Ximenita saco de sus tetitas y me había dicho que tenía que ir a su casa, olí profundamente el papel, no olía a nada pero tuve una erección inmediata, así que me fui corriendo al servicio.

Hasta la hora de salida estuve dudando, que paso? No se lo conté a mis amigos, no me lo creerían, no atendí el resto de clases, por fin al llegar a mi casa, faltando una hora para la cita decido ir, me ducho y me pongo mis mejores ropas y el perfume de papa.

Tomo un taxi y me dirijo al lugar, una casa bonita con jardín amplio en frente, al tocar, preguntan.. quién?, la vos de Ximenita. Soy Juanca. – La puerta se abre sola y me invitan a pasar, al llegar a la puerta de adentro, Ximenita me abre, esta preciosa, con el cabello suelto, un top rosa que apenas le cubre los pechos, hasta parece brasier, y una minifalda fucsia, que apenas baja los muslos, mi amigo empieza a reaccionar, pero antes ya lo puse hacia arriba, para que no notaran la erección fácilmente, un secreto que me enseño papa.
Al entrar vi a Britany, vestía casi igual el cabello suelto, un top negro un poco más largo, y una faldita roja a cuadros, y pude ver un majestuoso par de piernas blancas.
No había nadie más en casa lo que me alivió, porque pensé que habría más gente, siéntate me dicen, y me dan una hoja, esta es, me dicen. Eran unos problemas de física nada extraños, gracias a mama que me dotó inteligencia, lo resuelvo fácilmente en 10 minutos mientras ellas murmuraban en el sofá.
Ya está les dije.
Gracias, ven te queremos hacer una pregunta, dice Britany, me acerco a ellas siéntate me ordenan,
Te vamos a preguntar algo, pero no se lo cuentes a nadie, porque si no lo vamos a negar y hasta denunciarte a la policía, exclama Britany.
Yo solo muevo la cabeza en señal de afirmación, porque me estaban asustando.
Júralo¡¡¡¡ - me dicen
Lo juro, logro balbucear.
Bien - un silencio cómplice, Britany codea a Ximenita.
Ximenita reacciona - Juanca porque te dicen el Pichulón.
Me ruborizo, me asusto, casi lloro, no se imaginan la situación me dio mucha vergüenza.
Tranquilo - me dice Britany - solo queremos saber, no te queremos fastidiar - y me revolotea el cabello.
Sí, no te asustes Juanca, somos curiosas, agrega Ximenita.
Se sienta a lado y me cogen de los hombros,
A nosotras nos da curiosidad, de porque son tan malos y te llaman así, dice Britany

Yo aún no reacciono, no sé que hacer, ellas se paran y conversan al oído. Por fin Ximena toma el control de la situación, hacemos un trato Juanca: nos enseñas la verga, y Britany te enseña las tetas.
Yo porque, por que no se las enseñas tú - exclama Britany con una palmada a su amiga.
Ayy es que tu las tienes mas grandes,
Seguro y por eso las tengo que enseñar - se ponen a discutir y yo no salgo de mi asombro lo que quieren hacer estas preciosuras, estoy como en un sueño.
Entonces las dos - por fin deciden
Ya esta bien las dos - confirma britany,
Aun no puedo reaccionar, ellas me miran y me dicen es un trato, yo solo muevo mi cabeza en señal de afirmación, no puedo articular palabra alguna.
Ximenita se me acerca y me amenaza, ya sabes ni una palabra a nadie, será nuestro secreto, yo solo muevo la cabeza.
Ellas se paran se miran se cogen los tops y se la levantan, uuuuffff
Las tetitas de Ximenita, como dos conos pequeños, blancos unos pezones formaditos, dos cositas hermosas para tocar, morder, lamer, etc.
Britany, dos tetas impresionantes más redondas, más voluminosas, parecen ya de adulta, dos pezones también formados, más provocativos que la de su amiga, la visión me parece eterna, no puedo calcular cuánto tiempo vi esas cuatro tetas frente a mí.
Bueno ya -dice Britany- ahora es tu turno - eso sino me agrado yo seguía sentado sin decir ni una sola palabra,
Que pasa reclama Ximenita, exigiendo su derecho de que cumpliera con mi parte,
Diste tu palabra cabrón, me sigue reclamando, entonces me puse de pie, me temblaban las rodillas, y sin decir nada ni seguir pensándolo me desabrocho el pantalón y me los bajo con todo y bóxer.
Las dos hicieron expresión de asombro, abrieron sus bocas y sus ojos se le agrandaron, lo que me tranquilizo un poco al ver que les gustaba, tenía una erección a medias, por el miedo que sentía.
Sí que es grande, dijo Britany y Ximenita lo aprobó es cierto, y a tu novia le cabe todo esto me dice.
No tengo novia le dije
Eres virgen me pregunta y yo le muevo la cabeza afirmándolo.
Por fin pude reaccionar y les digo crece aún más, ellas se miran y Britany dice a ver quiero verlo parado.
Pero así no es dice Ximenita, tienes que tocarlo para que se agrande, y empuja a su amiga.
Ella la mira y luego a mí y mágicamente acerca su mano delicada hacia mi verga y la coge divinamente, la primera mano que no es la mía, que coge mi verga.
Al contacto mi verga se erecta, ella hace un movimiento torpe de paja y mi verga que a plenitud en ese entonces 19 cm. Y 14 de grosor.
Ximenita- espera Britany dice y sale corriendo hacia el escritorio donde hice el trabajo y trae consigo una regla de 20 cm. Hay que medirlo dice, se acerca hacia mí y lo mide, y confirma - 19 cm. Dice asombrada, es más grande que el de Rodrigo dice Ximenita (Rodrigo su novio) y más que el de Braulio dice Britany (novio)
Ximenita no resiste más deja caer la regla y también me coge la verga, esta dura, y gruesa dice, Britany que te lo meta a ver si resistes le ordena. Yo no lo creo esto es demasiado. Miro a Britany a ver que dice,
ESTAS LOCA QUE TE LO META A TI , fue tu idea todo esto, y se empiezan a reír.
Ximenita en cuclillas me mira cogido de mi verga, se incorpora y me dice: -solo me lo metes y me lo sacas una vez, esta bien -Yo no lo creo, solo muevo la cabeza como toda la tarde, parecía un tonto solo podía mover la cabeza, este gesto me serviría por mucho tiempo para hacerme al inocente con las mujeres.
Ximenita se separa de mí se sienta en el sofá más grande, se saca su diminuto calzón blanco, lo hace un rollito en su manita, me mira y me dice – apúrate,
Britany me mira, y me pregunta nunca se lo has metido a nadie verdad, y yo le respondo solo moviéndole la cabeza, - ay que tierno dice Britany, - suertuda te vas a agarrar un virgen le dice a Ximenita-
solo acércate yo te enseño que hacer me dice Ximenita.
Termino de sacarme el pantalón y el bóxer y me acerco a Ximenita ella se abre de piernas yo solo le veo los ojos por vergüenza, Britany me empuja para pegarme más, Ximenita toma mi pene y dirige mi glande hacia su rajita, hace un pequeño, movimiento y me dice - ya empújalo – yo se lo empujo, siento suave y cerradito con una calentura exquisita, que calientito, ajustadito, entra la mitad sin dificultad ella dice – ya – me vas a romper- nos quedamos quietos, mi verga palpita rico ella se empieza a mover cogiéndome de la cintura aun con las piernas abiertas, cada vez jalándome más hacia ella, lo que hacía que la penetre más, yo también empecé a moverme, no podía creerlo, nunca había besado a una chica, pero ya me estaba follandome a la más popular del colegio.
Ya era una follada completa, pero no entraba toda mi verga, ella entonces me coge del cuello y me dice – empújalo todo – yo obedezco y zas, todito adentro, siento como choco con algo ella se retuerce de dolor y placer hasta que una voz nos saca del trance.
Eso no es una metidita y la sacas - le dijo a Ximenita poniéndose a lado nuestro, lo que me sirvió porque estaba por correrme – eres una perra
Hay no molestes Britany dijo y no me soltaba del cuello, y me miro a los ojos y me dijo te quieres correr, - no dentro no me dijo y se zafo de mi verga,
Ya vez por no usar anticonceptivo perrita le dijo Britany – y como se siente le pregunto a Ximenita,
Me llena toda y me duele un poco
Britany dudosa me mira, luego se sienta en el sofá se saca también el calzón lo pone a un costado, un calzoncito rosa pequeñito, y me dice ahora mételo a mí, aquí dentro si te puedes correr, ella será tu primer coño, pero yo seré tu primera corrida me dice abriendo las piernas.
Voy sin pensarlo dos veces me acerco hacia ella, se acomoda el glande como Ximenita y yo empujo, ahh, otra vez calientito estrechito, una dulzura, ella con un poco más de cancha me hace una tijerita con sus piernas y se lo mete toda de una, estaba lubricada exclama una ahhhh, y y yo empiezo a moverme, guauuu, que grande se siente gime con dulzura y se mueve a mi ritmo, de pronto se cómo poseída se mueve aún más rápido, haciendo que mi verga entre y salga como un taladro me coge fuerte de la cintura, flexiona su espalda y yo no aguanto más con esos movimientos y la agarro fuerte de la cadera y hago una penetración profunda a lo que ella responde con un SSSiiiiii, y me corro dentro de ella, - sigue moviéndote me dice ella, yo sigo el movimiento auque me empieza a doler la verga, un dolor rico, y ella se contorsiona y entiendo que tiene un orgasmo. Hacemos el movimiento juntos unas cinco veces, no puedo creer lo delicioso que es, no como hacerse una chaqueta, es diferente y cansa más por cierto.

Me incorporo y con la verga aun dentro de Britany puedo ver su vaginita, con pocos vellos, puedo apreciar su clítoris blanquito e hinchado, la primera vagina que veo, ella se da cuenta y se sale de mi – que miras pervertido- me dice – a lo que me extraño, si follamos, ahora no quiere que vea su vagina??? – mujeres.
La perra eres tú le exclama Ximenita a su amiga, Ximenita seguía aun echada en el sofá grande tocándose la vaginita, aun puedes más – me pregunta- yo tenía la verga tiesa, y dura, comprenderán, tenía 14 años.
Ven correte dentro mío también, voy a tomar la píldora de mama.
Yo me acerco hacia ella esta ves yo le alzo de las piernas y se la meto sin más permisos- vaya con el chavo que aprendes rápido – me dice. Empiezo a meterla por inercia sus piernas quedan en mis hombros, siento que ajusta más aun, ella se mueve como puede – me partes - me dice, (eso escuchaba decir a mi mama) se mueve más y empieza a contornearse, y ahhh tiene su orgasmo, pero yo nada – ella sigue en lo suyo, se dobla y grita oohh, aahh, que riicoo, ahhh. Yo sigo no paro mi penetración y ella me ordena – termina ya perro- yo acelero y zas, al fin mi segunda corrida, ahhhh ella sigue moviéndose como queriendo extraer todo, hasta la última gota, en esos movimientos quiero ver su vaginita, esta es diferente no tiene pelitos es como más cerradita sus piernas más delgaditas y su clítoris no se visualiza bien. – No me mires me dice y pone su mano en medio. Termino con mi labor y nos separamos al ver a Britany está sentada tocándose mirándonos. -La perra eres tú le dice a Ximenita, y los tres nos reímos.
Vístete rápido me dicen ellas se dirige al baño sonrientes con cara de satisfechas, al rato, vuelven bien aseadas, como si se hubiesen duchado, perfumaditas, y me dicen ya vete, pero ya sabes si alguien se entera de esto te denunciamos por violación y te meten a la cárcel.
Yo juro que no lo hare, quiero darles un beso de despedida pero me hacen señal de que salga. Me dirijo a cas incrédulo y feliz por lo que pasó recordando la estrechez de su vaginitas la suavidad de esas piernas y como se movían con la verga adentro; esa noche en mi casa me hice hasta cinco chaquetas recordando esa inolvidable tarde.
Mi Vida cambiaría por completo, ....
Continuará....